eldiario.es

9

EL DIARIO DE LA PRINCESA

Esta misma mezcla fue la que terminó por forjar el carácter de Carrie Frances Fisher (1956-2016) hija, actriz, escritora, guionista y, sobre todo, la princesa Leia Organa dentro de la epopeya galáctica creada por George Lucas durante la década de los años setenta, del pasado siglo XX, aunque toda la saga comenzó mucho, mucho antes y seguro que escrita en una libreta de hojas amarillas.

Carrie Fisher fue aquella princesa guerrera que le demostró al mundo que una mujer podía ser tanto o más capaz que un varón, en una situación límite y sin importar lo ridículo que pudiera ser su peinado. Fue la hija de una pareja “ideal”, la que formaron el cantante Eddie Fisher y la actriz Debbie Reynolds, por lo menos hasta que al primero se le ocurrió abandonar a la familia para irse con una de las amigas íntimas de su madre, la también actriz Elizabeth Taylor.

También fue la hija que abandonó el instituto para irse a trabajar con su madre, como corista de su espectáculo, circunstancia que siempre le hizo creer que era una “paleta” frente al resto del mundo. El tiempo demostró que Carrie Fisher era todo lo contrario, y si no que se lo digan a todos a los que les “curó” sus guiones para que las palabras tuvieran más sentido.

Seguir leyendo »

En la costa desaparecida

En nuestro país, el género está, a su vez, ligado a la vilipendiada imagen de las “novelas del Oeste” y al no menos denostado Spaghetti Western, un calificativo otorgado de manera ciertamente peyorativa por la crítica especializada, la cual consideraba que todas aquellas películas, dirigidas, en su gran mayoría, por directores italianos -razón que explica la elección de la palabra “Spaghetti”- eran mucho peores que las que se habían rodado en los escenarios originales y por directores mayoritariamente anglosajones. El tiempo, como en otras tantas facetas de la cultura, ha demostrado lo erróneo de dicho planteamiento, dentro y fuera de nuestras fronteras.

En el caso de las maltratadas novelas escritas por escritores tan prolíficos y dignos de consideración como lo fueron Marcial Antonio Lafuente Estefanía -conocido popularmente como M. L. Estefanía, Marcial Lafuente Estefanía, Dan Lewis o Dan Luce- y José Mallorquí Figuerola, J. Mallorquí o Carter Mulford, según el seudónimo que utilizara para firmar sus escritos y creador, éste, del célebre personaje del Coyote, por citar tan sólo dos ejemplos de una larga lista de creadores, el menosprecio general está directamente relacionado con la ausencia de una verdadera cultura Pulp dentrol de organigrama de la cultura popular contemporánea española. No hay que olvidar que el momento de máxima expansión de dicho género en los Estados Unidos de América coincidió con el estallido de la Guerra Civil Española y la posterior represión de un régimen que no veía con buenos ojos lo no que propagara los valores nacionales y católicos del bando vencedor.

Por eso, cuando aquellas novelas de cien páginas, impresas en papel barato, que tan sólo costaban cinco pesetas de la época, empezaron a llegar hasta los quioscos de entonces, el estamento cultural español “serio y respetable” tachó a todos aquellos escritos de meros panfletos sin ningún valor literario, obviando, de un plumazo, el buen hacer de quienes se escondían tras aquellos seudónimos que sonaban tan internacionales y anglosajones.  

Seguir leyendo »

COCINA DÍA A DÍA. 1095 RECETAS. 365 MENÚS PARA LAS CUATRO ESTACIONES

Para todos los que disfrutan en la cocina -o para los que tengan ganas de hacer algo distinto de comidas- les recomiendo encarecidamente el libro Cocina Día a Día, 1095 recetas, del gran Karlos Arguiñano.

Entre sus páginas encontrarán, paso a paso, cómo preparar deliciosas ensaladas, sopas, carnes, pescados y, por supuesto, postres, para que no falte de nada en tu mesa.

A mí, a decir verdad, se me hace la boca agua solo de pensar en la "Ensalada de pasta con frambuesas, espinacas y pipas de calabaza", seguida de un "Cordero guisado con cuscús" y, de postre, una "Tarta de kiwi".

