eldiario.es

Hallan rastros radiactivos en doce lugares de veinticuatro inspeccionados

LOS EXPERTOS INVESTIGAN OTROS TRES AVIONES

- PUBLICIDAD -

Los expertos que investigan la muerte del ex espía ruso Alexander Litvinenko han hallado rastros radiactivos en doce lugares de veinticuatro inspeccionados, entre ellos dos aviones de British Airways, informó este jueves el ministro británico del Interior, John Reid.

La policía investiga además otros tres aviones, un tercer aparato de British Airways (BA) retirado del servicio en Moscú, un Boeing 737 400 de la aerolínea rusa Transaero y un quinto avión ruso "de interés" para las autoridades, precisó Reid.

El avión de Transaero, que aterrizó este jueves en el aeropuerto londinense de Heathrow procedente de Moscú, no supone "ningún riesgo para los pasajeros", informó el gestor aeroportuario británico BAA, que opera el aeropuerto de Heathrow.

Una cuarta parte de los 221 vuelos efectuados por los tres aparatos de BA entre el 25 de octubre y el 29 de noviembre cubrieron la ruta entre Londres y Moscú.

Un portavoz de la aerolínea dijo que el número de atención telefónica puesto a disposición de los clientes afectados había recibido unas 5.500 llamadas y que su página web había recibido 60.000 consultas relacionadas específicamente con el hallazgo de rastros radiactivos.

Además de los dos aviones de BA, ambos retirados del servicio en Heathrow, se han hallado residuos radiactivos en la casa del ex espía y en los dos hospitales donde estuvo ingresado, el Barnet General Hospital y el University College Hospital, según informó Scotland Yard al revelar los nombres de once de los lugares con contaminación radiactiva.

Los seis restantes están situados en el centro de Londres y se trata del restaurante japonés y el hotel que Litvinenko visitó el día que cayó enfermo, el edificio que alberga las oficinas del magnate ruso Boris Berezovsky, dos edificios en la calle Grosvenor (próxima al citado hotel) y el hotel Sheraton.

Expertos citados por la cadena británica BBC consideran que la presencia de rastros radiactivos puede deberse o bien a que se hayan filtrado de algún envase o a que hayan estado presentes en los fluidos corporales de alguna persona.

Reid consideró "probable" que la investigación se extienda a nuevas localizaciones y reveló que la titular de Exteriores, Margaret Beckett, ha hablado este miércoles con su colega ruso, Serguei Lavrov, quien le ofreció garantías de que Moscú cooperará en la investigación de la muerte del ex espía.

Se trata del contacto a más alto nivel entre Londres y Moscú sobre la muerte de Litvinenko que el Gobierno británico ha hecho público hasta la fecha.

Litvinenko, crítico con el Kremlin, murió el jueves pasado por una alta dosis de radiación emitida por polonio 210 tras acusar en una carta póstuma al presidente ruso, Vladimir Putin, de estar detrás del supuesto crimen.

Alex Goldfarb, estrecho amigo de Alexander Litvinenko, consideró que el hallazgo de rastros radiactivos en dos aviones de British Airways reforzaba su sospecha de que Moscú estaba detrás de la muerte del ex espía ruso.

Según Goldfarb, el hecho de que el primer vuelo en el que está interesada la policía se produjera el 25 de octubre, "cinco días antes del envenenamiento", entre Moscú y Londres "refuerza la teoría de que el origen del material que mató a Alexander estaba en Moscú".

"Seguimos creyendo que se trata de un asesinato perpetrado por los servicios secretos rusos", declaró a la prensa a la puerta del juzgado de instrucción de St Pancras, en el norte de Londres, que instruye el caso.

El juez a cargo de la investigación, Andrew Reid, comenzó formalmente las pesquisas judiciales, que quedaron después pospuestas a la espera de los resultados de las indagaciones policiales.

Un patólogo forense del Ministerio del Interior británico practica hoy la autopsia del cadáver de Litvinenko en el Royal London Hospital con la presencia de un experto independiente y de otro designado por la familia del ex agente secreto.

Por su parte, la Agencia de Protección de la Salud (HPA) del Reino Unido informó esta noche de que veinticuatro personas han sido remitidas hasta el momento a una clínica especializada para que se sometan a pruebas de contaminación radiactiva tras la muerte del ex espía ruso.

Hasta la medianoche del miércoles, el teléfono de atención directa del Servicio Nacional de Sanidad (NHS) había recibido 1.707 llamadas de personas preocupadas por la posibilidad de haber estado expuestos a la radiación, de las que 139 han sido remitidas a la HPA para su observación.

La agencia insistió en que el riesgo de haber permanecido expuesto a la radiación sigue siendo bajo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha