eldiario.es

9

Preocupación y tristeza

Nací en Barcelona en 1986. Puedes llamarme barcelonesa, catalana, española o ciudadana del mundo. Me da igual. Mi madre nació en una aldea de Galicia; mi abuelo paterno, en un pueblo de La Mancha. Yo, en Barcelona. Nacer aquí o allí es un mero accidente histórico. Por eso no creo en los nacionalismos.

Estoy en casa a pesar de ser un viernes laborable. He preferido no ir a trabajar. He pedido fiesta para evitar problemas de movilidad por la huelga (una huelga, por cierto, que no secundo).

Son las diez y cuarto de la mañana. Me siento en el sofá y hago zapping: veo Antena3 (Espejo público), LaSexta (Al rojo vivo) y Tv3 (Els matins) y lo que siento es mezcla de preocupación y tristeza. Porque los discursos ya han derivado en realidades paralelas que no quieren encontrarse. Ya nadie habla de Estatut, de mejora del sistema de financiación de las autonomías, de respeto a la diversidad. Hay dos bandos que quieren ganar, imponerse. Y mientras tanto, la frustración de unos jóvenes sin futuro, en un mundo neoliberal de crisis perpetua, estalla en las calles disfrazada de una causa que en realidad no explica nada. La independencia es sólo una excusa, aunque seguramente muchxs de ellxs ni lo saben. Y yo sigo aquí, sentada, pensando en lo fácil que sería solucionar esto si la gente estuviera dispuesta a ello. Pero ya nadie está por la labor. Hay que ganar, y la paradoja es que al final, perdemos todxs.

Seguir leyendo »

El músculo que viene

Creo que nos encontramos en una situación donde parece que los poderes centrales están un poco despistados en cuanto al posicionamiento de cierta parte del independentismo. Lo digo como un no independentista por motivos de sentir la absoluta carencia de pasión hacia este tipo de lucha, es decir, la identidad nacional, en ningún espacio, pero siempre con el respeto de que cada uno puede creer en lo que quiera sin la necesidad de convertirse en un predicador, hacia los agnósticos o los herejes, de las creencias propias o compartidas sobre anheladas utopías.

Tengo entendido que en el momento que estalló la guerra de sucesión, el sentimiento de parte de los catalanes en ese momento ya era la de intentar independizarse de un futuro Estado regido por el nieto de Luis XIV, estereotipo del absolutismo, generador del unionismo francés, famoso por la frase atribuida "el Estado soy yo" o mejor la de su propia pluma "El bien del Estado constituye la Gloria del Rey". De hecho, el digno descendiente del rey Sol derogó los fueros de Catalunya, los de Valencia y los que quedaban de Aragón tras las alteraciones de 1591 acompañadas de la decapitación del Justicia, Juan de Lanuza, por orden de Felipe II.

Esta aspiración de separarse del resto de España que viene de lejos siempre ha estado presente variando el número de sus adeptos convencidos de ser poseedores del soberanismo y que se ha ido transmitiendo generacionalmente o socialmente durante 3 siglos.

Seguir leyendo »

Cuando la sentencia entra por la puerta, la democracia sale por la ventana

En primer lugar, mi absoluto rechazo al lamentable desempeño de la justicia durante el procés y la enorme responsabilidad que tiene la clase política en todo el conflicto. La obsolescencia de la Constitución del 78 no hace más que ser cada día más evidente. La imparcialidad del poder judicial y la miopía de todos los partidos políticos implicados en el conflicto (no digo catalán porque no es solo catalán) territorial y social, están causando un daño enorme a los derechos fundamentales de nuestra democracia y, como suele suceder, las consecuencias las paga el pueblo, con pensamientos y sentimientos amordazados, con moratones y ojos cegados.

Considero injustas y desproporcionadas las cargas policiales de estos días, igual que rechacé las cargas policiales en cada una de las manifestaciones sociales y políticas que hubo en este país en las últimas décadas.

Sin embargo, cada vez que me sumé a las protestas en Barcelona, con la voluntad de defender la libertad de opinión, el derecho a decidir y en definitiva la democracia, he sido automáticamente categorizada de independentista. Algo políticamente lógico si entendemos que, tanto desde los partidos independentistas les conviene alardear de adeptos (aunque no les correspondan) como también a los "defensores de España" les es útil intentar asustar con que "ellos son un montón" y así alimentar la división entre ellos y nosotros.

Seguir leyendo »

La vida laboral de los trabajadores pobres en La España de la recuperación económica: de la aplicación masiva de los ERES al incremento del salario mínimo interprofesional

Desde la primera reforma laboral en 2010, de la mano del entonces presidente del gobierno socialista, tras desatarse ferozmente la llamada 'crisis' (se me viene a la memoria aquel título del disco de 'supertramp' titulado 'Crisis? What crisis?'), pasando por la siguiente 'vuelta de tuerca' con la ya tristemente famosa reforma laboral del gobierno popular en 2012 (¿Para salir de la crisis?) y actualmente en vigor, hasta la presente subida del salario mínimo interprofesional (SMI) con el actual gobierno, que ya está provocando nuevos despidos en las empresas con la excusa de no poder asumir dichos incrementos.

La clase media de este país, el grueso de la clase obrera y trabajadora, la que ha soportado con mayor crudeza el embate de todas las crisis, de todas las reformas laborales, de jubilación, de pensiones... se están viendo crecientemente empobrecidas y reconvertidas en clase media baja, cuando no directamente trabajadores pobres; ya que no han dejado de bajar en sus ingresos económicos, de perder poder adquisitivo mientras todos los productos y servicios siguen subiendo, hasta el punto de empobrecerse de manera endémica; mientras las clases dirigentes, la élites económico financieras, la clase bancaria, los grandes empresarios, los altos directivos políticos, las eléctricas, las empresas del Ibex 35, no han dejado de subir sus dividendos obteniendo pingües beneficios mientras las clases medias contemplamos atónitos como nuestro poder adquisitivo mengua sin cesar.

El ejemplo que voy a desglosar de todo este proceso de empobrecimiento está sacado de la realidad cotidiana de miles de individuos y familias de toda España. Sin ir más lejos, para ilustrar este relato pondré un ejemplo cercano, la vida laboral de mi propio hermano y que representa de manera brutal todo lo que digo.

Seguir leyendo »

La proporcionalidad

La medida de proporcionalidad respecto a las causas y consecuencias de las acciones que cometemos, promovemos, expresamos o juzgamos, cuando se tratan de situaciones políticas o colectivas, deben atender el máximo de intención en dirección a la armonía de convivencia y evitar la distorsión colectiva.

Las decisiones de políticos, las judiciales respecto a actos políticos, los discursos, las consignas... Todas ellas en tiempos de tensión deben tener como constante la disminución de la presión cuando esta ha sobrepasado los límites de la convivencia armónica.

Estos días están impregnados de situaciones semejantes, la distorsión aumenta cuando las notas las emiten personas ejerciendo cargos públicos dígase juez, militar, presidente de gobierno o de cámara parlamentaria, cargo político...

Seguir leyendo »

Sobrevivir al cáncer: no es un lazo rosa, es un nudo y doble

Soy superviviente de un cáncer (linfoma estadío IV). Un milagro estar escribiendo hoy esta carta, tres años después.

Desde el diagnóstico de la remisión total estoy obligada a ser feliz como nunca. Pues no, no soy tan feliz como la gente presupone.

Cuando me diagnosticaron el cáncer era una mujer de 52 años, aunque menuda, con un buen estado físico, practicaba algo de deporte, era capaz de bailar, correr y saltar. Mi cuerpo respondía bien a cualquier actividad que se me antojaba practicar.

Seguir leyendo »

Agárrense que vienen curvas

Fantástica semblanza del aburrimiento nato, Sánchez exige a los catalanes independentistas cumplimiento de la ley por diálogo y a los 2 millones de catalanes o residentes que piden cambios en la financiación ni les dirige la palabra, campaña de elecciones donde los catalanes no independentistas y los independentistas que se conformarían con una interpretación del estatuto raspado sin raspar se sienten ninguneados por el líder socialista como si el único o principal problema de Catalunya fuera la independencia y no la financiación que es el punto de partida de la multiplicación de los independentistas, pero las encuestas diarias le deben decir que cuanto peor esté con Catalunya más votos sacará del hipotético centro que debe compartir con Errejon. Delante de él Ribera aparece en Catalunya con una actuación que le ayude tener credibilidad además de recuperar la imagen. Para ello paraliza el Parlament con una moción de censura que iba a perder desde el minuto uno y evita que los parlamentarios dejen de hacer su trabajo, que de todas maneras no harían, ya que están más preocupados con el "proces" el "antiproces" y la sentencia que con las leyes o las normas para la mejor convivencia que es por lo que cobran, ya sabemos posiblemente no hubieran hecho nada pero tampoco se trata de ponérselo más fácil.