Seguir leyendo »

PARANOIA, VIRUS Y RICHARD MATHESON

El psiquiatra y escritor español Enrique González Duro, en su libro La paranoia: Delirios persecutorios, de grandeza y otras locuras de los cuerdos (1991), afirma lo siguiente: el pensamiento paranoide es rígido e incorregible: no tiene en cuenta las razones contrarias, sólo recoge datos o signos que le confirmen el prejuicio, para así convertirlo en convicción. 1

Tal patología clínica define a la perfección los comportamientos de buena parte de los líderes políticos que manejaron el mundo de una forma totalmente delirante durante aquellos años, un comportamiento que desembocó en la todavía recordada y, casi me atrevería a decir que añorada por muchos, “Guerra Fría”.

En un mundo tan extremo y radicalizado como el resultante de la Segunda Guerra Mundial, los contendientes se olvidaron de cualquier consideración ética y se embarcaron en una peligrosa deriva ideológica que les hizo borrar, de un plumazo, las mismas leyes y los mismos principios que inspiraron la contienda en contra del régimen del canciller alemán Adolf Hitler y del resto de sus aliados en el conflicto bélico anterior.

Seguir leyendo »

Un caballero en Moscú

Basada en hechos que podrían haber sido reales -se dio la elección entre arresto domiciliario o paredón a aristócratas rusos, tras ser enjuiciados por los revolucionarios bolcheviques- pero con personajes ficticios, el autor nos pinta un fresco de los primeros treinta años de lo que luego se conocería como la URSS, a través de la peculiar visión que nos aporta un antiguo aristócrata que está condenado a no salir del hotel moscovita en el que reside.

El que fuera el Conde Aleksandr Ilich Rostov, ahijado de uno de los más importantes consejeros del zar, y quien escribiera, en 1913, en la mansión familiar "Villa Holganza"  los versos "¿Qué ha sido de él?" -considerado texto alentador y propulsor de la Revolución- acaba en 1922 condenado a ser ejecutado si pone un pie fuera del Hotel Metropol, su residencia desde hace años. A partir de entonces, y siguiendo las enseñanzas de su abuela -"cómo se te ocurre darle la satisfacción de verte derrotado a tu enemigo"- el Conde Rostov hará de sus mínimos aposentos su hogar, con lo que le dejan tras decir en el año 1922 cuando le preguntan los bolcheviques por su profesión "No es propio de caballeros tener profesión".

La trayectoria vital del personaje, anodina y sin ningún propósito más que disfrutar de la vida, cambia una vez conoce a Nina, la hija de un diplomático que, también, vive en el hotel. A diferencia del Conde Rostov, que deja pasar las horas contemplando el horizonte o yendo a comer al Boiarski, el restaurante del hotel -el que fuera, antes de la Revolución, todo un auténtico lujo pensado para la gente "de bien", como él- la niña ha hecho del hotel no solo un lugar donde vivir, sino un increíble escenario donde vivir las aventuras más diversas. Así, de la mano de Nina, el Conde presenciará -agazapado tras un mueble- reuniones donde se establecen los estatutos de la nueva nación, recorrerá las entrañas del edificio y hasta empezará a entablar amistad con el personal. ¡Y todo ello porque un bolchevique le cortó un trozo de su bigote!

Seguir leyendo »

CUENTOS DE FUEGO. ARMONIA PARA LAS EMOCIONES.

¿Y quién era la Alfa Mariposa a la que el Oráculo detestaba? Pues, la misma que había puesto en jaque al mismísimo Príncipe de las Tinieblas. Vencer al Príncipe de la Luz en la Gran Guerra había sido un placer, eso no podía negarlo, pero una nueva emoción se adueñó de sus entrañas cuando le tocó el turno a Claudia.

Claudia, a quien el Príncipe de las Tinieblas aprendió a respetar. Claudia, quien se deshizo del miedo con mucha facilidad, alejando de su mente los horrores del silencio que habla de cosas terribles sin que nadie le enseñara cómo hacerlo. Comprendió muy pronto que al silencio ella sí podía hablarle, acariciándolo como a un cachorro, mientras respiraba despacio, como si su pecho fuera una caja de música y ella pudiera elegir el ritmo de sus notas.

Claudia, capaz incluso de hacerle frente al Fantasma de los recuerdos, aquel ser incisivo como una hoja de acero y cuando entraba en una mente, sobre todo, si esa mente tenía miedo, entonces ya no había vuelta atrás.

Seguir leyendo »

HAY UN NIÑO NUEVO EN CLASE

Quizás por todo lo anteriormente dicho, la protagonista de esta historia reaccionó de la manera que lo hizo cuando llegó un niño nuevo a su clase. Incluso su maestro se había pasado hablando de él, semanas antes de que llegara. Al final, el recién llegado se presentó y, para qué decirlo, no fue para tanto, por lo menos para la protagonista de esta historia.

Nuevo Clase A

Hay un niño nuevo en clase (2020) Reinfeld/ Warhola. Nuevo Nuevo Editorial.

Seguir leyendo »

UN PERFECTO CABALLERO

El joven de melena rubia y porte alto y elegante, idealista y con ganas de ser el héroe en la "gloriosa cruzada" llega a Barcelona, tras haber estado en varias batallas y haber visto a muchos compañeros morir, a una Barcelona, su Barcelona, en donde no hay pájaros, ni perros, ni alegrías, y en donde una niña que pide an se mete en la boca una estampita tras mirarla por ambos lados para ver qué es aquello...

Unos pocos años después, con su hijo ya andando -salió para la guerra poco después de que naciera éste- Mauricio es el dueño de una fábrica textil pujante, que pronto recibirá pingües beneficios. Sus trabajadores, en cambio, trabajan horas interminables por un salario mínimo. Una de ellos es Amparo, de la que nadie sabe nada, más que la viene siempre a buscar un perro. A Mauricio le fascina la chica, sumamente atractiva, aunque ella haga de todo para no hacerse notar o despertar el interés de nadie, cosa extraordinaria para el señor dueño de la fábrica, acostumbrado a que todas se muestren interesadas en él.

"Un perfecto caballero" nos lleva de lleno a una nación devastada por la guerra, donde nadie habla, ni se quiere acordar de qué ocurrió. Centrada en Barcelona, aunque también se nombra a Sitges y a alguna otra localidad catalana, la autora nos presenta un mosaico desigual, donde los vencedores y los vencidos están juntos, pero no conviven, ni ven la vida del mismo modo.

Seguir leyendo »

LAS CARTAS DE GROUCHO

Una persona que cultivó el género epistolar con figuras del mundo de la cultura, las artes, el cine, la televisión - con éstos en menor medida- y con miembros de su propia familia.

Una persona liberal y adelantada a su tiempo, poseedora de un sentido del humor y una agudeza en sus apreciaciones que lo hacían un querido, y a la vez odiado, miembro del “Star system” del Hollywood más clásico y rancio.

Un amigo de sus amigos y enemigo de todos aquéllos que sólo se preocupaban de llenar sus bolsillos y de aumentar su barriga.

Seguir leyendo »

LA HERENCIA EMOCIONAL

Es más, las emociones y los valores de los padres se transmiten a los hijos. Luego son los vástagos los que deciden cómo actuar, pero muchas veces esta herencia -y acondicionamiento mental- está tan arraigada que es extremadamente difícil deshacerse de ella, sobre todo cuando uno no es consciente de que está presente en primer lugar.

En el magnífico libro de Ramón Riera La herencia emocional, a través de varias historias vislumbramos que, como todo, las emociones y los valores han evolucionado con el ser humano y sus circunstancias y que, como los genes, siguen presentes en nuestra configuración mental.

¿A que les sabe mejor comer en compañía que de forma solitaria? ¿Y no es cierto que valoramos positivamente a quien ayuda y colabora, y peor al que muestra actitudes egocéntricas? Según Ramón Riera esto se debe a que, en los orígenes, la especie humana descubrió que, para sobrevivir, debía recolectar y distribuir la comida entre todos los miembros, comiendo juntos. Es más, aquéllos que no lo hacían terminaban pereciendo. Resulta curioso que hoy, en la sociedad del bienestar, aún tengamos trazas de los valores de los primeros pobladores, ¿no les parece?

Seguir leyendo »