eldiario.es

Menú

El PP o el catastrofismo como regla

- PUBLICIDAD -

Lo de Castro es una demostración de que no es en absoluto conveniente que a uno se el caliente la boca. Pero ni Tardà es un terrorista ni Castro, un sacamantecas. A Castro, además, se le debe juzgar por su ejecutoria como el gran alcalde que es de la segunda ciudad de la Comunidad de Madrid. Las obras de Castro sí son amores y no buenas razones.

Sin dar pie con bola

Pero como Mariano Rajoy sigue sin dar pie con bola, la lideresa, tampoco e incluso los ciegos ven hasta qué punto la crisis económica está resultando un terremoto enloquecido que afecta a muchísimos países -desde los más ricos y potentes, como son EEUU o Alemania, hasta los emergentes como China-, los gurús de la derecha buscan desesperadamente un talismán que los transforme de pronto en vencedores. Hacen rogativas a los dioses con la esperanza de que cuanto antes lleguen los prodigios.

Los prodigios posibles

Lo malo es que los únicos prodigios posibles -los que están o parecen estar al alcance de la derecha- son objetivamente desgracias. Por ejemplo, intentaron a lo largo de la primera legislatura de José Luís Rodríguez Zapatero convencer a la opinión pública de que este país estaba en manos de un indigente mental, de un iluso o de un aventurero de la izquierda más radical, un revanchista, un come curas, un vende patrias, el amigo de ETA y el amigo de Ben Laden.

El mejor camino

Creyeron que ése era el mejor y más rápido camino para echarlo de la Moncloa y montaron la de Dios es Cristo o el rosario de la aurora. Se equivocaron. Únicamente consiguieron erosionar la convivencia y situaron a este país en el límite del enfrentamiento civil. Fueron demasiado lejos y a veces más parecían falangistas ?eso sí, sin correaje ni camisa azul- que políticos de una derecha democrática y europea.

No les queda ni Bush

Ahora por no quedarles algo no les queda ni Bush, mientras su icono preferido, que sigue siendo José María Aznar, es el jefe de la facción más fundamentalista de un PP cuarteado. Pero unos y otros ?los marianistas y los esperancistas- vienen en la práctica a decir lo mismo o muy parecido. No cejan ahora, en sus obsesiones malévolas, de referirse a ANV, en la medida que les sirve de coartada para mantener la presión contra Zapatero.

Cortina de humo

Es simplemente una cortina de humo para ocultar, minimizar o silenciar los éxitos del Gobierno español ?sólidamente aliado con el Gobierno de Francia- frente a los que matan. Y no se dan cuenta de que hasta en este punto van totalmente errados. Obstinados en repetir como los loros en sus jaulas que Zapatero sólo se relacionaba con dictadores [lo que ellos describen como dictadores], va y les ha salido amigo de Nicolás Sarkozy.

Miseria moral

José Blanco, número 2 del PSOE ?al que se han dedicado a denigrar con saña y al que han vapuleado con los más groseros insultos-, tiene razón al escribir en su blog que "la obsesión contra Zapatero les ciega" y que actúan a menudo inmersos en la "miseria moral". Les falta grandeza y altura de miras. Les sobra arrogancia. Y lo peor de sus mentiras es que ellos mismos acaban creyéndoselas. Y así van, dando tumbos y sin más proyecto que el del catastrofismo no como excepción, sino como regla de comportamiento.

* Enric Sopena es director de El Plural.com

Enric Sopena*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha