eldiario.es

Menú

La buena vecindad con Marruecos

- PUBLICIDAD -

He visto fotos del vecino del piso bajo con la cara llena de moratones, he visto llorar a su mujer porque un día entró el vecino del primero y se llevó a uno de sus hijos. El vecino del piso bajo ha pedido el apoyo de toda la comunidad, ha presentado las pruebas de las palizas y torturas que ha recibido, ha solicitado que saquen de su casa al vecino del primero, que 33 años de tortura son demasiados. Pero la comunidad está en otros asuntos. Los problemas del ascensor, de la luz del edificio, del parque infantil, de una vecina que vive en el ático, son siempre prioritarios frente al desgraciado del vecino del piso bajo.

Y mientras la comunidad pasa de todo, ahora aparecen vecinos de otros edificios que firman tratados de buena vecindad con el vecino del primero, y que le plantean al del piso bajo que pacte con su agresor, qué elija cómo prefiere ser torturado si con porras eléctricas, con balas o con toallas mojadas con agua hirviendo, que no dejan huellas. Los inquilinos de otros edificios no se reúnen con el vecino del piso bajo, lo consideran pobre y andrajoso, pero sí organizan grandes encuentros con el vecino agresor del piso primero. Esa es la triste realidad.

Algunos políticos consideran que para reducir las muertes por violencia de género sería positivo publicar la lista de maltratadores. Así que voy a hacerles caso y ponerle nombre a esta historia de mis vecinos. El vecino del primer piso se llama Marruecos, el del piso bajo se llama Sáhara, y ayer aparecieron unos listillos de otros edificios que proponen que el vecino agredido pacte con su agresor si prefiere que continúe su casa ocupada o prefiere que el vecino que ocupó su piso le deje una copia de la llave pero mantenga la ocupación. Esos listillos se llaman Rodríguez Zapatero y Paulino Rivero. El presidente español defendió ayer que los saharauis acepten convertirse en una autonomía de Marruecos, y dijo que el ejemplo de España podía servir, no aclaró si se refería al País Vasco o a la Comunidad de Madrid. Paulino Rivero defendió la cooperación de Canarias con el "sur de Marruecos", que es la denominación que dan las fuerzas ocupantes del reino alauí al Sáhara ocupado ilegalmente.

Hace apenas diez días dos jóvenes saharauis, Khaya Baba y El Houssein Alkteif, murieron arrollados por una guagua marroquí cuando participaban en una manifestación en Añadir para reivindicar el derecho a ser transportados con sus familias a la fiesta de Id Alahad. Durante su entierro sus familiares fueron apaleados por la policía marroquí por enarbolar banderas saharauis en la ceremonia de despedida. En la próxima cumbre entre España y Marruecos que, según anunció ayer Paulino Rivero, se celebrará en Canarias, espero que por lo menos se laven las manos minutos antes de firmar el tratado de buena vecindad Canarias-Marruecos, porque la sangre de los saharuis podría manchar los folios de tan honroso documento.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha