eldiario.es

9

Una España del siglo XXI

Recordaba yo estos días, a raíz de la excitación de las "tensiones territoriales" con mi tierra (León) incorporándose al vodevil, una anécdota que nos sucedió hace pocos años viajando por Nicaragua. Ibamos en taxi por Ometepe en animada cháchara con la taxista que nos llevaba, cuando esta nos miró sorprendida.

—Ah, pero que ustedes todavía tienen reyes. ¿Y no es eso una cosa muy antigua?

Sí, reyes. Y Síndic de Greuges, y Procurador del Común, y Lehendakari... y toda una ristra de instituciones con tintes medievales y olor a naftalina. Cuando nuestros aclamados padres de la patria diseñaron en la Transición de la dictadura la organización territorial del estado, en lugar de acudir a bucear en modelos de organización de un estado moderno, decidieron acudir a la "identidad nacional" y a los fueros medievales, custodiados en los códices de los monasterios.

Seguir leyendo »

El reto de una España plurinacional

Tal vez la alegría de muchos catalanes, aragoneses, vascos, andaluces, canarios, gallegos... se trate de recuperar la energía de hace 90 años. De ilusiones, y retomar la idea de vivir en un país moderno abierto y con miras al futuro orgulloso de todas sus peculiaridades. Pero igual que hace 90 años, tiene que haber la parte disonante que intenta con sus ondas de intransigencia invadir los espacios con ruido, bronca. Desafinando en el siglo XXI con ideas de nación única por la "gracia de dios", de un dios en minúsculas que amaga intenciones violentas, intransigentes, inquisitorias.

Creo que los diferentes pueblos del Estado han convivido socialmente durante siglos, respetándose mutuamente. Reconociendo, y muchas veces compartiendo, las diferentes formas de entender la cultura. Una cultura y costumbres populares, que siempre ha caminado junto a las diferentes lenguas y "dialectos" de las mismas. 

Curiosamente en España que es un ejemplo de país multicultural en cuanto su estructura social, en un momento en que internacionalmente se debate sobre las minorías culturales nacionales y los derechos de las mismas—, tiene que re-emerger con fuerza la idea del estado nacional único. Que en sí mismo nunca ha existido más allá que los que han intentado imponer desde el poder han imaginado.

Seguir leyendo »

Ahora toca devolverme mi carné del PSOE

Vuelvo a infringir la norma básica de no escribir en primera persona, pero debo hacerlo para dar a conocer mi doloroso e injusto testimonio en el seno de un partido de la izquierda. Ingresé en el PSOE, más concretamente en el PSN, en 1990, después de una larga militancia en el PCE una parte de ella durante la lucha anti franquista.

Curiosamente ya venía predestinado al haber nacido precisamente en la calle Ferraz 70, su actual sede. Lo hice como ya he comentado en alguna ocasión por dos razones: porque consideraba que podía y debía ser "la casa común de la izquierda", y porque siguiendo a los clásicos, entendía que la finalidad de esa izquierda era transformar la sociedad. Al ser el PSOE el partido mayoritario, debía trabajar en su seno para transformarlo en esa dirección.

No fueron fáciles los primeros años, porque un sector de quienes por entonces dirigían el PSN me consideraron como un infiltrado comunista, más aún al haber continuado mi militancia en CCOO, ya que me parecía excesivo dos cambios, de partido y de sindicato.

Seguir leyendo »

¡No nos falléis Pedro y Pablo!

Comienza un nuevo año en nuestro país (ponga aquí cada cual lo que desee) y lo hace con la ilusión, al menos para millones de progresistas, para las gentes de las diferentes izquierdas centrales y periféricas. Es el momento de echar a andar la experiencia histórica de un gobierno de esas izquierdas.

Manifiesto mi entusiasta apoyo condicional a esa nueva experiencia. Condicional, no incondicional, que lo será a medida que se vayan trasladando a la realidad lo puesto negro sobre blanco en esas 50 páginas del programa de gobierno.

Creo que pocas de las personas que se permiten estos días opinar sobre el documento se lo han leído y mucho menos estudiado y analizado hasta sus últimas consecuencias. Recomiendo que se haga para no frivolizar sobre cuestiones que figuran en él y tienen una relevancia fundamental para el futuro de nuestro plural país.

Seguir leyendo »

El gran necio

Si la parodia de Hitler en el 'El gran dictador', de Charles Chaplin, la trasladáramos a Donald Trump, la película debería titularse 'El gran necio'. Y es que, Trump, no para de jugar irresponsablemente con la bola del mundo y, como se le caiga, nos vamos a ir todos a hacer puñetas.

Este insolente y temerario presidente va por la vida rompiendo acuerdos, jactándose de ejecutar generales y de humillar a pueblos que considera inferiores y enemigos. La última tropelía ha sido la ejecución del general iraní, Qasem Suleimani, y, como consecuencia, la muerte de más de cincuenta personas por una avalancha de gente en el entierro de este. Aunque las consecuencias más graves, quizá, estén por venir.

Donald Trump es un matón, un pistolero de película del Oeste que va provocando por las tabernas del mundo. Este individuo nunca debió de llegar a ser presidente. Y ya que ha llegado, échenle, por favor. O mejor, deténganlo por asesinato. ¿Dónde está la justicia internacional ante estos asesinatos flagrantes que además de quitar vidas impunemente ponen en peligro la seguridad mundial?

Seguir leyendo »

El duelo no tiene manual de instrucciones

Un hilo en Twitter narrando una historia cotidiana acerca del duelo tras el fallecimiento de un ser querido me hizo reflexionar sobre el duelo tras la muerte de nuestro padre.

Mi madre ha ido retirando la ropa de mi padre en fases, pero tardó algunos años en deshacerse de la primera prenda. Llevó luto varios meses, incluso antes de morir ya había dejado preparada la ropa negra sobre la cama.

Después de enterrar a mi padre, mi madre, mi hermana, mi tía y yo nos quedamos solas en el salón de nuestra casa y un rayo nos atravesó. Mi madre abrió una caja de cartón con todas las cartas que mi padre le había enviado siendo novios, un acto que nos costó el desplome, fue demasiado arriesgado para la primera noche de duelo.

Seguir leyendo »

"Un ministro etarra"

La inefable presidenta de la comunidad de Madrid se va esmerando cada día y a las impropia declaraciones a las que ya nos va acostumbrando, ha querido añadir un peldaño más y ha pronunciado lo que hasta ahora, al menos para nosotros, es la barbaridad más gorda que hemos podido escuchar. Bueno quizá ex-equo con la de la lenguaraz (creemos que el calificativo le beneficia) portavoz del partido popular en el Congreso de los Diputados, cuando habló de que estábamos ahora peor que cuando ETA asesinaba; en este caso, y para justificar su inacción en cuanto a los presupuestos de la Comunidad de Madrid, vuelven a utilizar a la ETA, (¡que les gusta utilizar a quienes tanto dolor nos ha causado a unos y otros!, igual que utilizan a sus víctimas). A veces pensamos que quieren hacer olvidar que hace ocho años que ETA abandonó las armas (forzada por la democracia) y año y medio que se disolvió, por la acción democrática. ¡Cuanto parecen echarla de menos!

Ellos saben que es totalmente falsa además de fuera de lugar (o mejor decir, repugnante) dicha afirmación y dicho razonamiento y si no, que se lo expliquen a su colega de Andalucía Moreno Bonilla, que presume por todos lados de tener los presupuestos más temprano del mundo mundial.

Pero esto es un ejemplo más de la técnica de comunicación que históricamente viene aplicando el Partido Popular: utiliza (como todos los observadores sabemos) mensajes simples, emotivos, repetitivos, bien coordinados entre todos sus portavoces... y da igual que sean verdad o mentira, eso no les preocupa lo más mínimo; lo importante es que calen y les guste a sus potenciales votantes, es lo único que les vale.

Seguir leyendo »

En defensa de Jeremy Corbyn

Resido en el Reino Unido desde hace casi siete años y he seguido con interés las informaciones que se han publicado en España sobre las últimas elecciones británicas. Me ha sorprendido un artículo de opinión que Eduardo Suárez, cofundador de El Español y residente en Londres, publicó poco después de la abultada victoria de Boris Johnson. Suárez atribuía gran parte del éxito de Johnson a la escasa estatura de su rival, el laborista Jeremy Corbyn.

Aunque respetable, la publicación de este artículo en eldiario.es no dejó de sorprenderme. Me recordó demasiado a las opiniones de medios mayoritarios, tanto británicos como españoles, de las que busco refugio en estas páginas. El análisis de Suárez me parece basado en un cúmulo de lugares comunes, movilizados en todas las esferas de la vida pública y que han contribuido de forma decisiva a que el ala derecha del Partido Conservador conquiste el poder británico. Tanto los resultados en sí como la manera en que se han producido afectan a la construcción de una alternativa real a las políticas de austeridad. Por su importancia más allá de las fronteras británicas me gustaría responder a las opiniones de Suárez:

1) Su artículo abunda en la manida acusación de antisemitismo tanto a la figura de Corbyn como a sus seguidores. Durante toda su carrera política, Corbyn ha apoyado el antisionismo en Oriente Próximo y, sobre todo, los movimientos de liberación nacional palestinos. Desde que se afianzó su liderazgo en el Partido Laborista, todos los medios británicos, incluidos The Guardian y la BBC, comenzaron a asociar este apoyo con posturas antisemitas y a publicar prácticamente a diario informaciones al respecto. Esta avalancha informativa resulta, cuanto menos, chocante dado que el antisionismo de Corbyn es bien conocido y las 'pruebas' que los medios aportan datan, en ocasiones, de décadas.

Seguir leyendo »

Un gobierno de izquierdas, para eliminar las tensiones centro-periferia

A la hora de escribir esta reflexión se desconoce aún, si el esfuerzo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias por configurar un gobierno de izquierda va a tener éxito. Solo parece que haya una alternativa para que ese sueño sea posible, el apoyo por activa (voto afirmativo), o pasiva (abstención) de ERC y probablemente también de Bildu y BNG.

Las otras dos posibilidades tendrían consecuencias demoledoras para la izquierda a medio y largo plazo. La primera sería la implicación de la derecha extrema en un gobierno del PSOE, que en buena lógica exigirían fuera en minoría. Eso llevaría a una situación de inestabilidad, de duro confrontación entre las izquierdas estatales y periféricas con su consecuente debilitamiento, en especial del socialismo que sufriría el desgaste de la sensación de traición que invadiría su base social.

Ese gobierno duraría justo hasta que las encuestas consolidaran un vuelco, justo en el instante que esa derecha extrema dejaría caer el gobierno para arrasar en unas nuevas elecciones. La duración no sobrepasaría el año de mandato para Pedro Sánchez.

Seguir leyendo »

Y alardean: ¡Qué pocas luces!

No sé si a medida que voy escribiendo cambiaré el título, pero es lo primero que me sale cuando vuelvo a escuchar hoy en La Sexta, en El Objetivo —por cierto, un programa estupendo— las palabras de Abel Caballero y de Martínez Almeida rivalizando sobre quién tiene las mejores luces de la ciudad en las fiestas de la Navidad y su consiguiente derroche. 

Y resulta que además, otros pequeños municipios se van sumando a esta competición. Del señor Martínez Almeida no me sorprende tanto. Desde mi punto de vista, la sensibilidad social suya y la de su partido, deja bastante que desear. No solo hacia las personas, sino también hacia el medio ambiente y la emergencia climática.

Seguir leyendo »