eldiario.es

Menú

Poco nuevo bajo el sol

- PUBLICIDAD -

A Soria le apetecía seguir; pero no por él, qué va, sino en beneficio de la estabilidad política canaria. Eso, al menos, decía ayer por las esquinas a ver si alguien le daba una idea, un pretexto, que le permitiera continuar. Pero al final no le quedó sino proclamar el amigos que fuimos y coger el portante. Aunque sin exageraciones para dejar algunos submarinos en la administración que le informen y le faciliten la retoma del asunto si después de las elecciones vuelve a arreglarse con Paulino; que lo hará, a poder ser. Para darle estabilidad política a las islas, repito, no vayan ustedes a creer cosa distinta.

Lo nuevo del caso es que Soria se ha quedado sin cargo público alguno con que servir sus intereses electoreros. Por muchos submarinos que programe, no dispondrá del grueso de los recursos de todo tipo con que contaba de vicepresidente y consejero de Economía. Ha roto el pacto por fuerza mayor, es decir, antes de que Paulino le señalara la puerta con la espada flamígera. Al adelantarse, puede modular mejor la intensidad de la ruptura, hacerla menos irreversible, pura circunstancia y quedar como un tipo razonable de amplias miras y salvarle el cuello a aquellos de los suyos que estime más adecuados y amigos para que todo siga igual. Ha entonado el me voy porque tú quieres que me vaya y tararea al oído de Paulino lo de si tú me dices ven, lo dejo todo; ma non troppo, que tampoco hay que pasarse.

En fin, no creo que a menos de medio año de las elecciones autonómicas, las cosas hayan cambiado tanto en ATIcc-PP respecto a lo que había en los meses finales de la legislatura anterior. Los animalitos se conocen y a poco les interese, volverán a repetir jugada.

En cuanto a los psocialistas, qué voy a decirles. López Aguilar, ya saben, no hubiera aceptado, con sus veintiséis diputados, un pacto de gobierno con Paulino de presidente. Soria sí estaba dispuesto y lo tenía apalabrado con CC antes incluso de las elecciones anteriores. No sé si lo recuerdan, pero los comentaristas políticos de las islas no aguardaron siquiera a que se convocaran elecciones para dar por sentado que el Gobierno se lo repartirían populares y nacionaleros, como ocurrió. No han cambiado nada en lo esencial, que son los intereses de la derecha, sí en que hay mayor desagallo psocialista por subirse al machito como sea. Ésta podía ser una de las variantes del mismo cuento que aburre hasta a las ovejas; la otra, la más interesante para mi gusto, es si ATI-cc conseguirá o no, de nuevo, ser el fijo del Gobierno que elige compañero. Fuera de eso, poco nuevo bajo el sol.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha