eldiario.es

Menú

En escena el miedo: ensayo con bombas de hidrógeno en Corea del Norte

Con lo bien que se está sin gobernantes. Prescindimos de ellos y qué. Por poner un ejemplo, en este país de negrura cuerva llevamos casi un año sin gestión de gobierno, y han bajado la prima de riesgo, el paro y todos los ascensores a la vez.

- PUBLICIDAD -

Si es que alguien lo sabe que nos deslumbre con la respuesta: ¿qué cantidad de gobernantes posee en los lóbulos cerebrales una deficiencia directamente proporcional a su incapacidad para llevar a cabo tal gobierno? Porque desde el principio del mundo mundial los hay que han desplegado su pésimo entendimiento estudiando la forma de dañar a la comunidad, es por eso que nos complace llamarlos viles descerebrados. ¡Y son más de una docena! Tristemente.

¿Es que no podemos exigir un mínimo de tranquilidad? Por dios, esto es insufrible. Vivir, digo. Hay dirigentes que llegan al poder con el convencimiento de que el mundo es suyo. Así el mandatario norcoreano Kim Jong-un desafía a la humanidad con ensayos subterráneos de bombas de hidrógeno mil veces más potentes que las de uranio y plutonio que causaron la masacre de Hiroshima y Nagasaki en el fatídico verano del 45. ¿Es la virtud del más fuerte o es una maldad óptima? ¿Es que es simultáneo el miedo que genera en la gente con el barranco de regocijo o de serotonina que le corre a este descerebrado por la hendidura de su crueldad? ¿Y los otros? El pueblo, me refiero a nosotros, ¿también hemos heredado genéticamente tal defecto a la inversa? A soportar estoicamente lo que nos caiga. ¿Dicha actitud pasiva es condescendencia o amor a la patria? ¿Qué es la patria entonces? ¿Lo mismo que la tierra? ¿A quiénes pertenecen la patria o la tierra? A los invisibles inmigrantes y refugiados, que huyen de armas y combates con substancias tóxicas, que yo sepa hasta el día de hoy no. ¿A los Kim que habitan este mundo desde las primeras glaciaciones? ¿A nosotros que aceptamos que siempre haya un Kim fastidiando la imposible siesta?

Se dice de los pueblos que los acontecimientos pasados les confieren su identidad. A lo largo de la historia ha habido dirigentes feroces que la humanidad ha denunciado con la intención de que sus reprochables conductas no se repitan, pero lo que sorprende es que en el siglo XXI persistan líderes que no es que administren un territorio para que podamos gestionar la vida con dicha o dificultad sino que, con su insaciable capacidad de maldad, dominan, aplastan, nos pisotean como si pisaran uvas con la intención de hacer vino y encima bebérselo delante de nuestras narices, ¡estos caníbales! Recurro a la metáfora del vino por ser septiembre la época de la vendimia.

Desde la guerra de Troya, la Inquisición o la quema de brujas solo celebro que hayan existido Homero y Shakespeare.

Con lo bien que se está sin gobernantes. Prescindimos de ellos y qué. Por poner un ejemplo, en este país de negrura cuerva llevamos casi un año sin gestión de gobierno, y han bajado la prima de riesgo, el paro y todos los ascensores a la vez.

Qué fácil les resulta a los cobardes causar miedo.

 

Lucía Rosa González

10/09/16

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha