eldiario.es

Menú

Obama y el cambio

- PUBLICIDAD -

Obama tiene que resolver la situación económica interna de los EEUU y terminar con las guerras. Si lo hace, y lo hace bien, el mundo será un lugar más tranquilo para vivir y comenzaremos todos a salir de la crisis económica. Los EEUU son la primera potencia mundial, pero no la única, ni el gendarme de la humanidad, para eso están las Naciones Unidas. Así que a Obama le queda mucho por hacer en cuanto al necesario cambio de mentalidad de los americanos en relación con el resto del mundo.

La situación política y económica ya no es la misma que antes, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando, con una Europa destruida por las bombas y un Japón vencido, los EEUU y la URSS, los únicos verdaderos vencedores, se repartieron el mundo sin rubor. Europa es por fin una realidad política y económica única, la UE; Japón se recuperó en seguida después de la guerra y se convirtió en una potencia económica mundial, al igual que hoy lo son China y la India.

Todas estas naciones y el resto deben tener su papel en el concierto internacional, junto a los EEUU. Hay que pasar de los viejos esquemas bilaterales y de los grupitos ridículos y cada vez menos representativos de los G7, G8 y G20 a un nuevo orden de relaciones multilaterales cuyo lugar de encuentro debe ser necesariamente la ONU, para evitar las confrontaciones de bloques que tanto daño han hecho al mundo en el pasado, y el vergonzante ridículo que nos ha hecho pasar a todos Zapatero suplicando una silla prestada en la próxima reunión del G20.

Yo estoy de acuerdo con el eslogan de la campaña de Obama, "Yes we can", o lo que es lo mismo, "sí podemos". Ahora lo que hace falta es que lo haga y, lo que es más importante, que se lo dejen hacer. El cambio que promueve Obama es difícil en una sociedad americana acostumbrada demasiado tiempo a ser el ombligo del mundo, que se cree en el derecho de intervenir en cualquier parte en defensa de sus intereses, saltándose la legalidad internacional.

La humildad que requiere el cambio de mentalidad que defiende Obama será la primera prueba que tendrá que superar el proceso iniciado por el flamante Presidente electo. Y es que hasta ahora la humildad no ha sido la característica más importante de los EEUU, sino más bien todo lo contrario. El hecho de la elección del propio Obama puede ser un indicativo del cambio que se está produciendo por fin en la sociedad americana, no por su raza, sino por lo que dice. Mientras tanto, lo único que podemos desearle a Obama es que lo consiga. We wish you get it.

* Presidente del Centro Canario Nacionalista (CCN)

Ignacio González Santiago*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha