eldiario.es

Menú

Carta al ministro de Educación, Sr. Wert (I): Los exámenes externos en primaria

- PUBLICIDAD -

-Introducir exámenes externos con consecuencias académicas en Educación Primaria.

-Garantizar radicalmente el respeto a la autoridad de maestros y profesores para lograr un ambiente sosegado y laborioso en los colegios e institutos.

-Me parece oportuno compartir con ustedes, señores lectores, los siguientes párrafos textuales de mi misiva.

1. Todo el nuevo sistema educativo se derrumbaría por su propio peso (como derrumbado quedó tras la promulgación de la LOGSE) si no se establecen un par de exámenes externos con consecuencias académicas a lo largo de la Primaria (por ejemplo al acabar 2º y al acabar 4º, es decir sobre los 8 y los 10 años de edad).

2. De no hacerse así, la cruda realidad es que seguiría sin existir ningún control de calidad entre los 6 y los 15 años, que son los años fundamentales en el nivel educativo de un país y en la formación de los niños y adolescentes. Sin esos controles en Primaria nos estaríamos ocupando solamente (cuando el mal ya está hecho y es irreversible) de que los alumnos que pasen al Bachillerato tengan la adecuada preparación pero no de que casi todos los alumnos hayan aprovechado al máximo los nueve años anteriores.

3. Es mucho más cómodo para un docente hablar de la Luna que enseñar a multiplicar. Hablar de la Luna, u ocupar el tiempo en otro tipo de actividades semi-lúdicas, puede ser, cómo no, formativo. Pero lo prioritario es cumplir los objetivos esenciales marcados por el Plan de Estudios de cada curso.

4. Lo que realmente motivará a todos los maestros (muchos ya lo hacen) a esforzarse cotidianamente por alcanzar esos objetivos esenciales será la existencia de esos exámenes externos en los que su buen o mal desempeño quedarán en evidencia ante las autoridades educativas y ante los padres. La mayoría de estos no le dará importancia a unos controles informales que no condicionen el paso de sus hijos al curso siguiente.

5. Las pruebas de control externo que se realicen a los 8 y 10 años de edad no tienen por qué ser complejas, largas ni traumatizantes: bastarán unas preguntas o ejercicios que detecten el nivel de lectoescritura, matemáticas y otros saberes básicos.

6. Sin embargo, no se puede pretender que los maestros y profesores cumplan sus objetivos (ni por ende que la Instrucción Pública funcione bien en España) en un marco de indisciplina y de falta de respeto.

*A este último aspecto, señores lectores, se refería la segunda parte de mi carta que en breve también les transcribiré, comentada.

Emilio de Fez Marrero

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha