La portada de mañana
Acceder
PSOE y Podemos buscan in extremis un acuerdo sobre la ley del ‘solo sí es sí’
El brote de gripe aviar en una granja de visones acerca la transmisión entre humanos
OPINIÓN | 'Y a Sánchez se le acabó la paciencia', por Esther Palomera

El ingeniero que halló Fuente Santa: es mejor que el proyecto esté suspendido

Efe

0

El director del equipo que encontró Fuente Santa en el año 1995, Carlos Soler, cree que lo mejor ha podido pasar es que el proyecto surgido de un concurso de ideas convocado en 2015 esté parado porque, en su opinión, implicaría que la histórica fuente, situada al sur de la isla de La Palma, quede sepultada “y esta vez de forma irremediable”

Soler, que ha ofrecido una conferencia en Tenerife, entiende que las previsiones para este espacio son “una verdadera vergüenza” ya que, a su juicio, el resultado del concurso no prevé un balneario sino “un parque acuático”.

Recuerda que este proyecto por sus características ha generado múltiples problemas con la Dirección General de Costas, Medio Ambiente y las expropiaciones, recientemente anuladas por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

El fallo ha sido recurrido ahora ante el Tribunal Supremo (TS), de manera que se contará con un espacio de tiempo en el que no se podrá iniciar la actuación, lo que según Soler, “es lo mejor que nos ha podido pasar”.

A su juicio, el proyecto ganador no ha tenido en cuenta que el terreno donde se sitúa la fuente no es sólido, de manera que el agua se desbordará de las previstas charcas y además el edificio situado encima de la fuente “supondrá su desaparición para siempre y sin posibilidad alguna de recuperarla”.

Soler indica que durante la excavación encontraron dos piedras del antiguo balneario que han desaparecido y una era la pieza triangular situada en el centro de un arco y la otra la base tallada de una columna y ha culpado al Cabildo de La Palma de que desde el momento que recibió la obra, lo único que ha hecho es emprender “una huida hacia adelante”.

Ha afirmado que un grupo de 90 empresas turísticas de la isla llamado Termalismo de La Palma defiende que se cree una gran charca a la entrada del túnel y en el interior, bajo una gran bóveda, se recuperarían las de San Blas y San Lorenzo.

En principio, la intención es que tengan uso público y gratuito y no de pago como, según indica, significaría la idea que defiende el Cabildo.   

Soler recuerda que una encuesta determinó que el 80 por ciento de los palmeros están a favor de la alternativa defendida por Termalismo de La Palma, mientras que la propuesta por el Cabildo ya ha experimentado un incremento de presupuesto desde los 5 millones iniciales a los 16 que se calculan ahora.

Aunque lo cierto es que después de siete años aún no se ha elaborado el proyecto, con lo cual las cifras podrían aumentar.

La Fuente Santa se convirtió entre 1493 y 1677 en un punto al que acudían personas de todo el mundo para curar enfermedades de la piel, reumas, artrosis y cicatrices, incluso paliaba por un tiempo los efectos de la sífilis.

Las lavas del volcán de San Antonio la sepultó bajo 70 metros de roca en esa última fecha y durante más de tres siglos se tiene constancia de que fueron 15 los intentos de recuperarla pero sin suerte debido a que cada vez que intentaban abrir un pozo la tierra se desmoronaba.

En 1995 el entonces alcalde, Pedro Nolasco, impulsó el proyecto definitivo de recuperación que se encargó a un equipo encabezado por Soler.

El éxito de la iniciativa, ha recordado el ingeniero, se debe a que optaron por abrir una galería después de realizar determinados sondeos del que sacaron diversas muestras que les guiaron hasta el manantial perdido.

El ingeniero es autor de un libro sobre la Fuente Santa que en la actualidad es el segundo más leído de Canarias después de la novela Mararía y su idea es escribir otro pero centrándose esta vez en todos los problemas burocráticos y políticos a los que se tuvieron que enfrentar durante aquellos años.

El director del equipo que encontró Fuente Santa en el año 1995, Carlos Soler, cree que lo mejor ha podido pasar es que el proyecto surgido de un concurso de ideas convocado en 2015 esté parado porque, en su opinión, implicaría que la histórica fuente, situada al sur de la isla de La Palma, quede sepultada “y esta vez de forma irremediable”

Soler, que ha ofrecido una conferencia en Tenerife, entiende que las previsiones para este espacio son “una verdadera vergüenza” ya que, a su juicio, el resultado del concurso no prevé un balneario sino “un parque acuático”.

Recuerda que este proyecto por sus características ha generado múltiples problemas con la Dirección General de Costas, Medio Ambiente y las expropiaciones, recientemente anuladas por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

El fallo ha sido recurrido ahora ante el Tribunal Supremo (TS), de manera que se contará con un espacio de tiempo en el que no se podrá iniciar la actuación, lo que según Soler, “es lo mejor que nos ha podido pasar”.

A su juicio, el proyecto ganador no ha tenido en cuenta que el terreno donde se sitúa la fuente no es sólido, de manera que el agua se desbordará de las previstas charcas y además el edificio situado encima de la fuente “supondrá su desaparición para siempre y sin posibilidad alguna de recuperarla”.

Soler indica que durante la excavación encontraron dos piedras del antiguo balneario que han desaparecido y una era la pieza triangular situada en el centro de un arco y la otra la base tallada de una columna y ha culpado al Cabildo de La Palma de que desde el momento que recibió la obra, lo único que ha hecho es emprender “una huida hacia adelante”.

Ha afirmado que un grupo de 90 empresas turísticas de la isla llamado Termalismo de La Palma defiende que se cree una gran charca a la entrada del túnel y en el interior, bajo una gran bóveda, se recuperarían las de San Blas y San Lorenzo.

En principio, la intención es que tengan uso público y gratuito y no de pago como, según indica, significaría la idea que defiende el Cabildo.   

Soler recuerda que una encuesta determinó que el 80 por ciento de los palmeros están a favor de la alternativa defendida por Termalismo de La Palma, mientras que la propuesta por el Cabildo ya ha experimentado un incremento de presupuesto desde los 5 millones iniciales a los 16 que se calculan ahora.

Aunque lo cierto es que después de siete años aún no se ha elaborado el proyecto, con lo cual las cifras podrían aumentar.

La Fuente Santa se convirtió entre 1493 y 1677 en un punto al que acudían personas de todo el mundo para curar enfermedades de la piel, reumas, artrosis y cicatrices, incluso paliaba por un tiempo los efectos de la sífilis.

Las lavas del volcán de San Antonio la sepultó bajo 70 metros de roca en esa última fecha y durante más de tres siglos se tiene constancia de que fueron 15 los intentos de recuperarla pero sin suerte debido a que cada vez que intentaban abrir un pozo la tierra se desmoronaba.

En 1995 el entonces alcalde, Pedro Nolasco, impulsó el proyecto definitivo de recuperación que se encargó a un equipo encabezado por Soler.

El éxito de la iniciativa, ha recordado el ingeniero, se debe a que optaron por abrir una galería después de realizar determinados sondeos del que sacaron diversas muestras que les guiaron hasta el manantial perdido.

El ingeniero es autor de un libro sobre la Fuente Santa que en la actualidad es el segundo más leído de Canarias después de la novela Mararía y su idea es escribir otro pero centrándose esta vez en todos los problemas burocráticos y políticos a los que se tuvieron que enfrentar durante aquellos años.

El director del equipo que encontró Fuente Santa en el año 1995, Carlos Soler, cree que lo mejor ha podido pasar es que el proyecto surgido de un concurso de ideas convocado en 2015 esté parado porque, en su opinión, implicaría que la histórica fuente, situada al sur de la isla de La Palma, quede sepultada “y esta vez de forma irremediable”

Soler, que ha ofrecido una conferencia en Tenerife, entiende que las previsiones para este espacio son “una verdadera vergüenza” ya que, a su juicio, el resultado del concurso no prevé un balneario sino “un parque acuático”.