eldiario.es

Menú

El examen

- PUBLICIDAD -

Numerosas preguntas de la línea: valorar a unos cuantos políticos, si puede citar una obra realizada por Tomás Padrón y cuál es, para el encuestado, la mejor y la peor obra. Por lo visto todo va por el ladrillo y el asfalto, lo que es sorprendente porque ahí AHI tiene muy malos resultados.

Lo que del cuestionario destaca notablemente es el interés por conocer la simpatía que despiertan la mayoría de los políticos y, especialmente, los de AHI, y es que Tomás Padrón no va a jugar si esta vez no le cae la misma carta con la que ha contado en anteriores procesos electorales y es, la posibilidad de ver claro que va a ganar (y ahora el voto de de los emigrantes no va a contar).

Lo que ocurre es que cuando en El Hierro llaman a tu casa para hacerte una encuesta que se supone que tiene que ser anónima -y alguna normativa debe haber al respecto- nadie se lo cree.

Porque aquí, pocos números telefónicos son ocultados por sus titulares, es decir figuran en las listas telefónicas, y en un territorio tan reducido, en el que todo está bajo control, existe un miedo atroz a que las simpatías políticas íntimas -en El Hierro, inconfesables- lleguen a ser descubiertas por un leve suspiro emitido inconscientemente y este alivio del alma sea captado -¿grabado?- por el entrevistador al otro lado.

A la interpretación de estas opiniones, cada uno le tiene mucho miedo y salva como puede el trago, con el pesar posterior de no haber dicho exactamente lo que pudiera no sólo beneficiarle, sino no perjudicarle.

Con la peculiar encuesta en marcha, los herreños llevamos semanas esperando la decisión del viejo Padrón (tres décadas al frente del Cabildo), que influirá, por lo visto y oído, también en lo que haga al candidato del PSOE, Alpidio Armas, que ha dicho que si quien se presenta por AHI es el insularista Javier Armas -su hermano y actual consejero insular de Hacienda- el socialista renunciará a encabezar la lista al Cabildo.

Y en esto andamos entretenidos los herreños que vivimos sometidos a la pesadilla del desarrollo sostenible? de AHI: haciendo quinielas electorales entre las ruinas de obras inacabadas e inacabables, aguas contaminadas, basureros que difícilmente cumplen la normativa europea, desaladoras innecesarias, y la mayor obra, la central hidroeólica en marcha, que nos siembra el paisaje de hierros, molinos, tuberías, balsas y otras instalaciones para producir una energía que no atenderá ni la mitad de la necesidad del consumo de la isla.

Sólo los optimistas esperan que se produzca el prodigio de que los herreños que aquí habitamos deshagamos el maleficio y se cumpla su "no se preocupen que esto va a cambiar de aquí a poco".

Aurora Murciano

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha