eldiario.es

Menú

Valsequillo cubre la deuda de un concejal

SEGÚN ASAVA

El Ayuntamiento financiará con un crédito 100.000 euros que debió pagar la promotora de un edil.

- PUBLICIDAD -

Asamblea Valsequillera (Asava) ha denunciado que Asociación de Barrios (Asba), que gobierna el Ayuntamiento del municipio grancanario de Valsequillo, ha financiado un "pelotazo" de 100.000 euros a uno de sus concejales. La formación asegura a través de un comunicado que el pasado 17 de noviembre los siete concejales de la agrupación política aprobaron solicitar un crédito al Instituto de Crédito Oficial (ICO) de 350.000 euros, para "pagar facturas de deuda extrapresupuestaria, generada por este mismo grupo en 2006".

Respecto a los 100.000 euros, reivindica que se van a destinar a la empresa VVO, por la construcción de una estación transformadora en la urbanización de Las Carreñas. Asava señala que el edificio fue promovido por la empresa Gestión Valsequillo S.L., de la que es socio el concejal de Agricultura, Ganadería, Agencia de Empleo y Desarrollo Local, Francisco Sánchez.

Asimsimo, añade que la parcela sobre la que se levantó la obra, tenía la calificación de suelo urbano no consolidado, por lo que correspondía al constructor dotarla de los servicios básicos, como aceras, asfaltado y agua, además de sufragar los gastos correspondientes. Aspectos que quedaron registrados en el informe del técnico de la oficina de Urbanismo, según lo aprobado en el Pleno de la Administración local, apunta el partido.

Sin embargo, Asava denuncia que el Ayuntamiento pagó la factura de la estación transformadora "y no la empresa Gestión Valsequillo SL".

Por este motivo la agrupación exige al alcalde, Francisco Atta, que explique los motivos por lo que "no exige a la empresa Gestión Valsequillo SL que pague los gastos que le corresponden", además del"quién se va a embolsar los 100.000 euros" y "de qué partidas va a recortar" esa cantidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha