eldiario.es

Menú

Democracia e Islam

- PUBLICIDAD -

Tampoco nos rasgamos las vestiduras cuando usaban (y usan) el armamento vendido por nuestros gobiernos para perpetuar su poder o usarlo contra la población civil. Obviamente, no es comparable la cuestión tunecina o egipcia con la argelina o la libia, entre otras razones, porque la presión estadounidense y europea en los primeros tiene su peso en oro?

La duda que surge ahora es que si los cambios que se produzcan tenderán a la democratización de la estructura social de esos países, o por el contrario serán democracias simuladas en forma de sufragio, con la ayuda inestimable del mundo civilizado previo un trueque energético. La democracia puede tener muchas caras que no siempre son fáciles de diferenciar.

Para que se dieran estados de derecho en el mundo musulmán, como aquí los entendemos se necesita que los tres poderes sean independientes aunque sea formalmente, ya que en la realidad política sabemos por experimentos hechos con monos, que es improbable; y esto, no me parece posible por el peso que tiene la religión en la cultura de estos pueblos, sumidos en la pobreza y el analfabetismo caldo de cultivo para la inestabilidad y el fundamentalismo. Ya ocurrió en la vieja Europa, la religión y el librepensamiento no casan bien. Que no se hagan muchas ilusiones, por si acaso.

Kiko García

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha