eldiario.es

Menú

Portugal acoge a Saramago con honores militares

SUS RESTOS MORTALES FUERON TRASLADADOS EN AVIÓN

La nueva capilla ardiente ha sido instalada en el Ayuntamiento de Lisboa.

- PUBLICIDAD -

El Ayuntamiento de la capital portuguesa recibió este sábado por la tarde en una capilla ardiente los restos de José Saramago, a quien Portugal tributa un último y sentido adiós al que se han sumado autoridades e intelectuales de varios países.

El féretro de Saramago fue recibido a las puertas de la Cámara Municipal por su alcalde, Antonio Costa, un gran admirador del escritor, al que acompañaron varios miembros del Gobierno portugués y la ministra española de Cultura, Ángeles González-Sinde, entre otras autoridades nacionales y de países lusófonos.

Los restos del escritor, que llegaron en un avión de la Fuerza Aérea portuguesa desde la isla española de Lanzarote, donde falleció este viernes a los 87 años de edad, recibieron honores militares en el aeropuerto, en medio de un imponente silencio.

Desde allí fueron trasladados hasta el Ayuntamiento por un cortejo fúnebre custodiado por un destacamento de motoristas de la policía municipal, que vela también el féretro, con uniforme de gala, en el Salón de Honor de la Cámara Municipal.

Con un tratamiento propio de un dignatario del Estado, el cortejo fúnebre del único Nobel portugués pasó lentamente ante la sede de la Fundación José Saramago de Lisboa, situada cerca del aeropuerto de Portela.

Cubierto por la bandera portuguesa, el ataúd, que fue llevado a hombros en el aeropuerto por un grupo de soldados hasta el coche fúnebre, fue introducido en el Ayuntamiento por otra guardia de honor en medio de los aplausos de los lisboetas concentrados ante sus puertas.

En el avión militar

Desde su salida de Lanzarote, donde el Nobel vivía desde 1993, acompañaron los restos a bordo del avión militar portugués la ministra lusa de Cultura, Gabriela Canavilhas; la viuda del escritor, Pilar del Río; la hija de su matrimonio anterior, Violante Saramago, y varios familiares y amigos muy cercanos.

A su llegada al Ayuntamiento, de cuyas ventanas pendían dos enormes carteles con la imagen de Saramago, los familiares del escritor fueron recibidos por el alcalde de Lisboa, que abrazó a la viuda y la hija del Nobel.

A la llegada de la comitiva al Ayuntamiento también estaban la ministra española y su homóloga portuguesa y varias figuras políticas, intelectuales y amigos de Saramago.

La capilla ardiente de la Cámara Municipal se abre al público por la tarde y hasta la medianoche, en la primera ceremonia de este tipo que presencian los empleados del Ayuntamiento lisboeta, donde no se recuerda que haya tenido lugar un homenaje similar.

El Gobierno del primer ministro socialista José Sócrates declaró hoy y mañana jornadas de luto nacional por la muerte de Saramago, considerado uno de los grandes referentes culturales de Portugal y el autor contemporáneo que más ha contribuido a proyectar mundialmente las letras lusas.

Personalidades e instituciones de todos los ámbitos de la vida pública lusa continuaron hoy lamentando su muerte, entre ellos los partidos de la izquierda marxista lusa e incluso la Iglesia Católica, que pese a las polémicas obras del Nobel expresó también su pesar por el fallecimiento.

Estancia en Lanzarote

Precisamente fue la reacción católica ante una de sus obras, El evangelio según Jesucristo, y su retirada, en 1992, de la candidatura a un premio europeo por parte del Gobierno luso de entonces lo que llevo a Saramago a marcharse a Lanzarote, aunque volvió a menudo a su país y recibió en él numerosos homenajes.

Entre las más sentidas manifestaciones que motivó su desaparición estuvieron hoy las del Partido Comunista Portugués, a cuya militancia se mantuvo siempre fiel el escritor, y cuyos dirigentes acudieron a recibir el féretro al aeropuerto y la Cámara Municipal.

Los restos son velados allí por amigos, familiares y autoridades hasta que el domingo se celebre un funeral y posteriormente una ceremonia en el cementerio del Alto de San Juan de la capital lusa, donde el cuerpo del Nobel será incinerado.

La delegación española que asiste a estos actos estará encabezada por la vicepresidente primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, a la que se espera en Lisboa por la mañana del domingo.

La capilla ardiente estuvo primero abierta el viernes desde las 17:00 horas en la biblioteca que lleva el nombre del escritor, en el municipio lanzaroteño de Tías.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha