eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Huele a derrota de la peor España

La peor España es esa derecha de España que nunca se atrevió a condenar el crimen franquista con todas las consecuencias.

La peor España no soporta el fracaso, y la peor España está fracasando.

La peor España es la que perdió un 28, y volverá a perder un 26.

Seguir leyendo »

No te lo perdonaré jamás, Cayetana Álvarez de Toledo. ¡Jamás!

Cayetana Álvarez de Toledo

“Tú no mandas de mí, porque eres ñoña y estás senil...”, me espetó mi nieto con mirada retadora, cuando le dije que se lavara las manos.

Tuve que explicarle que todas las personas, incluido él, nos vamos haciendo mayores poco a poco. Que eso es bueno y natural y que, de la misma manera que él en el cole va pasando de curso y  aprendiendo cada vez más cosas, en la vida, con el paso de los años cada vez sabemos más. Así que su abuelita, por el hecho de ser mayor, sabe ya más cosas que él.

Y también sé más cosas que usted, Cayetana, porque a pesar de que ha estudiado en los más caros colegios  y universidades, a pesar de ser diputada, de ser madre y de tener ya una cierta edad... no sabe (¿o sí?) que lo he ha hecho es algo muy feo que se podría llamar "bullying".

Seguir leyendo »

Fake News

Mario Benedetti en una imagen de archivo

No, no son fake news, son noticias veneno. Ya lo escribió Mario Benedetti en su poema titulado: La noticia veneno. Sí, hay que leer poesía en estos tiempos de elecciones porque nos ayuda a comprender tanta mentira. Empieza el poema: "No hay vacunas contra la noticia veneno / la noticia veneno asombra / desinfecta propone soslaya / siempre nos toma desprevenidos (...) la noticia veneno sube sus decibelios / y nos rompe los tímpanos como el rock más duro / con sus buenos modales nos aturde / con su amenazario nos espolea / la noticia veneno llueve a cántaros / sobre los mendigos y los potentados / pero solo estos saben que es mentira / la noticia veneno ha ensayado con éxito / el falso tonillo de lo verosímil / y tal vez por eso enloquece a los cándidos / entristece a los tristes / como es obvio la noticia veneno / será finalmente desmentida / para gloria y prez / de los sobrevivientes".

Repetir las mentiras tantas veces, no las convierte en verdad, pero sí calan en los que las escuchan y así se asimilan inconscientemente, como cuando en las escuelas franquistas repetías cien veces la misma frase. Pienso que se tendría que enseñar en el colegio, no solo la Constitución, como proponen algunos, sino el pensamiento crítico y la creatividad, y sobre todo la importancia del respeto, siempre. ¡Es tan importante el respeto para la convivencia!

Cómo votar a un partido cuyo líder no hace más que insultar y mentir, en vez de decir cuál es en concreto su programa electoral, qué ofrece a los ciudadanos para mejorar en esta sociedad. ¿Hay algún político que mire por los ciudadanos, y no solo por el "quitate tú para ponerme yo"? Todos quieren ser presidentes, todos quieren el PODER. Escrito así con mayúsculas. Una vez en el poder imponen su ideología de partido o sus referentes religiosos en un estado aconfesional, no tienen en cuenta el bien común.

Seguir leyendo »

Honores a los vivos

En España, nuestro país, para que se te reconozca y se te agradezca la valía de tu trabajo y dedicación a mejorar la vida el bienestar de los demás, tienes que morirte, desgraciada y sarcástica realidad, así es.

El último y más reciente ejemplo lo tenemos con el fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba: los vivos agradecen los honores. Es obvio que los muertos, no.

Felices hubieran sido españoles de talla similar a la de Alfredo, como Tierno Galván, Marcelino Camacho, Adolfo Suárez, Fernández Ordóñez y otros tantos hombres de Estado, de recibir el agradecimiento popular y estatal en vida, estar presentes en todos los agasajos para perpetuar su nombre en la historia de este país, calles y estatuas con su nombre, así como manifestaciones multitudinarias de gratitud.

Seguir leyendo »

El modelo del 78 cierra su círculo

El Rey declara abiertos los Juegos Mediterráneos en una ceremonia con Torra y Sánchez

Para no enfadar a los admiradores de nuestra democracia he preferido titular "modelo" en lugar de "régimen", pero…

¿Acaso alguien puede negar que nuestra historia es única?

¿Cómo que no?

Seguir leyendo »

La España Vaciada no es una postal nostálgica en blanco y negro

Vivo en Soria, en un entorno privilegiado, rodeada de naturaleza y de un patrimonio histórico-cultural increíble. Vivo en una provincia despoblada (hay más), olvidada, incluso algunas personas piensan que estamos muertas. Se equivocan, somos personas fuertes, resilientes y perseverantes, nunca fuimos autómatas, nuestra capacidad para crear y emprender es infinita, somos únicos. La resistencia numantina no es una leyenda.

No nos queremos parecer a las grandes urbes, agotadas, desgastadas y castigadas por la sobrepoblación, la contaminación, el estrés, la deshumanización y las desigualdades. Algo a lo que habría que poner freno urgentemente. Queremos conservar la autenticidad de nuestra tierra, su valor ecológico incalculable, su sostenibilidad, su desarrollo local, sin renunciar a nuestros derechos como ciudadanía. Es imprescindible implementar políticas que descongestionen esas moles insostenibles y se piense en una vertebración del territorio, conectada y sensible con las personas y el entorno.

Las grandes ciudades, que crecen exponencialmente, están siendo el cobijo de los y las jóvenes emigrados que han hallado en sus fauces una oportunidad. Somos la España Vaciada, que como muy bien explica María Sánchez en su libro Tierra de Mujeres: "No somos la España vacía. Somos un territorio lleno de vida. De personas, de historias, de oficios, de comunidades. El medio rural y sus habitantes no necesitan que ninguna literatura los rescate. Necesitan que se los reconozca al fin, ocupar su espacio y recuperar la voz. Necesitan más que nunca que se afronten de verdad sus problemas y sus necesidades. Nuestro pueblos se mueren y lo que más necesitamos son soluciones de verdad, políticas comunes, medidas de urgencia, concienciación ciudadana. Necesitan los mismos servicios a los que pueden acceder nuestros hermanos que viven en las ciudades. Sobran las historias y la literatura si siempre proceden de los mismos. No necesitan paternalismos ni romanticismos".

Seguir leyendo »

Unidad en la memoria

La sede del Parlamento de Andalucía

Hay zozobra en las asociaciones de familiares de los republicanos que fueron matados por el fascismo. Desde la Junta de Andalucía llegan noticias contradictorias. Por un lado PP y Vox pactaban eliminar la Ley de Memoria Histórica a la que tildaban de "totalitaria". Era una de las 37 medidas del acuerdo cerrado en enero para la investidura del candidato del PP en cuyo punto 33 dice que populares y voxistas se comprometen a "promover una Ley de Concordia que sustituya a la Ley de Memoria Histórica".

Por otro lado noticias de última hora nos dicen que el gobierno andaluz de PP y Cs librará 265.000 euros para exhumar una fosa con 1.100 víctimas del franquismo: "La consejera de Cultura, Patricia del Pozo, se reúne con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, para desatascar el convenio entre Junta, Ayuntamiento y Diputación para la exhumación de la fosa de Pico Reja, donde se cree que fue enterrado Blas Infante… Es la primera actuación para recuperar víctimas del franquismo que acomete el Gobierno de Moreno Bonilla, mientras sus socios de Vox presionan para derogar la Ley Andaluza de Memoria Histórica".

Es un comienzo de primavera raro, tanto del tiempo meteorológico como del político. No llueve, hace calor y frío al mismo tiempo… los pinsapos de la sierra están esplendorosos y especialmente el que está al pie de las fosas donde están nuestros héroes republicanos. Llevaba tiempo sin dar semillas y este año las está dando en abundancia… así que he recogido para plantarlas y conseguir nuevos pinsapos nacidos de éste que lleva 80 años acariciando a nuestros familiares con sus raíces. Si lo consigo, Maricarmen Ruiz, Ana Avilés, Antonio Heredia, Cristóbal Sánchez, Ana María Peña, Mateo Peña, Inma Rosado y otros familiares podrán tener uno que nos mantendrá alertas en la verdad, la justicia y reparación.

Seguir leyendo »

La información molesta

El día 21 de marzo se publicó en este medio una información acerca del despido de 11 trabajadores del equipo de Errejón. Al parecer, causó un vendaval de indignación por una parte suficientemente importante de socios como para que este medio del que soy socia haya decidido 'explicarse'. Lo veo así, si recibo un correo electrónico que me informa del hecho, del que por otra parte estoy obviamente al tanto:

"Esta semana 'eldiario.es responde' se ha centrado en uno de los asuntos más polémicos de los últimos días en la comunidad de eldiario.es, la noticia sobre los despidos de Podemos que publicamos el pasado jueves 21 de marzo. Algunos socios han pedido su baja a raíz de esta información y, en los comentarios, muchos lectores cuestionaban la noticia en términos bastante críticos con este diario y con el periodista que la firma, Aitor Riveiro. Otros la defendían".

Y aquí va mi opinión. Porque opinar es libre. Pero informar está sujeto a unas normas de comprobación de la veracidad. Aunque muchos, muchísimos, "medios" no lo cumplan. Pero que muchos no lo cumplan, no significa que no siga siendo cierto. Creo que eldiario.es lo cumple, porque desde que lo leo todavía no vi un desmentido, o ninguno lo suficientemente representativo. Porque comprueban sus fuentes y su información. Informan de lo que sucede. Incluso con pleitos de por medio. Incluso incomodando a nosotros los socios.

Seguir leyendo »

La revuelta de la España vaciada

Sotuélamos (Albacete); casas despobladas / Foto: Javier Robla

El próximo domingo 31 de marzo tendrá lugar en Madrid una manifestación que llevará la voz tantas veces olvidada de los pueblos y las provincias más despobladas del país a la capital del Estado. Por el momento, a esta manifestación se han adherido casi 70 entidades sociales de 22 provincias. Sus organizadores, las plataformas ciudadanas "Teruel Existe" y "Soria Ya", ya consideran un éxito el gran eco que ha tenido su convocatoria y prevén reunir en Madrid a unas 100.000 personas en lo que se presume será una manifestación histórica.

Desde luego, la lengua y las palabras que la conforman no son elementos neutrales o asépticos y, en ese sentido, es evidente que no es lo mismo hablar de "España vacía" que de "España vaciada". Mientras que la primera expresión describe simplemente una situación, la segunda apela a una serie de causas o razones. Si existe una España vacía es porque ha sido vaciada por algo o por alguien. Está claro que no se pueden obviar las razones de carácter geográfico: relieve accidentado, clima extremo, etc., pero no son las únicas que explican la baja densidad de población de estas regiones. Por poner un ejemplo claro: el pico de población en la provincia de Teruel se alcanzó en 1910 con más de 260.000 habitantes. En la actualidad, viven en la provincia poco más de 130.000 personas, la mitad de la población de hace un siglo. Como Teruel, otras provincias del interior peninsular se vieron gravemente afectadas por los procesos migratorios ocurridos durante el desarrollismo franquista, donde miles de personas se vieron obligadas a emigrar a las zonas urbanas e industriales del país ante el declive de la agricultura y la ganadería y la falta de oportunidades de sus tierras de origen.

Con la restauración de la democracia en 1978, la situación no ha mejorado. Cientos de pueblos han desaparecido o están en vías de extinción y el índice de envejecimiento en los que todavía sobreviven es muy elevado por lo que el futuro para ellos no es nada halagüeño. Se podría justificar esta situación como un efecto negativo pero necesario de la modernidad, un peaje que se ha tenido que pagar para la conversión de España en un país moderno y avanzado. Para muchos, que observan la realidad del mundo rural desde la miopía de las grandes urbes, se trata de una cuestión de nostalgia. Para otros, que observamos esta realidad desde el conocimiento de vivir o haber vivido en estas comarcas, se trata de una cuestión de justicia. Todas las ciudadanas y ciudadanos de un país deben contar con unos derechos y oportunidades básicos para poder desarrollar su vida con normalidad pero es evidente que esto no se cumple en lo que algunos geógrafos han denominado la Laponia española por su bajísima densidad de población. Y aquí no sirve como pretexto apelar a las siempre socorridas razones climáticas u orográficas sino que hay que dirigir las miradas a la raíz del problema: la escasa o nula voluntad mostrada por la administración central y algunas administraciones autonómicas para dotar a estas comarcas de unos servicios mínimos: ambulatorios con atención primaria continua, escuelas e institutos, infraestructuras, medios de transporte públicos, conexión rápida de Internet, etc.

Seguir leyendo »

Lo inservible

El Depósito de lo Inservible había ido creciendo hasta convertirse en un gigantesco archivo que las paredes de aquel piso ya no podían albergar. A finales del siglo pasado apenas si contenía unos cuantos registros, pero una vez que los ciudadanos se enteraron de su existencia fueron incesantes las idas y venidas de la gente. Las gestiones y el papeleo eran de lo más simple: una fotocopia del DNI o del pasaporte, la descripción somera de lo que se deseaba depositar y por supuesto tener más de dieciocho años. El funcionario, escogido entre los millones de desempleados que había en el país, cumplía ocho horas de jornada laboral: de ocho a cuatro. En este horario podía desayunar, comer, ir a hacer alguna gestión personal tras colgar el cartel de "Vuelvo en un momento", y hasta dejar abierta de par en par la puerta del registro. Nadie pensaba que hubiera cosa alguna que robar en un depósito de lo inservible. Y tampoco necesitaba ser muy listo, no se requerían estudios superiores ni buena presencia. Para su trabajo contaba con una fotocopiadora, un viejo ordenador, unos impresos y un sello que decía "Recibido". El sueldo era pequeño pero, teniendo en cuenta lo cómodo de su misión y la alta tasa de desempleo, había miles de personas que optaban al puesto.

Melquiades Madera, el último empleado del archivo, era un joven de unos treinta años, con unas gruesas gafas y enormes 'brakets' que levantaban su labio de arriba y le daban una expresión despectiva. Y nada más lejos. Sentado en una banqueta detrás de la ventanilla de "Ingresos" -por cierto, la única- prodigaba sonrisas a los clientes, que el aparato de su dentadura trocaba en extraña mueca. Le hubiese gustado hablar con la gente, interesarse por su vida, preguntar por ejemplo qué quería decir el título de "Ideales" a algún ciudadano que lo depositase. Eran los más frecuentes y a la vez los menos voluminosos, apenas un par de folios. Los que más espacio ocupaban eran los denominados "Amor Imposible", que se extendían a lo largo de miles de legajos. Y por supuesto se leían también encabezamientos curiosos: "Gusto por el baile", "Comer pipas de calabaza", "El horóscopo", "Acordarme de Luis" y otros igual de extraños. Melquiades jamás los había consultado. Su trabajo no incluía esa exigencia.

Una mañana el aburrimiento hizo presa en él. Sólo había tenido que atender a una anciana con el registro de "El maquillaje". Paseó por entre los archivadores y cogió una carpeta al azar. Llevaba el título de "Ideales". Ya he comentado que esas eran las que más abundaban. Algo desconcertado, tuvo que leer varias veces la descripción de lo depositado como inservible porque le costó comprenderlo a la primera. Quizá es que la lectura no figuraba entre las aficiones de Melquiades. Al final volvió a colocar el dossier en su sitio con un hondo suspiro.

Seguir leyendo »