Opinión y blogs

eldiario.es

Top Secret

¿Dónde está Nardy?

LA ESPERABAN EN EL COMITÉ PARA UNA PARTIDA AL TUTE

A ella le gusta estar en el ojo del huracán, o en el candelabro, según cada momento. Y muchas veces lo consigue hasta sin querer. Nos referimos a nuestra muy nombrada Nardy Barrios, que los últimos días está en boca de todos, ora por sus caranto

- PUBLICIDAD -

A ella le gusta estar en el ojo del huracán, o en el candelabro, según cada momento. Y muchas veces lo consigue hasta sin querer. Nos referimos a nuestra muy nombrada Nardy Barrios, que los últimos días está en boca de todos, ora por sus carantoñas coalicioneras, ora por un comentadísimo pregón festivo, ora por unas declaraciones a la revista Anarda o porque ella es así desde que era chica. Los últimos acontecimientos también han calado en el Partido Popular, de momento su partido, cuyos dirigentes están fritos porque presente la baja voluntaria para ahorrarse el finiquito. De hecho, Soria anda diciendo por ahí, con su habitual estilo primaveral, que "Nardy está en el corredor de la muerte". El caso es que para el viernes le habían preparado un happening en el comité ejecutivo regional, celebrado en Las Palmas de Gran Canaria con el muy loable objetivo de verse las caras todos ellos y celebrar una rueda de prensa. Pero fuera del orden del día, agazapada en ruegos y preguntas, había una partida de tute. En ella iba a haber tres jugadores, Nardy, Juanjo Cardona y el marqués de las Dunas. El plan consistía en dejarla llegar, dejarla que sonriera, como siempre, empezar a enredarse con lo del congreso regional y, llegado el momento, rianga, las cuarenta de la vira. Sería Cardona el que sacara el asunto, así como quien no quiere la cosa, suavemente, pero reprochando a la diputada su facilidad de palabra extramuros y su silencio en los órganos internos. El discurso cardoniano íba a ser muy institucional, de mucho compañerismo, pero a su intervención iba a suceder la del marqués de las dunas, que le tiene guardadas unas cuantas a Nardy. Y ahí preveían que se armaría. Pero su gozo (de ellos dos y otros muchos) en un pozo. Nardy sencillamente no se presentó porque, según explicó, tenía clientes citados en el despacho a esa misma hora, las cinco. Otra vez será.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha