eldiario.es

Menú

¿Dónde están nuestros alisios?

- PUBLICIDAD -

En Tenerife, el PSOE, amén de primarias suspendidas, se resquebraja en tensiones internas por un sector crítico mayoritario en la isla pero minoritario en el conjunto archipelágico, que tras ser sometido a restrictivas gestoras, busca manifestar sus críticas.

En Gran Canaria, Nardi Barrios y Compromiso por Gran Canaria critican la labor socialista municipal de Saavedra olvidándose de su corresponsabilidad en gran parte de la legislatura.

En la Gomera siguen las cosas revueltas con las ofertas del Partido Popular (PP) a Esteban Bethencourt y con sus cuitas judiciales pendientes.

En Fuerteventura todos quieren saber si el "Marqués de la Oliva" y el Partido Popular Majorero pactará o no con el CCN para quedarse o para irse, pactará o no con el PIL y el PNL conejeros, para lo mismo.

En Lanzarote, si el PIL de Dimas Martín y el PNL de Nueva Canarias harán más de lo mismo, aunque de Lanzarote se podrían decir muchas cosas, se podría incluso hasta escribir una nueva Espasa conejera.

En El Hierro Tomás Padrón aún no ha decidido como va a acudir AHI a las elecciones de 2011: si como AHI, si como AHI-CC, o si como Coalición Canaria (CC).

Y en La Palma las tensiones de API-CC con ATI-Coalición Canaria son las que son después de la última remodelación del Gobierno de Canarias tras la salida del mismo del Partido Popular.

Un Partido Popular que en Tenerife sigue electoralmente muy distante del PSOE y de CC, y que desde esa condición tendrá siempre muy complicado su constitución como opción mayoritaria de gobierno, marcado por escándalos como el bragagate de su grupo municipal en el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, por su inexistencia electoral relevante en islas como La Gomera; o por las sombras de la sospecha en Gran Canaria.

Del sociológicamente minoritario independentismo político canario no se atisba aún ningún proyecto electoral unitario para 2011; en la izquierda real se están forjando algunos proyectos, pero aún quedan muy distantes de los mínimos electoral y estatutariamente requeridos.

¡Cuánto se echan de menos los alisios!? Todo está cambiado en estas islas otrora atlánticas, ahora meras barquichuelas sometidas al embate de vientos tormentosos. ¡Siembra vientos y cosecha tempestades! ¡O tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe! La entropía sistémica archipelágica padecida es la que es. Hoy en día, los partidos políticos ya no pueden aquí ser diferenciados entre partidos de izquierda y partidos de derecha. Esta línea ha quedado tiempo atrás diluida en la descomunal ola de priismo mercantilista, que los encasilla en partidos sistémicos o antisistémicos, gobernantes u opositores. Y así todo va como va. Ya lo decíamos antes: todo está cambiando sin excepción, todo está cambiando omnes ad unum.

José Carlos Gil Marín

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha