eldiario.es

Menú

Examen final sobre pensiones futuras

- PUBLICIDAD -

La sociedad española se pregunta: ¿Dónde estaban esos sabios que de pronto, han surgido del anonimato para incentivar los planes del gobierno sobre el ajuste de las pensiones? ¿A qué dedicaban el tiempo algunos de ellos en edad de jubilación desde hace años ?presidente comité de sabios, 74 años- mientras las prensiones subían con el gobierno del Sr. Aznar (PP) o se congelaban con el de Zapatero (PSOE)? Se diría que el nuevo Ejecutivo liderado por el Sr. Rajoy, los haya reclutado de la reserva para luchar contra el escaso poder adquisitivo de los ciudadanos, liderando un proyecto con el cual destrozar cualquier atisbo de esperanza futuro a los más mayores.

Bruselas va desafiando por momentos la capacidad del Gobierno en asumir los gestos proclives a sus demandas, en un tiempo en el que todo vale para asegurar al máximo la liquidez del Estado pisando cualquier vestigio de ahorro en las familias, sacando a la luz compromisos futuros en la más que previsible demanda de la Comisión Europea para que de los planes de pensiones privados desaparezca las deducciones en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en los próximos ejercicios.

Hay países de la UE en el que las prestaciones recibidas equivalen exactamente a las cotizaciones más el cálculo de la rentabilidad ficticia supuestamente obtenida por ese dinero ?Suecia-; que lejos está nuestro hasta hace unos años envidiado Estado del Bienestar de volver a ser el premio esperado por el trabajador tras su etapa como cotizante de su propia pensión.

Para poner remedio con medios suficientes a los factores de sostenibilidad futuros, este grupo de "genios" deja a un lado en su informe la progresiva pérdida de poder adquisitivo y las largas listas de demandantes de empleo que sin duda, será uno de los mayores inconvenientes para que un proyecto como esté sea del beneplácito de los ciudadanos, consentido por los sindicatos y como no podía ser menos, del visto bueno del partido en la oposición ¿O se apuntará alguno más en su compromiso con los electores?

Es impensable que ante todo esté ingente demostración de datos alarmantes descifrados por los integrantes del informe del que los ciudadanos se muestran cuánto menos escépticos, el Gobierno no haya tomado decisiones agresivas en otros aspectos de la cuestión. Como la diferencia entre cotizantes y pensionistas, es decir, el paro; ahí es donde la sociedad podría encajar un golpe directo a sus futuros recursos ?pensiones- y no impulsar tales actuaciones ocultos bajo la debacle del sistema.

España se enfrenta a un envejecimiento rápido de su población favorecido por la crisis económica que alimenta la decisión de asumir riesgos de descendencia por la precaria situación del mercado laboral. Esto necesariamente, muestra el problema de superar con resultados el degenerativo descenso que el Gobierno -por exigencias de la CE- quiere impulsar a la mayor brevedad posible sobre las pensiones pero, sin lugar a dudas, no es óbice para que el poder adquisitivo de las mismas sea atendido por el Ejecutivo con la idea de que con sus bajadas, cálculos de probabilidad en la esperanza de vida o suelo de liquidez en las arcas del Estado -del que no veremos muestras-, alejen no solo la edad de jubilación para sortear el grave obstáculo del número de pensionistas futuros, sino el de ser el primer país de Europa con la austeridad como "marca España" de superación a la crisis que asola el continente.

¿Fue un grave error encargar a un solo partido el destino de todo un pueblo? Se da por seguro que las mayorías se vuelven autoritarismo ?autocracia de su líder- con el tiempo, amparadas por el poder que les da la toma de decisiones sin tener para ello que contar con aprobación de alguna otra formación.

Pues bien, según se detalla de los últimos acontecimientos, a está apabullante gestión con resultados insólitos, se une el protagonismo de Alemania a la hora de poner trabas que no sean de su total beneficio y la insolidaria postura de Francia, Italia o Portugal en poner sobre la mesa sus demandas en lugar de recoger de inmediato los mandatos de la Comisión Europea.

No es necesario ser un sabio, es tan sólo sentido común, atisbar un futuro deplorable en un presente indecoroso, con el único resultado de que las cuentas cuadren aunque para ello, como siempre sucede, el ciudadanos sea el sacrificado, su poder adquisitivo vilipendiado y la esperanza de vida, una mera cuestión de tiempo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha