eldiario.es

Menú

Una Eurocopa de caracteres cirílicos

- PUBLICIDAD -

Lo que pasa es que, al margen de lo que haga la Roja y de las inevitables reflexiones a cuenta de nuestra disfuncionalidad económico- deportiva, esta edición de la euro es un poco oriental y rara, algo euroasiática y con muchos caracteres cirílicos. Y si eso fue algo que quedó más patente en la jornada de apertura, con muchos jugadores desconocidos en los cuatro equipos debutantes, y de esos con apellidos impronunciables por sus innumerables sílabas, el marco extremoriental escogido en Ucrania u Polonia va a seguir contribuyendo lo suyo.

Va pasando un poco como con el Festival de Eurovisión. Que con la apertura al Este da cada vez peor el pego y ya no sirve, como en el franquismo, de válvula de escape del régimen para hacer frente a la zozobra interna. Y todo ello al margen de que no tengo yo tan claro que los chicos de Del Bosque consigan ilusionarnos y darnos una alegría, como les ha pedido Rajoy. Y de que, con lo quemada que anda la peña, y el mosqueo que cada vez tiene más gente respecto al disparate que se cuece en torno al fútbol, la derrota puede tener un efecto boomerang nada desdeñable.

Por otro lado, y si bien se mira, hace cuatro años, el escenario centroeuropeo de Suiza y Austria, con su imaginería más amable y plácida, familiar y cercana, resultaba más propicio al triunfo. Tanto que Del Bosque lo ha seguido escogiendo para los stages veraniegos de la selección. Estaciones de esquí en los Alpes, Heidi y el abuelo, Mozart y el Concierto de Año Nuevo y en ese plan. Evocaciones históricas en los suplementos dominicales con referencias a la Guerra Fría y a aquel tiempo de espías que podían facilitar que emergiéramos como una alternativa frente a Italia y Alemania, como El Tercer Hombre.

Y si hace dos años -metidos ya en plena crisis- en Sudáfrica fueron inevitables las referencias a Mandela y a Soweto, al menos ahí estaban las vuvuzelas para compensar un poco y recordarnos mezquinamente, de paso, cuán lejos seguimos de ese mundo, más exótico y turístico, y en cuyos lares no en vano se solazan la realeza y sus adláteres cazando elefantes.

Pero esta vez de lo que van los reportajes de los dominicales y de las páginas deportivas es de campos de concentración y guetos. De asuntos que nos empeñamos en considerar ajenos a nosotros, aunque quizá no lo sean tanto, y lo que suceda es que seguimos sin resolverlos. Va también de Papas polacos y xenofobias oscuras, de semitismo y antisemitismo, de tribalismos acendrados en el Mar Negro por el paso de los siglos y de rubias lideresas opositoras bajo arresto. De revoluciones naranjas cuyo zumo se aguó y de países más emergentes que democráticos en los que buscamos nuevos mercados. Todo demasiado convulso, complejo y oscuro para que podamos comprenderlo todavía y manejarnos bien por allí. Y aunque hay ya varios equipos que han visitado el Campo de Auschwitz, no sé yo si termino de imaginarme a Piqué y a Sergio Ramos en esa tesitura.

Por lo demás, en cuanto a los partidos de la primera jornada, qué quieren que les diga. El aparentemente más insípido entre la anfitriona Polonia y Grecia (1-1) lo animó un poco el español Velasco Carballo al inventarse una expulsión que no desarboló a unos helenos que supieron empatar y defenderse tan bien como los 300 espartanos de Las Termópilas aunque el esforzado pureta Karagounis luego fallara un penalty.

El segundo match entre Rusia y Chequia ofreció sombrías reminiscencias de la Primavera de Praga, ya que la resistencia inicial de los checos fue aplastada en un pispas con dos contragolpes de los tanques rusos. La aplastante superioridad de los exsoviéticos hasta me recordó en algún momento a la de aquel Dimano de Kiev capitaneado por Blokhin que en 1986 vapuleó al Atlético de Madrid en una final de la Recopa. Aunque aquel equipo era y sigue siendo ucraniano, entonces era el que más jugadores aportaba a la selección de la URSS. Ahora dicen que van de tapados para la victoria final y quién sabe si 50 años después no darán respuesta al gol de Marcelino.

Federico Echanove

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha