eldiario.es

Menú

Gana la controversia y no la cultura por Rubén Romero y Romero

- PUBLICIDAD -

Debemos reconocer la magnífica iniciativa emprendida por Don Jerónimo Saavedra, ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, y la colaboración entre todas las instituciones públicas de Canarias. Es difícil encontrar iniciativas, en el panorama político canario, donde reine la cooperación y el consenso al máximo nivel. Una iniciativa que consiguió la colaboración del Parlamento de Canarias, el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Gran Canaria, distintos ayuntamientos y agentes sociales y económicos de todo el archipiélago. Nuestra candidatura nos recordó a todos los canarios y en especial a los grancanarios que son muchas más cosas las que nos unen que las que nos separan.

Las Palmas de Gran Canaria tiene una larga lista de valores añadidos; nuestra tricontinentalidad, nuestro cruce de culturas, nuestro puerto como punto de unión, nuestro clima que nos hace una sociedad abierta, nuestros endemismos culturales, nuestra arquitectura tradicional y nuestros célebres artistas reconocidos a nivel nacional e internacional.

Por lo tanto, hemos demostrado que nuestra ciudad no tenía, ni tiene, nada que envidiar a otras ciudades europeas, e incluso si me lo permiten, tampoco nada que envidiar a la ciudad ganadora.

Contando con toda esta materia prima, nuestra ciudad no ha sido descartada por la casualidad, sino por la causalidad. Ya lo decía Albert Einstein: "El azar no existe, Dios no juega a los dados". No hemos perdido por razones técnicas, sino por cuestiones políticas, las cuales han jugado claramente a favor de unos y en contra de otros.

No desmerezco a la ciudad ganadora, Donosti-San Sebastián; urbe que conozco y que consta de una importante repercusión y tradición cultural, pero de lo que sí discrepo, es que se apueste, como valor añadido y piedra angular del proyecto para la Capital Cultural Europea 2016 "un proceso de paz", que contiene claves puramente políticas y no culturales.

Ahora bien, actualmente gobierna en dicha ciudad una formación política ?Bildu- con mucha controversia social. Una formación política controvertida que se encuentra, día sí y día también, en los titulares de prensa, tertulias radiofónicas y telediarios televisivos, haciendo que el foco mediático, político e institucional se centre, con especial hincapié, en Donosti-San Sebastián.

Por este motivo, no es descabellado pensar que el Jurado haya estimado otorgar dicho galardón a Donosti-San Sebastián, como bálsamo de estabilidad política e institucional, priorizándolo ante requisitos exclusivamente técnicos y netamente culturales. Ya lo decía el actual alcalde de San Sebastián, Don Juan Karlos Izagirre, que aseguraba que su candidatura "va a reforzar el proceso de paz". ¿Esto no es politizar el proceso de elección?

Estas claves no restan méritos a la candidatura original de la ciudad, una candidatura proyectada por el ex alcalde socialista Odón Elorza. Sin embargo, las últimas claves introducidas por Bildu, y por el actual alcalde, han sido definitivas y definitorias, y, por supuesto, pongo en tela de juicio la legitimidad de las mismas.

Es de interés recordar que Bildu se sumó al apoyo de la candidatura, una vez que salieron elegidos en las elecciones del 22 de Mayo, ya que en precampaña mostraron su oposición a apoyar a Donosti-San Sebastián como Capital Cultural Europea 2016.

Ante esto, creo que es importante hacernos algunas preguntas. Estando el jurado conformado por 13 miembros (6 elegidos por Ministerio de Cultura y 7 por la Unión Europea): ¿Cuál fue el sentido del voto de los 6 representantes del Ministerio?, ¿En qué basaron su voto?, ¿Cuáles son los aspectos técnicos que nos superan?, ¿Acaso el factor político vasco no se hizo valer? En 21 días conoceremos las respuestas, pero intuyo que aunque las tengamos nos seguirán rondando las dudas.

Sinceramente, soy de los que piensa que, aunque hayamos perdido, todo lo que hemos invertido lo debemos aprovechar para seguir trabajando en cosechar apoyos y consensos, para una próxima designación como Capital Cultural Europea. Para conseguir posicionar a Las Palmas de Gran Canaria en el lugar que se merece dentro del panorama internacional cultural. Siempre y cuando los contextos políticos no sean, de nuevo, una piedra en nuestro camino.

Rubén Romero y Romero es presidente de Jóvenes de Coalición Canaria

Rubén Romero y Romero*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha