Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

Lecciones italianas para los socios del Gobierno español

Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

La ultraderechista Giorgia Meloni —Fratelli d'Italia— y sus aliados de la Lega (Matteo Salvino) y Forza Italia (Silvio Berlusconi) han ganado con contundencia las elecciones italianas, pero con más contundencia en la obtención de escaños que en el voto popular. Con el 43,80% de los votos que suman las tres formaciones (26%, 8,8% y 8,1%, respectivamente), van a conseguir 235 escaños en el Congreso, el 59% de los 400 totales. 

¿Dónde está el truco? En la fórmula electoral italiana. Se llama Rosatellum, y es un sistema mixto en el que el 61% de los escaños son asignados por el método proporcional en cada circunscripción plurinominal y el 37% restante por un sistema mayoritario en circunscripciones de un solo escaño que se lleva la coalición —no el partido— que saque más votos. La coalición de derechas de los tres partidos citados ha salido así claramente beneficiada frente a formaciones como el Partido Democrático o el Movimiento 5 Estrellas, que no han formado una gran coalición alternativa para competir mejor en esas circunscripciones uninominales. 

El sistema electoral español es más sencillo, pero la izquierda debería aprender algo de lo que ha pasado este domingo en Italia, donde la derecha y la ultraderecha han ido unidas y la izquierda desunida y dispersa. 

Descubre nuestras apps