Sobre este blog

Los seres humanos hacemos la historia en condiciones independientes de nuestra voluntad.

El retorno del rey emérito

Sobre este blog

Los seres humanos hacemos la historia en condiciones independientes de nuestra voluntad.

El artículo 19 de la Constitución permite a Don Juan Carlos de Borbón entrar y salir o salir y entrar en el territorio del Estado con total libertad. Esto es completamente indiscutible desde una perspectiva jurídica. No tiene por qué pedir permiso a nadie para moverse dentro o fuera de España o para fijar su residencia donde le parezca oportuno.

Las idas y venidas del rey, una vez que el Ministerio Fiscal decidió que, aunque su conducta pudo ser constitutiva de delito tanto durante su reinado como tras su abdicación, como consecuencia del juego conjunto de la inviolabilidad y de la prescripción o de la regularización fiscal, no había nada por lo que pudiera ser residenciada su conducta ante el Tribunal Supremo, carecen de relevancia jurídico penal.

¿Por qué tanto jaleo, entonces? Sería constitutivo de delito impedirle volver a España, pero no permitirle que lo haga. Ni su hijo, el rey Felipe VI, ni el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tienen nada que decir al respecto. Si acaso, serían las Cortes Generales las que podrían intervenir y condicionar la entrada y salida de España de Juan Carlos. No parece que estén muy dispuestas a ello.

Descubre nuestras apps