Mientras Pablo Casado "el pescador" observa y realiza ajustes para pescar de Vox o de los acólitos de Ribera votos y repescar políticos moderados que le limpien la imagen patética de pactar con la extrema derecha, ya se sabe lo de a río revuelto ganancia de pescadores, observa tranquilamente como crecen sus expectativas de voto y como la jugada de Sánchez con piropos a Errejon le va a salir rana, como mínimo por ahora, en cuanto a ganancia de votos, posiblemente las posturas nacionalistas españolistas de Casado y Sánchez hagan que reciban por partes iguales las pérdidas de Ciudadanos, pero de la parroquia de los socialistas, descontenta con las decisiones del presidente, también muchos migrarán a Más país y Podemos.

Total que volveremos a estar igual los números no saldrán y si las tesis nacionalistas españolas se imponen no nos tenemos que extrañar en ver un gobierno del PPSOE o una situación donde los dos grandes, en busca del afianzamiento del bipartidismo, pacten la legislatura, si es así esta será dura y lo que muchos consideran el problema más determinante para convocar las elecciones, es decir la relación con Catalunya, lo único que hará es agravarse.

Seguir leyendo »

Mujeres gitanas, una mirada hacia el feminismo plural

Cuando Lara Kanta me dijo que tenía un libro para mí de relatos de mujeres gitanas mi cerebro comenzó a proyectar diapositivas de golpe. Inmediatamente recordé con nostalgia las veces que había compartido con Lara las imágenes de aquellas diapositivas con los chicos y las chicas gitanas, con sus familias. Fueron ratos bonitos, pero insuficientes, me faltó tiempo para escuchar y comprender. Se abrió un paréntesis de circunstancias que me alejó del pueblo gitano, y hoy me doy cuenta de que apenas les conozco y eso me frustra.


Cuando tuve el libro entre mis manos esas vivencias volvieron de repente, algo en mí se removió y pensé en lo rápido que pasa el tiempo y en lo mucho que me quedó por aprender. La publicación de 'La lucha por un futuro mejor. Relatos de mujeres gitanas ribereñas', coincidiendo con el 8 de marzo, donde 60 mujeres gitanas de Aranda de Duero y Roa construyen una historia de vidas, todas ellas diferentes, pero con un mismo hilo conductor, el anti-gitanismo como monstruo a combatir, es un golpe letal al silencio y una mirada hacia un "feminismo plural": "Me doy cuenta que somos mujeres, muchas mujeres, todas diferentes, pero con una misma lucha".

Cada reflexión y vivencia de este libro es una reivindicación, una ruptura con el relato escrito por otros, es un manual que cuenta en primera persona su historia, la de las mujeres gitanas de Aranda y La Ribera. Leyendo sus relatos es como si estuviera escuchándolas y hasta viéndolas. Algunas mujeres cuentan que se sienten más discriminadas por ser gitanas que por ser mujeres, y que los rasgos físicos son una desventaja a la hora de encontrar trabajo: "Lo achaca a que cuando la ven, la rechazan, quizás porque es la que tiene los rasgos más marcados, 'la más gitana' de aspecto, y eso está yendo en su contra". Nos hablan de estereotipos, de machismo, de patriarcado, de los medios de comunicación, de miedos, de sororidad, de la familia, de los estudios, del trabajo, de las creencias, de cultura, de libertad, de sueños, de amistad, de igualdad de oportunidades, de derechos, de racismo, de identidad, de discriminación.

Es una obra coral que pone de manifiesto la incomprensión y la obsesión de esta sociedad por esconder la cultura gitana, borrarla, ignorarla, mimetizarla. "Es que no se integran", decimos en forma de cantinela (que suena a excusa). Lo que pasa es que no queremos escucharlas, en realidad nunca hemos querido, no nos ha interesado ni lo más mínimo, porque como dice la feminista gitana Silvia Agüero. "Quieren incluirnos, integrarmos, quitarnos nuestra gitanidad y hacernos payos y payas porque les molestan nuestros modelos organizativos". Es como si tuvieran que pedir perdón: "Mira, es que soy gitana".

"Que siempre hemos tenido que estar calladitas por pertenecer al pueblo gitano. Y, sin embargo, podemos hacer este libro, e igual que este libro las mujeres gitanas podemos conseguir lo que nos propongamos", cuenta una de las protagonistas del libro.

He subrayado algunas frases del libro, necesitaba marcar los testimonios y redoblar su fuerza. Con algunos párrafos me he emocionado, con otros he sentido rabia, impotencia y hasta culpabilidad. He descubierto a grandes referentes de mujeres gitanas, a mujeres valientes, luchadoras, resilientes, con una vida interior inmensa, me he descubierto a mí misma derribando muros latentes. Este libro me ha llevado a leer otros textos que a su vez han derribado más muros. El artículo ¡Integrá te veas! de Silvia Agüero, cuya lectura os recomiendo encarecidamente, me pareció un trallazo que hace volar por los aires todos los estereotipos, analizando y criticando las políticas de integración del pueblo gitano entre 1499 y 2018.

Las mujeres de este libro hablan de la doble discriminación, de la presión, de sentirse juzgadas, de la estigmatización, de la infravaloración: "Yo he tenido que hacer frente durante toda mi formación al sentimiento de no pertenencia, a las bajas expectativas que ha proyectado el profesorado sobre mí por ser gitana, a la orientación educativa inadecuada basada únicamente en los prejuicios y al discurso racista normalizado, tanto por parte de alumnos como de profesores incluso en la universidad. Por otro lado, el machismo que he vivido ha sido el mismo que vive una mujer paya. Sin embargo, creo que no queda claro que los gitanos somos un pueblo con un origen y una historia común, y no una parte de la sociedad a la que se puede recurrir para achacar todos los males sociales, la cabeza de turco perfecta, sin voz ni voto para nadie", explica Janire Lizárraga.

Me quedo con uno de los últimos párrafos del testimonio de esta mujer que invita a la reflexión y a la autocrítica feminista. Qué importante es revisarnos y tomar perspectiva: "En el caso de unir feminismo y comunidad gitana, se habla desde el total desconocimiento y nula empatía. Las mujeres pasamos a ser personas subdesarrolladas, sumisas y analfabetas, que para ser feministas, tenemos que vivir un proceso de aculturación (dejar de ser gitanas) y aspirar al ideal de mujer que determina la sociedad mayoritaria. Y en el caso de los hombres se convierten en una especie de salvajes, "los más machistas de los machistas". Es como ese "y tú más" que utilizan los niños pequeños, "si la sociedad paya es machista, la gitana más". Lo grave de esta situación es que las mismas mujeres que se consideran feministas, que como colectivo en desventaja lucha por la igualdad, actúan de la misma manera que ellas denuncian: "Juzgando, observándonos desde el paternalismo, ignorando nuestra voz, minimizando el racismo que sufrimos e incluso, sacando provecho de la exclusión en la que nos encontramos".

Finalicé la lectura con la convicción de haber leído la historia de las mujeres gitanas de Aranda y la comarca contada por ellas mismas, sin filtros, con todos los matices, con honestidad y transparencia. Lara Kanta, qué tesoro me llevo.

Seguir leyendo »

El voto inútil

La provisionalidad del inquilino actual de la Moncloa comenzó desde que obtuvo la presidencia mediante una moción de censura contra el líder de un partido castigado judicialmente tanto en la institución como en muchos de sus representantes. Esta provisionalidad vino corroborada por la imposibilidad de aprobar los presupuestos necesarios para llevar a cabo su política. Se acentuó y llegó a ser formal desde el momento en que se vio obligado a convocar elecciones.

Y ahí sigue desde entonces el fajador que sufrió varias derrotas en el seno de su propio partido y sobrevivió a ellas, el oportunista que supo aprovechar el momento para obtener la presidencia del Ejecutivo y que, a mi juicio debió haber devuelto inmediatamente la palabra al pueblo, dada la exigua representación parlamentaria que tenía entonces y que, quedó demostrado, le impedía gobernar. En la actualidad, con mayor representación, es ambicioso y quiere más. O tal vez los poderes fácticos de este país le prohibieron pactar un gobierno de coalición con los representantes legítimos de una forma de pensar que debía de ser más afín con los ideales que él dice representar. Pero sospecho que Pedro Sánchez no tiene ideales.

Su ideal es obtener el poder por el poder aunque para ello tenga que ir endureciendo o suavizando su discurso político según el viento que sople. La situación de un país no cambia tan de la noche a la mañana como para decir hoy una cosa y mañana afirmar otra distinta. ¿Cuál es mi PSOE? ¿Republicano pero monárquico por conveniencia? ¿De izquierdas aliado con el liberalismo económico imperante? ¿Laico indulgente con las prerrogativas a mi juicio inadmisibles de la Iglesia católica? Los políticos honestos presentan sus propuestas y esperan ser votados por ellas, no se dedican a modificar posturas constantemente para atraer los votos de según qué lado del espectro conviene en cada momento.

Seguir leyendo »

Algunos desmanes vigentes en la creciente anomia social

Estamos llenando las ciudades de perros, dejando solos a los ancianos y olvidándonos de tener niños. Las parejas heteros no quieren saber nada de la soledad cotidiana del progenitor viudo o viuda. Tienen más en cuenta la posible soledad de sus mascotas. Estamos llenando las viviendas con perros , con lo que tiene de disminución del nivel de higiene familiar y social. Móviles y perros forman parte del visionado diario de las calles de nuestras ciudades. Móviles adictivamente usados y perros con los que paliar el sufrimiento de nuestros traumas personales. Los escasos metros cuadrados de jardines son convertidos en el defecadero diario de sus amadas mascotas. Hay, incluso, los que defienden el derecho de los dueños a no limpiar las heces de su animal preferido. Con el tiempo, acabarán reclamando el derecho de sus animalitos urbanos a la operaciones quirúrgicas gratuitas, pues para algo pagan como ciudadanos sus impuestos... El posible miedo de algunos de nosotros a compartir el ascensor de la vivienda con ciertas razas caninas es, para sus amables dueños, una paranoia tratable por el psicólogo de turno. Sus narices yendo a oler nuestras partes íntimas, para reconocernos obviamente, no deja de ser una nimiedad que hace gracia a sus protectores. Algo que, lógicamente, se permite a los canes y en modo alguno a los seres humanos. Y no digamos nada de los micciones ácidas de las esquinas negras de nuestras ciudades... Sólo ellos tienen derecho a mear en la via pública. Sólo ellos. Sus orines no son escandalosos como los nuestros. Sólo son orines perrunos.

Móviles como compañeros-pantallas del caminar por la calle, perros al lado, y una sensación personal de estar viendo seres humanos convertidos en auténticos zombis humanos...Esta visión dolorosa es la que estamos creando a mansalva por las ciudades. Al pueblo no se le ha preguntado sobre la posible influencia negativa de las tecnologías mal llamadas de la comunicación. Al pueblo, como a un niño, se le socializa en la estupidez humana postmoderna y aquí no ha pasado nada. Los jóvenes ya no hablan con los amigos reales, sino que confraternizan con los amigos virtuales, a los que llaman, también, sus amigos... ¿Quién ha dado permiso, o qué debate público se ha llevado a cabo, sobre la introducción, nada neutra, de estas nuevas tecnologías, posiblemente perversas, de las relaciones humanas?... El capital hace lo que quiere con la población humana. Transforma sus relaciones íntimas al albur de sus intereses económicos y politicos. Y así nos va. El libro desaparece del entorno público, y el móvil, casi nunca utilizado como libro, sustituye al posible desarrollo educativo de la lectura como fuente de formación conceptual. Ver, ver desde los prejuicios y mitos personales, se impone frente a la lectura comprensiva y crítica con lo dado. Ver lo tenemos en común con los animales, pensar conceptualmente es propio de nuestra especie. Vamos, con el simple ver, para atrás. Y, por cierto, si no llevas perro y móvil al andar por la ciudad te has convertido ya en un pobre marciano urbanita. Un ser ya extraño. La misma policía, por la noche, si te ve paseando solo, sin perro, te imagina más fácilmente, un posible delincuente: sacar a pasear un perro es más natural que pasear solo. A esta estupidez social hemos arribado. Cada vez más idiotas en el viejo sentido etimológico del término. Cada vez más egoístas y pobremente hedonistas. Cada vez menos humanos.

Seguir leyendo »