eldiario.es

Menú

Javier Fernández Quesada, 30 años después

- PUBLICIDAD -

Eran momentos del posfranquismo y la movilización llegaba a los estudiantes universitarios. Era, ni más ni menos, que momentos de Transición política, con lo que ello significaba. Para las fuerzas de seguridad del estado, muy apegadas al régimen anterior era lo normal actuar en esas situaciones de represión. Todavía existían en esa época las figuras de los gobernadores civiles en España. Se da la paradoja que Luis Mardones, actual diputado de ATI-CC, era gobernador civil (responsable de la seguridad) de Santa Cruz de Tenerife en esa época. Este hecho explica que el citado diputado se abstuviese en la votación de la Ley de la Memoria Histórica. Pero no sólo le basta con abstenerse sino que además se marcha del hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo. Y respecto al señor Mardones, recordar también que no se sancionó al agente que disparó a Javier, tan sólo se le cambio de destino, Tenerife por Lanzarote.

El caso es que Javier no era un activista contestatario al uso, era progresista, y su juventud no le podía abstraerse a los movimientos y reivindicaciones laborales que había en sectores como el del tabaco, transportes, construcción, etc. Eran reivindicaciones de los sectores obreros, apoyados por los jóvenes, en general, y los estudiantes, en particular, en el marco de la Huelga General convocada para ese día por la Coordinadora de los Sectores en Lucha, organizados en diferentes sindicatos canarios. Transportes de Tenerife, S.L., Tabacos y el Frío, eran estos sectores. Cuantas paradojas. El dueño de Transportes de Tenerife se llamaba Leoncio Oramas. Seguro les suena este apellido a alguna alcaldesa y diputada. Además, estudiantes de medicina se movilizaban en contra de los numerus clausus en dicha facultad.

Pero casualidades de la cronología, el asesinato de Javier ha quedado fuera de la Ley de Memoria Histórica porque la normativa recoge aquellos casos acaecidos entre el 1 de enero de 1968 y el 6 de octubre de 1977. No habría reparación ni indemnización sólo por 77 días. Pero las gestiones de Julio Pérez, Secretario de Estado de Justicia, con las enmiendas de Román Rodríguez, diputado de Nueva Canarias y estudiante de medicina en el momento del asesinato de Javier -incluso atendió al joven grancanario- , parece que tendrá solución para incluirse dentro del actual marco legal de Memoria Histórica. Ni siquiera Izquierda Unida, fuerza extraparlamentaria en Canarias tuvo en cuenta el caso de Javier, cuando sí lo hizo con otro, José Manuel García Caparrós, asesinado en Málaga el 4 de diciembre del mismo año. Todo lo sucedido, como ya dijimos al principio, ha sido bien investigado y publicado en medios canarios por Daniel Millet y Octavio Hernández. Confiemos en que la enmienda socialista de llevar la Ley al 15 de diciembre resulte fructuosa a fin de que quede dentro del marco legal el caso de Javier. Hoy soy yo el que está sentado en el Parlamento Español, esta vez para la Clausura del Año Europeo de la Igualdad de Oportunidades para todas las Personas. Esperemos y confiemos que se cumpla esto en el caso de Javier y su familia.

Prácticamente 30 años después encontramos noticias paralelas como el asesinato de Carlos Javier Palomino, de 16 años, en el Metro de Madrid por grupos neonazis. Y hay todavía quien duda de la posible ilegalización de grupos de la ultraderecha como Democracia Nacional. Eso sí, se disipan las dudas al hablar de la ilegalización de ANV o PCTV.

No quería terminar sin antes comentar que para nosotros, profesores de Historia, esta no puede ser identificable a la Memoria, pero si que muchos tenemos claro es que una rigurosa y exhaustiva recuperación de ésta, que procure no dejar en el olvido parcelas importantes de nuestro pasado, además de poder presentarse como un elemento más en la construcción del discurso histórico, y lo reiteramos de nuevo aquí, termina potenciando las bases de una ciudadanía democrática. Esta semana, en mis clases de Historia de España, mis alumnos han conocido a Javier Fernández Quesada y los sucesos de La Laguna en diciembre de 1977. Un momento más del movimiento obrero y estudiantil en nuestra tierra.

* Antonio Hernández Lobo es Profesor de Historia de España y Director del IES faro de Maspalomas

Antonio Hernández Lobo *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha