Sobre este blog

Piedras de papel es un blog en el que un grupo de sociólogos y politólogos tratamos de dar una visión rigurosa sobre las cuestiones de actualidad. Nuestras herramientas son el análisis de datos, los hechos contrastados y los argumentos abiertos a la crítica.

Autores:

Aina Gallego - @ainagallego

Alberto Penadés - @AlbertoPenades

Ferran Martínez i Coma - @fmartinezicoma

Ignacio Jurado - @ignaciojurado

José Fernández-Albertos - @jfalbertos

Leire Salazar - @leire_salazar

Lluís Orriols - @lluisorriols

Marta Romero - @romercruzm

Pablo Fernández-Vázquez - @pfernandezvz

Sebastián Lavezzolo - @SB_Lavezzolo

Víctor Lapuente Giné - @VictorLapuente

Luis Miller - @luismmiller

Lídia Brun - @Lilypurple311

Sandra León Alfonso - @sandraleon_

Votantes hooligans

Sobre este blog

Piedras de papel es un blog en el que un grupo de sociólogos y politólogos tratamos de dar una visión rigurosa sobre las cuestiones de actualidad. Nuestras herramientas son el análisis de datos, los hechos contrastados y los argumentos abiertos a la crítica.

Autores:

Aina Gallego - @ainagallego

Alberto Penadés - @AlbertoPenades

Ferran Martínez i Coma - @fmartinezicoma

Ignacio Jurado - @ignaciojurado

José Fernández-Albertos - @jfalbertos

Leire Salazar - @leire_salazar

Lluís Orriols - @lluisorriols

Marta Romero - @romercruzm

Pablo Fernández-Vázquez - @pfernandezvz

Sebastián Lavezzolo - @SB_Lavezzolo

Víctor Lapuente Giné - @VictorLapuente

Luis Miller - @luismmiller

Lídia Brun - @Lilypurple311

Sandra León Alfonso - @sandraleon_

La polarización está de moda. Con ello no me refiero a la repetida crispación con la que se gestiona el desacuerdo y el intercambio político en España, sino a los estudios académicos que tratan de analizar este fenómeno político. Una de las últimas contribuciones en este sentido es el libro “De votantes a hooligans” del profesor de la Pompeu Fabra Mariano Torcal, quien presenta seguramente el estudio longitudinal más completo hasta la fecha sobre esta cuestión para el caso español[1].

El libro arranca aportando claridad sobre el tan manido concepto de polarización y situando a España en perspectiva comparada. La polarización de los afectos (polarización afectiva), que es de lo que trata este libro, mide la distancia entre los sentimientos positivos que nos generan los votantes del partido con el que nos identificamos y el desafecto que sentimos hacia los votantes de otros partidos. Esta polarización es distinta de la polarización ideológica (la percepción de los ciudadanos sobre cómo de distantes son ideológicamente los principales partidos políticos) y del extremismo ideológico (cómo de distantes son los ciudadanos en sus preferencias políticas sobre distintos temas como el modelo territorial, la homosexualidad, la inmigración o los impuestos), aunque pueden estar relacionadas.

De la revisión del debate y del escrupuloso análisis de datos que aporta el libro, me gustaría destacar cuatro aspectos relevantes sobre la naturaleza y el cambio en el comportamiento político de los ciudadanos, sus causas y sus consecuencias. La primera es la transformación de los votantes en hooligans partidistas que participan en política de manera distinta. Ya no se trata tanto de votar al partido más cercano a las políticas públicas que preferimos, sino de participar como una expresión de lo que somos, de nuestra identidad. Esta afirmación, que guía el principal argumento del libro, suscita la pregunta de si somos ahora más hooligans que antes, aunque la confirmación de este proceso se tope con las dificultades de un análisis longitudinal más amplio. En todo caso, la consecuencia de este proceso es que la política se convierte en un juego de suma cero donde lo importante es ganar al otro. Así, en menos de una década hemos pasado de una situación donde la principal crítica al sistema era que no te jugaras nada en las elecciones porque, a ojos de los ciudadanos, daba igual quién estuviera en el poder (la llamada crisis de la democracia representativa), a la situación contraria: que los votantes sientan que se juegan demasiado en las elecciones.

Descubre nuestras apps