eldiario.es

Menú

El azul de Delft brilla en la Casa Salazar

500 AÑOS DE FLANDES EN LA PALMA

La Consejería de Cultura del Cabildo muestra en fotografías los mosaicos de cerámica holandeses que datan del siglo XVII y que se encuentran en la torre del campanario de la iglesia de Santo Domingo de Santa Cruz de La Palma.

- PUBLICIDAD -

El 500 aniversario del intercambio comercial y cultural entre Flandes y La Palma se ha iniciado por todo lo alto. La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo, María Victoria Hernández, ha presentado este viernes en la Casa Salazar de Santa Cruz de La Palma las exposiciones 'El azul de Delft' y el proceso de intervención del cuadro 'El vino de la Fiesta de San Martín' de Pieter Bruegel el Viejo (1525-1569), cuyo original se encuentra en el Museo del Prado. Estos dos relevantes eventos culturales abren el programa conmemorativo.

María Victoria Hernández y Sergio Matos en la exposición 'El azul de Delft'.

María Victoria Hernández y Sergio Matos en la exposición 'El azul de Delft'.

La consejera recordó que el origen de la relación entre La Palma y Flandes se remonta al 20 de marzo de 1513 cuando Jácome de Monteverde "adquirió tierras, monte y agua" en Los Llanos de Aridane. "En este año la Isla entra fuerte en Europa, en el meollo de lo que se estaba haciendo casi, podría decirse, en el mundo conocido, porque América se acaba de descubrir", resaltó. En esa fecha se establecen las primeras exportaciones azucareras al centro de Europa que llevaron consigo, por vía marítima, un trasiego de personas, útiles domésticos, imaginería y cultura. "Este es un buen momento para reflexionar si además de la rica imaginería que nos han dejado en La Palma los flamencos, también nos legaron costumbres, tradiciones o gastronomía", expuso.

La exposición 'El azul de Delft' permanecerá abierta en la Casa Salazar hasta el próximo día 1 de junio. En ella se muestra en fotografías gran parte de los mosaicos de cerámica, procedentes de la ciudad holandesa de Delft, que se encuentran en la torre del campanario de la iglesia de Santo Domingo de Santa Cruz de La Palma y que datan del siglo XVII. "Se trata de curiosos motivos costumbristas, relacionados con el comercio, festividades y momentos de ocio de distintos personajes, como Cupido, monstruos marinos y naos", explica la consejera. "Estos mosaicos están instalados en la cúpula de la torre, y exponerlos en fotografías es la única manera que tenemos para que la población pueda verlos", comentó. Aprovechó la ocasión para agradecer al Cuerpo de Bomberos su colaboración en la toma de las imágenes, que requirió la instalación de una grúa de grandes dimensiones.

La famosa cerámica azul de Delft, que en neerlandés se llama 'Delfts Blauw', se elabora en la ciudad de Delft desde el siglo XVI. Entre 1600 y 1800, esta cerámica gozó de popularidad entre las familias acaudaladas, que se enseñaban mutuamente sus colecciones de 'Delfts Blauw'. "La cerámica azul de Delft no se elaboraba con el caolín típico de la porcelana, sino con un caolín que se recubría con un vidriado de plomo tras pasar por el horno; pese a ello, la cerámica de Delft alcanzó una tremenda popularidad y, en su momento de apogeo, llegó a haber 33 fábricas en la ciudad", señala Hernández. "Sin duda, estas piezas llegaron a la Isla en el periodo de vinculación económica y cultural que existió entre estos dos territorios, y que permitió situar a La Palma en la primera línea mundial en ambos campos", dijo.

La otra actividad que inaugura el programa de actos con motivo del 500 aniversario de Flandes en La Palma es una muestra, también en la Casa Salazar, sobre el proceso de intervención del óleo flamenco 'El vino de la Fiesta de San Martín', un cuadro de Pieter Bruegel el Viejo (1525-1569) que pertenece desde 2010 al Museo Nacional del Prado en Madrid.

La Palma ha adquirido una reproducción de esta pintura de grandes dimensiones, la de mayor tamaño de las que pintó Bruegel, que representa un festejo popular, uno de los temas predilectos de este autor. El cuadro perteneció a los duques de Medinaceli después de haber sido adquirido por el IX duque, probablemente durante su estancia como embajador en Roma entre 1687 y 1696, mencionándose en el inventario de sus bienes como una pintura de «Bruegel con la fiesta de San Martín y sus hijos», tasada en la elevada suma del momento de 8.000 reales.

Esta obra demuestra "la probable influencia de los comerciantes flamencos en la nueva sociedad que surge en la Isla", indicó la consejera. "Junto a la imaginería y las artes suntuarias, la presencia flamenca en La Palma legó asimismo algunas muestras folclóricas, entre las que persiste la celebración otoñal de San Martín", recordó. "La Palma se convierte, de este modo, en la única isla canaria en celebrar a San Martín en una fiesta pagana regada por los variados y ricos caldos criados en sus tierras", destacó.

En la víspera de San Martín, advocación que en La Palma "no cuenta con imagen, ermita, función religiosa ni procesión", afirmó, "los palmeros continúan todavía hoy conmemorando la apertura de las pipas del vino recién curado". Añadió que "a finales del siglo xix, durante su estancia en La Palma, el periodista y escritor lanzaroteño Isaac Viera y Viera (1832-1941) nos dejó el mejor retrato de esta estampa, que guarda grandes similitudes con el espíritu lúdico representado en la obra de Bruegel: 'El día de San Martín se abren las bodegas en la antigua Benahoare: suenan los populares guitarrillos y comienza la algazara de la gente alegre, desde que la noche tiende sus velos. Los palmeros pobres y ricos se dan cita al ocultarse el sol tras los empinados montes, para celebrar la fiesta de Baco, no con pan ázimo ni coronando su frente con los pámpanos de las vides, a usanza de los antiguos griegos, sino escanciando varias copas de lo blanco y de lo tinto [?]. La gracia, la donosura y la agudeza de ingenio se derrochan en esas veladas, que recuerdan los regocijos de las bacanales helénicas».

La presentación de la exposición sobre el proceso de restauración del cuadro de Bruegel contó con la presencia de la conservadora del Museo del Prado y profesora de la Universidad Complutense Elisa Mora, que este viernes, a las 20.00 horas, imparte una conferencia en la Casa Salazar. María Victoria Hernández expresó su enorme agradecimiento al Museo Nacional del Prado por "venir a esta pequeña islita perdida del Atlántico a explicar algo que está metido dentro de nosotros como cultura popular, el San Martín de Tous, La fiesta del Vino". También mostró su satisfacción por la colaboración que El Prado presta a las dos restauradoras del Cabildo, Isabel Santos e Isabel Concepción, porque eso "repercute en la cultura de La Palma". La consejera también tuvo palabras de reconocimiento para el Consejo Regulador de Denominación de Origen de Vinos de La Palma, que participa en la exposición del cuadro de Bruegel y que se ha sumado a la celebración del 500 aniversario de Flandes en La Palma con distintas iniciativas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha