eldiario.es

Menú

Fascismo casero

- PUBLICIDAD -

Pues este señor tan serio y formal, tan de derechas de toda la vida, tan conservador y católico, se ha destapado con unas declaraciones que han podido sorprender a algunos despistados pero no a los politólogos.

Soriano ha declarado a Abc, sin cortarse un pelo, que en su partido se toman decisiones arbitrarias más propias de un régimen fascista que de uno democrático.

El veterano edil, como no vive exclusivamente de la política, se permite el lujo de decir en voz alta lo que muchos piensan en su partido pero no se atreven a proclamar por miedo a represalias internas que les conduzcan al ostracismo.

La gente que necesita la política para vivir no tiene más remedio que envainarse sus opiniones críticas. Los que tienen recursos más que suficientes, ya sea por sus labores profesionales, por vivir de la renta o por ser rico de cuna, se permiten hablar claro, aunque los tachen de moscas cojoneras.

Eso pasa con Soriano como antes ocurrió con Miguel Cabrera Pérez-Camacho. El macho Camacho siempre se ha caracterizado por decir lo que le salía de las narices, aunque no le gustara a su jefe.

Soria sabe de la valía de Camacho y de Soriano, pero prefiere tener a su alrededor a borreguitos sumisos que besen el suelo que pisa. El presidente del PP siempre se ha creído el gallo del gallinero. Por eso le molesta tanto cuando le sale alguno respondón.

A Soria le gusta rodearse de gallinas y no de gallos. Él es el único hombre de los cuatro consejeros del PP en el Gobierno de Canarias. En la legislatura anterior sólo designó a otro hombre: su hermano Luis.

Parece que a Soria no le gusta que haya más gallitos que él, a no ser que sean de la familia. Así todo queda en casa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha