eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lucía Rosa González

Lucía Rosa González (1954, Los Llanos de Aridane, Isla de La Palma) estudia Magisterio en La Laguna (Tenerife) y más tarde continúa Filología Hispánica. Inicia su andadura literaria como autora de textos teatrales: Títeres de papel, Lección última, Con olor a fuego, Auténticos bohemios...

En 1991 la obra Mujeres dominantes, hombres obedientes obtiene el Primer Premio de Teatro Santa Cruz de La Palma y Tres mujeres y una historia es  Mención Especial, en 1992 , en el citado certamen. 

En 1994 recibe el Premio de Poesía  Pedro García Cabrera con el poemario Casta de rosas ausentes (CajaCanarias, Santa Cruz de Tenerife, 1995). 

En 1998 publica el libro de poesía De dónde el vuelo (Ediciones La Palma, Madrid). 

En 2002 se edita su libro de teatro Otro son, otra danza que incluye además la obra Auténticos bohemios (Centro de la Cultura Popular Canaria). Este libro es lectura recomendada, en 2008, por la Biblioteca Pública del Estado en Santa Cruz de Tenerife.

En 2000 el libro de poesía Sueños de qué mundo es finalista del Premio Internacional de Poesía de Santa Cruz de La Palma (Ediciones La Palma, Madrid, 2003).

En 2005 la editorial Interseptem edita sus libros de cuentos infantiles Donde el volcán nace, reeditado en 2008 (Ediciones Interseven, Santa Cruz de Tenerife), y La niña de pimienta seca, reeditado en 2007 (ediciones Interseven), obra publicada de nuevo en 2010 en Madrid (Ediciones Maresía, SL). En 2007 se publica Javier es una estrella (Ediciones Interseven), que vuelve a editar al año siguiente y, en 2008, el libro de teatro infantil Adónde van las brujas (Ediciones Interseven, Santa Cruz de Tenerife).

De 1989 a 2000 dirige el grupo de teatro infantil El Roque y, de 2002 a 2003, el grupo teatral Ana María Samblás, integrado por profesores y alumnos del IES Eusebio Barreto Lorenzo. 

Entre 1997 y 2000 dirige la revista literaria Pequeños Poetas en la que publican e ilustran sus textos los alumnos que asisten al Aula de Composición Literaria, clases complementarias de creación y escritura literarias impartidas por la autora de 1994 a 2000. 

Entre 2006 y 2010 participa en el proyecto Leer Canarias, promovido por la editorial Interseven y la Consejería de Educación Cultura y Deportes de las provincias de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas. En estas jornadas realiza actividades de Animación a la Lectura en numerosos centros de enseñanza de las Islas Canarias.

 

OBRA POÉTICA

Páginas trasladadas, Santa Cruz de Tenerife: Editorial Idea, col. Vid Nueva, 2011.

Sueños de qué mundo, Madrid: Ediciones La Palma, 2003.

De dónde el vuelo,  Madrid: Ediciones La Palma, 1998.

Casta de rosas ausentes, Santa Cruz de Tenerife: CajaCanarias, 1995. 

TEATRO                                                                                                               

Otro son, otra danza, Santa Cruz de Tenerife: Ed. Centro de la Cultura Popular Canaria, 2002.     

TEATRO INFANTIL

Adónde van las brujas, Santa Cruz de Tenerife: Interseven, col. A Toda Vela, 2008. 

CUENTOS INFANTILES

Javier es una estrella, Santa Cruz de Tenerife, Interseven, colección A toda Vela, 207 y 2008.

La niña de pimienta seca, Santa Cruz de Tenerife, Interseptem, 2005, Interseven, colección A toda Vela, 2007; Madrid, Editorial Maresía SL, 2010.

Donde el volcán nace, Santa Cruz de Tenerife, Interseptem, 2005; Santa Cruz de Tenerife, Interseven, colección A toda Vela, 2008. 

PREMIOS 

Primer Premio de Teatro Santa Cruz de La Palma por Mujeres dominantes, hombres obedientes, 1991, y Mención Especial, en dicho certamen, por Tres mujeres y una historia, 1992. 

Premio de Poesía Pedro García Cabrera con el poemario Casta de rosas ausentes, 1994. 

Finalista del Premio Internacional de Poesía de Santa Cruz de La Palma por Sueños de qué mundo, 2000.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

¡Vendimiamos!

No a espaldas de la tierra. Ni del cielo tampoco. Basta con que el monte cambie de color para que se reciba la llamada: ¡vendimiamos! Y ahí vamos a parar todos.  

Este año no hubo levante. Con solo dos días de calor fuerte la uva no maduró adecuadamente, sobre todo la de monte que, con resentimiento por las condiciones que el tiempo dispuso, en septiembre pesaba once escasos grados. De modo que en lugar de un buen vino, puede fermentar un buen vinagre, hecho que al viticultor le pone los pelos de punta.

Seguir leyendo »

‘Un vasco en Benahoare’, ópera prima del palmero Ibrahim Pérez

El modo en que cada escritor sitúa a sus personajes en determinados territorios que favorecen el desarrollo de su trama no es arbitrario. Comala, Yoknapatawpha, Macondo son míticos espacios ficticios que la imaginación de sus autores nos ha permitido evocar más allá del tiempo y las distancias.

Y Benahoare es el lugar elegido en esta obra para que sucedan los hechos, nombre con el que se designaba al pueblo aborigen de La Palma antes de la conquista.   

Seguir leyendo »

8 de marzo: No al silencio

La alumna escribe en la pizarra sus ideas e intuitivamente mira de reojo al resto de la clase para constatar la ortografía de lo que escribe. La profesora enmudece. Y el aula enmudece; no hay borrador que mutile la clave de su pensamiento.

Las cosas buenas del no silencio.

Seguir leyendo »

Voracidad humana con respecto al mundo (algo no estamos haciendo bien)

Los habitantes del mundo permitimos que esté en juego nuestro futuro; que se viertan tiempo y medios en cubrir informaciones radiadas, televisadas o escritas con noticias muy relevantes de las que solo se percata un minúsculo número de receptores, o viceversa; de suerte que se omiten o se pasa tangencialmente por hechos trascendentes que afectan al conjunto general de seres vivos, también animales y plantas, es decir, al planeta. Se nos calienta el mundo. Lo palpamos.

A diferencia del resto, la raza humana ahonda con el pensamiento el ámbito de las ideas, así, de esta manera profunda es como hay que tratar los asuntos que conciernen a todos. Pero como somos guiados por personajes ineptos, escasos de pensamientos coherentes, la idea de abordar los conflictos de forma escrupulosa se va al traste.

Seguir leyendo »

Sexismo, la herida del siglo XXI

Afirmar que la sociedad en la que vivimos es machista no significa inventar la pólvora. Los hombres han controlado la historia y la literatura. Cada día se denuncian situaciones alarmantes de violencia de género, se registran múltiples casos de acoso sexual que son desatendidos por las autoridades pertinentes, no son excepcionales las mujeres que sufren insultos y amenazas en el ámbito laboral; desconcierta la discriminación salarial latente en las empresas, la dureza implacable a la que tiene que enfrentarse la mujer para acceder a puestos de responsabilidad, además de la evidente desigualdad en el reparto de las tareas domésticas. Porque hay demasiadas actitudes machistas en el ámbito familiar. El microcosmos de la desigualdad.

A esta lista interminable de evidentes situaciones discriminatorias habría que añadir comentarios solapados que poco tienen que ver con el halago profesional, así a una autora se la describe, además de guapa, escritora, o fue muy bella en la juventud, argumentos que no se aplican a los hombres, no he leído que Jame Joyce además de un genio fuera atractivo. De la escritora se dice que indaga en la sensibilidad femenina, desvelando los vaivenes emocionales pero no del escritor que bucee en la sensibilidad masculina. 

Seguir leyendo »

A Francisco Manuel Lorenzo Rodríguez, ‘in memoriam’

Las palabras no siempre significan.

Pretenden arrastrarnos por lugares inhóspitos o traducir determinadas situaciones como quien reproduce una imagen, pero no siempre transmiten el fondo de una mirada triste o la emoción de un apretón de manos o esa media sonrisa que dice con su gesto: buenos días, hoy he dormido como un lirón o me ha dolido una muela o, por el contrario, qué alegría siento, no sé, por cualquier cosa, porque los gestos afirman lo dicho o lo que se calla.

Seguir leyendo »

Declaraciones machistas de los corruptos

Horrorizan las declaraciones machistas de ciertos personajes corruptos.

Individuos que no solo se hacen con el dinero de los contribuyentes de a pie, sino que insultan al colectivo femenino cuando afirman sin sonrojarse que la mujer con la que han convivido durante equis años desconoce sus negocios turbios. Mientras ellos traman pautas mercantiles de envergadura, ellas permanecen en una salita tomando café; y sin rechistar firman cualquier documento sin previa lectura, pongamos por caso, los famosos papeles de Bárcenas.

Seguir leyendo »

No hay porqués para la guerra

Cuando era chica oía a mi madre decir con frecuencia: “Ya empezó la guerra”. De esta forma manifestaba su malestar, previo a la reprimenda, cuando presenciaba las disputas entre hermanos, pues resolvíamos jugar antes de raspar (quitar las púas) las pencas que saciaban la sed de nuestras cabras.

En la escuela, había dos equipos de brilé. Cada día en los recreos descargábamos nuestra agresividad competitiva con el equipo rival dándonos recíprocos pelotazos tan fuertes en los que alguna vez la sangre me chorreaba a borbotones, barbilla abajo, debido a que mordía la lengua mientras cogía carrerilla para lanzar la pelota hacia mi contrincante.

Seguir leyendo »

Tanta tecnología, cuánta desigualdad

Por si no bastara la amenaza de que vayamos despidiéndonos de un trabajo fijo con un salario mínimo de 655,20 euros porque la cosa va mal -si es que hay  contrato es eventual y a media jornada-, ahora nos amedrentan con un pronóstico peor si cabe por desconocido para la vecindad: el hecho imparable del desarrollo tecnológico que crea diez mil puestos de trabajo a un ritmo acelerado, al mismo tiempo que destruye tres millones. Es como si se pasara de dos mil puestos necesarios en cualquier oficio a doscientos en cuestión de días. Ya que el tema se silencia, esta ignorancia nos permite juzgar los adelantos tecnológicos como precursores de un próspero bienestar que bien podría resultar adverso para la sociedad tal como la concebimos en este momento. Es curioso que cada vez se creen tecnologías muy sofisticadas pero de fácil manejo y precio cada vez más asequible para el común de los mortales. Esto debería oler a chamusquina. Y así es.

Sorprende que los líderes políticos poco o nada hablen de esta evolución.  Algo oscuro hay detrás de este progreso. Porque, ¿qué hará la muchedumbre que deba ir forzosamente a la calle porque un solo robot la sustituya en sus ocupaciones? ¿Quiénes serán los más afectados? ¿Los empleados de renta baja o también la clase media? Lo cual es un decir, porque con la crisis se erradicó esta última de un plumazo. Puntualizando, de un pelotazo. Y a los ricos, ¿les perjudica esta robótica situación o más bien los beneficia? A la intocable burguesía me imagino de qué forma, pues saborea su condición de dueña de las sofisticadas maquinitas. De manera que si ahora solo cien personas poseen lo mismo que tres mil quinientos millones, quién sabe luego cuánto acumularán. Y paralizada la toma de decisiones por parte de los gobiernos para paliar la excesiva desigualdad, cuando nos percatemos, qué. Ante la inminencia se arbitran resoluciones precipitadas y así vamos. ¿Prevalecerá la insensatez?

Seguir leyendo »

En escena el miedo: ensayo con bombas de hidrógeno en Corea del Norte

Si es que alguien lo sabe que nos deslumbre con la respuesta: ¿qué cantidad de gobernantes posee en los lóbulos cerebrales una deficiencia directamente proporcional a su incapacidad para llevar a cabo tal gobierno? Porque desde el principio del mundo mundial los hay que han desplegado su pésimo entendimiento estudiando la forma de dañar a la comunidad, es por eso que nos complace llamarlos viles descerebrados. ¡Y son más de una docena! Tristemente.

¿Es que no podemos exigir un mínimo de tranquilidad? Por dios, esto es insufrible. Vivir, digo. Hay dirigentes que llegan al poder con el convencimiento de que el mundo es suyo. Así el mandatario norcoreano Kim Jong-un desafía a la humanidad con ensayos subterráneos de bombas de hidrógeno mil veces más potentes que las de uranio y plutonio que causaron la masacre de Hiroshima y Nagasaki en el fatídico verano del 45. ¿Es la virtud del más fuerte o es una maldad óptima? ¿Es que es simultáneo el miedo que genera en la gente con el barranco de regocijo o de serotonina que le corre a este descerebrado por la hendidura de su crueldad? ¿Y los otros? El pueblo, me refiero a nosotros, ¿también hemos heredado genéticamente tal defecto a la inversa? A soportar estoicamente lo que nos caiga. ¿Dicha actitud pasiva es condescendencia o amor a la patria? ¿Qué es la patria entonces? ¿Lo mismo que la tierra? ¿A quiénes pertenecen la patria o la tierra? A los invisibles inmigrantes y refugiados, que huyen de armas y combates con substancias tóxicas, que yo sepa hasta el día de hoy no. ¿A los Kim que habitan este mundo desde las primeras glaciaciones? ¿A nosotros que aceptamos que siempre haya un Kim fastidiando la imposible siesta?

Seguir leyendo »