eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ignacio Jurado

Soy Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Oxford y profesor en la Universidad de York. Mis áreas de análisis son el comportamiento electoral y la economía política.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 721

Tres miradas al barómetro del CIS sobre Catalunya

Todos los barómetros del CIS que incluyen indicadores electorales y de valoración política suscitan siempre una gran expectación y son ampliamente comentados por los medios de comunicación. Sin embargo, la expectación generada por el último barómetro que ha dado a conocer este organismo público, a través de su página web, seguramente bate récords. Se esperaba este barómetro, realizado entre el 2 y el 11 de octubre, para valorar el impacto, a nivel nacional, de la crisis catalana en el clima social y el pulso electoral. Se trata del primer estudio de opinión pública realizado por el CIS después de que se produjera el estallido de la crisis catalana, tras la celebración el pasado 1 de octubre del referéndum independentista.

El acusado incremento de la preocupación social por la situación de Catalunya ha sido uno de los resultados que más se han comentado. Algo que no es de extrañar, si tenemos en cuenta que el desafío independentista se ha convertido en un solo mes en la segunda preocupación ciudadana, sólo superada por el paro y desbancando al tercer puesto del ranking de problemas la inquietud que genera la corrupción y el fraude.

Seguir leyendo »

¿Qué catalanes quieren un referéndum pactado?

Tras unos años en los que el apoyo a la independencia en Cataluña ha subido drásticamente (pasando de cotas de alrededor del 15 o 20% antes de 2010 a superar el 40% poco después), el independentismo parece haber encontrado un techo o incluso haber descendido en los últimos meses. Así, la situación más o menos estable que existe en Cataluña es una división entre dos grupos de parecido tamaño alrededor de la idoneidad de la independencia en Cataluña. Esto, además, tiene un reflejo en el sistema de partidos, donde se han ido configurando dos bloques: uno con partidos que están en contra de la independencia y otro con partidos que están a favor. Estos bloques son diversos internamente, pero la realidad es que las transferencias de voto entre ellos son bastante pequeñas.

Frente a este panorama, hace unos días mi compañero Lluis Orriols hablaba  aquí aquí del grupo de independentistas sobrevenidos e instrumentales que todavía podrían volver a conectar “con España”. Su argumento es que hay un grupo de independentistas, minoritario, que a día de hoy prefieren independencia a statu quo, pero que podrían hacer el camino de vuelta si pensaran que hay una alternativa distinta dentro del Estado. En este post querría hablar de otro grupo que también puede ser decisivo para cómo se terminen configurando las mayorías en Cataluña: los ciudadanos que apoyan un referéndum pactado con el Estado. Según datos del último barómetro del CEO (Centre d’Estudis d’Opinió), un 71% de catalanes está a favor de un referéndum. De ellos, dos tercios (un 48% de los catalanes) apoyan el referéndum con independencia de si es acordado o unilateral. En cambio, aproximadamente un tercio (23,4 % del total de los catalanes) está a favor del referéndum solo si es acordado con el gobierno español.

Seguir leyendo »

¿Cosmopolitas por Corbyn? Unos apuntes para entender las elecciones británicas

A pesar de que en el momento de convocar las elecciones la práctica totalidad de los analistas y los sondeos anticipaban una victoria holgada de los conservadores de Theresa May y un descalabro de los laboristas liderados por Jeremy Corbyn, la sorprendente recuperación de estos últimos durante la campaña ha dado al traste con la mayoría absoluta conservadora en la Cámara de los Comunes. A continuación ofrecemos algunos apuntes para tratar de entender lo que ha ocurrido el jueves en el Reino Unido.

1. ¿Derrota de May, o victoria de Corbyn?

Seguir leyendo »

Elecciones en tiempos difíciles

En los últimos tiempos, las elecciones parecen llenas de sobresaltos. Algunas producen sorpresas, como el Brexit y Trump. Otras nos tienen en vilo sin que al final confirmen las sorpresas, como en Francia o en Países Bajos. Pero esa sensación de predictibilidad de las elecciones y la seguridad que teníamos sobre sus coordenadas parece que se ha difuminado.

Las explicaciones son múltiples, pero creo que muchas de ellas las podemos resumir en que algunos de los fundamentos que tradicionalmente teníamos como sólidos para analizar las elecciones se han erosionado. Simplificando mucho, el modelo típico de elecciones sería una combinación de voto ideológico/partidista y rendición de cuentas. Por un lado, una parte de los votantes (llamémosles fieles o partidistas) tendrían vínculos fuertes con los partidos políticos y votarían por ellos con una propensión muy alta (a lo máximo que llegarían es a desmovilizarse y abstenerse). Este grupo de electores sería muy importante porque aportaría estabilidad al escenario electoral. Esto permite a los partidos políticos tomar, en ocasiones, decisiones arriesgadas, porque saben que tienen un colchón electoral en caso de que las cosas no salgan bien.

Seguir leyendo »

Opinión pública y populismo de extrema derecha

El pasado 15 de marzo, los holandeses acudieron a las urnas en un ambiente de altísima expectación. Tras los primeros sondeos a pie de urna, el gran titular de la noche electoral fue que, tal y como venía anunciándose en las últimas encuestas, el populismo de extrema derecha de Geert Wilders no tuvo  finalmente el éxito esperado, quedando segundo a larga distancia del primer puesto del VVD liderado por el primer ministro Rutte.

Este resultado final plantea si la importancia del partido de Wilders no fue algo magnificada en los meses anteriores. Es cierto que las encuestas durante meses le daban como partido más votado y esto tiene un valor simbólico. Pero en realidad la expectativas de éxito de Wilders no se debían a su capacidad para ser un partido mayoritario (ni siquiera se preveía que subiera apenas su voto desde su techo en 2010), sino que se debía fundamentalmente a la caída en votos de los dos partidos de gobierno y a la mayor fragmentación de un sistema de partidos ya de por sí muy multipartidista.

Seguir leyendo »

Globalización y satisfacción con la democracia

Vivimos tiempos convulsos. Y uno de los fenómenos que los caracterizan es un extendido malestar con las instituciones y el establishment político. Esto ha producido cambios políticos evidentes. No hace falta más que mirar las sacudidas en los sistemas de partidos en nuestro país y en muchos otros. Pero estos cambios no dejan de ser la manifestación más aparente de transformaciones que se fundamentan en cambios actitudinales. Así, uno de los rasgos que caracterizan la evolución de la opinión pública en la última década es el descenso en la satisfacción con cómo funcionan nuestras democracias. El crecimiento de esta insatisfacción es casi general y ha aumentado en casi todos los estados, pero de modo aún más acusado en los países que han sufrido con más contundencia la crisis.

Para muestra, el siguiente gráfico. En él muestro el cambio en los niveles de satisfacción con la democracia utilizando datos del Eurobarómetro de marzo de 1999 y el de noviembre de 2012. La pregunta utilizada es la convencional en este tipo de estudios. En ella se pide a los ciudadanos que contesten cómo de satisfechos están con cómo funciona la democracia en su país, teniendo cuatro opciones: Muy satisfecho, bastante satisfecho, no muy satisfecho, o nada satisfecho. El primer gráfico muestra la evolución de la satisfacción con la democracia para el conjunto de la Unión Europea (una advertencia previa es que en 2012, obviamente, esta incluye a más países que en 1999). El segundo gráfico muestra la evolución para España.

Seguir leyendo »

La reforma constitucional que no llega

La Constitución Española cumple este martes 38 años. Y lo hace en un tiempo nuevo en el que el multipartidismo ha sacudido el escenario político español. Entre los múltiples debates que se abren en la nueva legislatura, la reforma de la Constitución será uno de ellos. De hecho, tres de los cuatro partidos de ámbito estatal recogían en sus programas de las pasadas elecciones diversas modificaciones constitucionales. ¿Puede ser este el momento de la reforma constitucional?

En primer lugar, es necesario decir que la reforma constitucional es una cuestión que ya forma parte de las preferencias de los ciudadanos. El último dato disponible en los barómetros del CIS es de 2012, en medio de la crisis política y de representación, cuando casi un 60% de los ciudadanos consideraban que había que reformar la Carta Magna. Estos son tres veces más que el número de ciudadanos que cree que la Constitución debe permanecer como está (ver un análisis más detallado aquí).

Seguir leyendo »

Seis claves sobre el barómetro del CIS

El CIS publicó ayer el barómetro del mes de octubre en el que se incluían preguntas de intención de voto. Como es habitual, el titular principal es la estimación de voto que colocaba al PP como el ganador de unas hipotéticas elecciones con un 34,5% de los votos. La segunda fuerza sería Unidos Podemos, y confluencias que subirían unas décimas y se quedarían en un 21,8%, superando al PSOE que cae al 17%, perdiendo 5,5 puntos respecto a los resultados del 26J. Ciudadanos se mantendría como cuarta fuerza con un 12,8% de los votos. Más allá de estas cifras de la estimación de voto, rescato aquí seis claves del barómetro para el análisis.

Seguir leyendo »

Disciplina de voto: ¿siempre positiva, nunca negativa?

El pasado domingo, el PSOE decidió finalmente abstenerse en la segunda votación de investidura de Rajoy. El PSOE facilitará la formación de un gobierno y, con ello, gira 180 grados en la estrategia seguida por Pedro Sánchez y su ejecutiva. La decisión del domingo no solo marca el objetivo, sino también las formas, en concreto, una abstención en bloque del grupo parlamentario socialista. Tras conocerse la decisión, se han desatado las especulaciones sobre si el PSC y otros diputados (incluido el propio Pedro Sánchez) se atendrán a la postura del PSOE o si romperán la disciplina de voto, y el debate ha derivado en toda suerte de consideraciones sobre la conveniencia de esta, su vigencia, o incluso su función.

Muchos politólogos defienden la disciplina de voto como una garantía para los votantes. Este es un argumento muy común. La lógica, simplificándolo un poco, es la siguiente: los ciudadanos, cuando votamos, lo hacemos por un partido, sobre todo si estamos en un sistema electoral con listas cerradas y bloqueadas. Por tanto, gracias a la disciplina de voto y a la claridad que ésta proporciona sobre la posición del partido en un determinado tema, podemos someterlo a los premios y castigos electorales que son fundamentales en una democracia representativa. Si unos diputados determinados se salen de la disciplina de voto, no podemos premiarlos o castigarlos individualmente y la conexión entre lo que hace un partido y nuestra capacidad de someterlo a la rendición de cuentas se rompe.

Seguir leyendo »

¿Tiene coste para Ciudadanos el acuerdo con el PP?

El nuevo curso político se ha iniciado con la investidura fallida de Rajoy y con el creciente runrún de terceras elecciones. En este contexto se han publicado algunos sondeos electorales que, excepto por una ligera subida del PP, parecen mostrar que el escenario político se mantiene bastante estable.

En este post me gustaría centrarme en las perspectivas electorales de Ciudadanos (y en sucesivos posts iremos analizando al resto de partidos). Obviamente, aún queda mucho para que el horizonte de unas terceras elecciones sea definitivo. Solo cuando estas se confirmen se fijarán los relatos sobre lo realizado por cada partido y se activarán las llamadas al voto útil, tanto en la izquierda como en la derecha. Además, tras la experiencia de junio, aún no sabemos si las encuestas han conseguido corregir los probables sesgos que tenían en la recogida de sus datos.

Seguir leyendo »