eldiario.es

Menú

Cazar en Jaén, pescar en Noruega

- PUBLICIDAD -

Un exconcejal del PP invitó el pasado fin de semana al juez Baltazar Garzón a una cacería en una finca de la provincia de Jaén. Según contó ayer el militante del PP Bartolomé Molina, en la cacería participaron unas cincuenta personas, se repartieron 12 puestos, y el ministro y Garzón estuvieron en puestos diferentes. Por la noche el juez y Fernández Bermejo cenaron en una cena junto a unas 30 personas, pero no se sentaron juntos. Esta es la versión de un militante del PP que ayer se mostró indignado en la radio porque, según dijo él mismo, la dirección de su partido ha manipulado los hechos. Con todos los matices que quieran hacer, la coincidencia este fin de semana del ministro de Justicia y el juez Garzón en una misma cacería no es oportuna, y la prueba es que Rajoy ha sabido sacarle rendimiento al asunto.

Lo que está claro es que por fin Mariano ha logrado unir a toda la dirección del PP. Gracias a Mariano ayer pudimos ver a Esperanza Aguirre y Ruiz Gallardón en la misma foto, ayer todos dejaron dejaron por unos minutos sus cámaras de espionaje, soltaron sus cuchillos afilados, olvidaron sus denuncias en los juzgados y las escuchas telefónicas que se hacían entre ellos y decidieron hacerse una foto de familia. La verdad es que no es la foto de una familia que acaba de salir de celebrar una boda o que a alguno de ellos le tocó la lotería. Más bien parece la foto del funeral de la abuela querida por todos. Pero lo importante es que Mariano logró ayer esa imagen de unidad. Cuando digo Mariano me refiero a Mariano Fernández Bermejo. Porque si el ministro de Justicia no se hubiera ido de cacería los dirigentes del PP no se hubieran hecho la foto de ayer.

Es una pena que PP Manolo estuviera ayer paseando a Tadeo y otros empresarios por Cabo Verde y declarando a los periodistas que en España sólo roban y asesinan los dirigentes del PSOE. Porque me hubiera gustado ver a PP Manolo en esa foto de familia de la calle Génova. Pero sobre todo me hubiera gustado haber escuchado al vicepresidente del gobierno canario en esa reunión de Génova. PP Manolo les podía haber contado a sus compañeros que aunque Garzón y Bermejo hubieran estado solos en la cacería, el ministro socialista no tenía por qué haber influido en Garzón. PP Manolo les podía haber contado que un presidente del cabildo puede ir a escuchar música o a pescar con un empresario cuyo negocio está pendiente de un informe de ese cabildo y de los votos del partido de ese político en el Parlamento y que eso no tiene por qué influir en el político.

PP Manolo les podía haber contado a sus compañeros que a lo mejor Bermejo y Garzón coincidieron incluso en el mismo coche, pero que quizá Garzón iba durmiendo. También podía haberles contado que quizá Garzón ni siquiera sabía que su juzgado de la Audiencia Nacional estaba realizando una operación judicial contra algunos militantes del PP, que esos asuntos los lleva su secretario judicial, igual que los informes sobre siete mil camas turísticas no los llevaba PP Manolo cuando presidía el cabildo. Si PP Manolo hubiera acudido ayer a la reunión del Comité Nacional del PP y hubiera contado a sus compañeros lo mismo que declaró para explicar su viaje del salmón ante la jueza Margarita Varona y el fiscal Anticorrupción, quizá los dirigentes del PP hubieran visto con otros ojos la cacería de Bermejo y Garzón en Jaén. Pero ocurrió que PP Manolo estaba en Cabo Verde, y la tropa de Rajoy necesitaba una tregua para poder coger fuerzas y disparar un poquito contra sus actuales enemigos públicos: los jueces y los fiscales. Dentro de unos días seguirán espiándose y denunciándose entre ellos en los juzgados, pero ayer tocaba foto de familia. ¡Qué tropa, Mariano, qué tropa!

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha