Sobre este blog

En este blog se agrupan intelectuales, académic@s, científic@s, polític@s y activistas de base, que están convencid@s de que la crisis de régimen que vivimos no podrá superarse si al mismo tiempo no se supera la crisis ecológica.

Queremos que la sociedad, y especialmente los partidos de izquierda y los nuevos proyectos que hoy se están presentando en nuestro país, asuman alternativas socioeconómicas que armonicen el bienestar de la población con los límites ecológicos del crecimiento.

Coordinan este blog José Luis Fdez. Casadevante Kois, Yayo Herrero, Jorge Riechmann, María Eugenia Rodríguez Palop, Samuel Martín Sosa, Angel Calle, Nuria del Viso y Mariola Olcina, miembros del grupo impulsor del manifiesto Última Llamada.

Adiós, estabilidad climática

Sobre este blog

En este blog se agrupan intelectuales, académic@s, científic@s, polític@s y activistas de base, que están convencid@s de que la crisis de régimen que vivimos no podrá superarse si al mismo tiempo no se supera la crisis ecológica.

Queremos que la sociedad, y especialmente los partidos de izquierda y los nuevos proyectos que hoy se están presentando en nuestro país, asuman alternativas socioeconómicas que armonicen el bienestar de la población con los límites ecológicos del crecimiento.

Coordinan este blog José Luis Fdez. Casadevante Kois, Yayo Herrero, Jorge Riechmann, María Eugenia Rodríguez Palop, Samuel Martín Sosa, Angel Calle, Nuria del Viso y Mariola Olcina, miembros del grupo impulsor del manifiesto Última Llamada.

Con este frío y tanta nieve ¿cómo va a haber calentamiento global? Pues sí. Contra las apariencias, y contraintuitivamente - como lo son los procesos sistémicos - el sistema climático de la Tierra ha sido definitivamente desestabilizado, cosa para la que, a estas alturas, caben ya pocas dudas. Las causas físicas no cesan ni con una reducción notable de la actividad económica inducida por la pandemia, y por tanto de las emisiones. Esta ola de frío es una consecuencia indirecta del calentamiento global, y directa del extremo calentamiento del Ártico. ¿Cómo es esto posible? Bueno, tal vez le haya sorprendido que el frío, que suele llegar desde el norte, en esta ocasión haya venido también del sur y haya sido hacia el norte adonde se ha ido desplazando.

El vórtice polar del Ártico (conocido más cerca de la superficie como jet stream, o corriente en chorro), determinante del clima global, ha perdido una vez más la estabilidad que lo constriñe a la zona polar. Aunque desde la perspectiva meteorológica es todavía pronto para disponer de una explicación detallada, lo cierto es que, en el Ártico, las temperaturas han llegado a ser de +24 °C en pleno invierno (ver figura). Ello provoca que inmensas cantidades de aire polar pierdan su adherencia a la corriente y se precipiten más o menos libremente hacia el sur. Filomena, intensificada al oeste del golfo de Cádiz, tomó una ruta ascendente justo por encima de la península ibérica.

Descubre nuestras apps