eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Sebastián Lavezzolo

Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Nueva York. Entre otras cosas, investiga sobre los aspectos políticos del mundo financiero así como cuestiones relacionadas con el comportamiento electoral y la representación política en democracias.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 972

Cinco claves y siete gráficos sobre el CIS preelectoral

Este martes se publicó el último barómetro del CIS antes de las elecciones. Los titulares probablemente ya los conozcan. Los resultados del barómetro dan al PSOE como partido más votado, aunque necesitaría pactos para gobernar, mientras que la suma de PP, Ciudadanos y Vox no llega a la mayoría absoluta. Más allá de estos titulares, queremos destacar aquí algunas otras claves que nos permiten conocer mejor cómo llegamos a las elecciones del 28A. 

En lo que respecta a la participación electoral, un 76.3% de los encuestados afirman que irán a votar con toda seguridad el 28A. Este dato siempre tiene un componente de deseabilidad social (nos gusta responder que vamos a ir a votar), aunque el modelo de estimación que utiliza el CIS lo reduce solo mínimamente a una participación del 74,8%, lo que estaría por encima de la registrada en las elecciones generales de los últimos años.

Seguir leyendo »

Infidelidad en las urnas

La lealtad partidista es una valor a la baja. Ya desde la ruptura del bipartidismo hemos visto cada vez con más frecuencia una mayor predisposición de los votantes a cambiar de partido político elección tras elección. Es cierto que con la llegada de Podemos y Ciudadanos en 2014 la deslealtad a los partidos tradicionales no tenía un significado que fuese más allá de ser el mero reflejo de aquella crisis política, es decir, una consecuencia del cambio en el sistema de partidos. Pero hoy, una vez hemos atravesado un cierto período de estabilidad (ni Podemos ni Ciudadanos acabaron siendo un suflé), el significado de la deslealtad –o promiscuidad– partidista no sólo refleja la existencia de una demanda de representación de intereses diversos, difíciles de articular bajo unas mismas siglas, sino también de una intensa competición entre diferentes organizaciones para concitar el apoyo de los electores y para hacerse con un espacio político propio. Hoy el votante promiscuo es un personaje común en el bestiario de nuestro sistema político.

La forma de definir a un votante promiscuo es bien sencilla: se trata de aquel que decide no casarse con un solo partido, sino más bien votar a uno hoy y a otro mañana. Sí existen varias formas de operacionalizar la existencia o no de un votante de este tipo, básicamente basta con fijar dos elecciones consecutivas en el tiempo para confirmar si el votante se ha mantenido o no fiel a una misma formación. Los problemas aparecen en cuanto hay que decidir qué tipos de elecciones consideramos, por ejemplo, si se tratan o no de elecciones del mismo nivel –local, autonómica, nacional, europeas–; o si, en el uso de encuestas, se considera como una infidelidad prácticamente consumada una intención directa de voto a un partido diferente al que se declara haber votado en el pasado.

Seguir leyendo »

Dudas sobre el veto naranja

Desde el mismo momento en el que Ciudadanos anunció su negativa a pactar con el PSOE tras las elecciones generales del 28A, gran parte de la discusión pública se ha centrado en el veto naranja. Una decisión que –según cuenta Elsa García de Blas en EL PAÍS– habría estado sustentada en análisis demoscópicos del electorado de derechas y que también aquí, en este mismo blog, Pepe Fernández-Albertos caracterizó como racional explorando datos de encuesta del CIS.

No obstante, la contundencia con la que se presentó el veto a los de Sánchez no coincide con datos contundentes a favor de dicha estrategia. Si bien hay elementos para comprender el movimiento de Ciudadanos desde un punto de vista electoral, siguen existiendo muchas dudas respecto a que dicha apuesta sea la más conveniente para los de Rivera. En este post utilizaré los microdatos más recientes liberados por el CIS (barómetro enero 2019) para presentar algunas cuestiones que invitan a caracterizar la apuesta de Ciudadanos como arriesgada. En primer lugar, por la baja fidelidad del votante naranja; en segundo lugar, porque las fugas hacia VOX ya no parecen peligrosas y podrían ser mayores hacia el PSOE; y en tercer lugar, porque la apuesta por una competición electoral de bloques podría perjudicar la capacidad de los de Rivera para pescar en el caladero de votantes indecisos.

Seguir leyendo »

El trilema naranja

Ciudadanos ha sido uno de los grandes vencedores de las elecciones autonómicas en Andalucía. En un contexto de baja participación, ha sumado cerca de 290 mil papeletas en relación a las elecciones anteriores, ha doblado la proporción de votos válidos (de 9.2% a 18.5%) y cosechado 21 de los 109 escaños del Parlamento andaluz, doce más que en 2015. Se trata de un éxito sin paliativos.

Tan o aun más importante es que el nuevo reparto de escaños ha dejado a la formación naranja en una situación privilegiada para la formación de gobierno, ya que todas las coaliciones (ideológicamente posibles) para una investidura necesitan de su consentimiento. No obstante, dicha circunstancia, aunque privilegiada, es también endiablada. Eligiendo entre las posibles opciones para formar gobierno, Ciudadanos tendrá que asumir unos costes nada despreciables.

Seguir leyendo »

La difícil unión de las derechas

En política división es una palabra maldita normalmente asociada a la izquierda. Pero desde el fin del bipartidismo en España –y como parte del proceso de europeización de nuestro sistema de partidos– es evidente que la fragmentación ya campa a sus anchas también al otro lado del espectro político: el voto de derechas está fragmentado. En 2014 la irrupción de Ciudadanos en la arena nacional marcó un punto de inflexión. Hoy el partido naranja ya le disputa casi de igual a igual el espacio de centro derecha al PP, y los movimientos demoscópicos entorno a Vox podrían ser no más que otro síntoma del mismo fenómeno.

Justamente debido a la novedad que han supuesto éstos últimos, se ha convertido en algo frecuente ver pasear por tertulias y columnas la labor de José María Aznar como artífice de la unificación de la derecha en España. Si bien antes de la llegada de Aznar la antigua Alianza Popular ya se había presentado a varias elecciones en coalición con otros partidos de derechas (junto al Partido Demócrata Popular en 1982, y junto a este y al Partido Liberal –antigua Unión Liberal– en 1986), no es hasta su refundación en el IX Congreso de 1989 cuando se produce bajo su liderazgo la integración de los sectores liberales, conservadores y democristianos en torno a la nueva marca, el PP.

Seguir leyendo »

La batalla electoral en la izquierda: estado de la cuestión

La relación entre el PSOE y Unidos Podemos atraviesa un momento dulce. Desde la moción de censura ambas formaciones han bajado la intensidad de su particular batalla, habiéndose permitido establecer un diálogo más fluido así como ganar algo de confianza. Curiosamente, en las últimas semanas ha sido frecuente escuchar a líderes o personas cercanas al mundo de Podemos defendiendo la acción de gobierno de Sánchez con más ahínco y profusión que muchos otros socialistas.

Este remanso de paz en la izquierda puede que responda a un cambio estructural en las estrategias de PSOE y Podemos o a condiciones bastante más coyunturales. Respecto a la primera posibilidad podría argumentarse que ambas fuerzas políticas – sobre todo Podemos– habrían asumido la tesis de Errejón sobre la necesidad de impulsar una “competición virtuosa” en la izquierda, esto es, una competición de guante blanco que, marcando la agenda política, no solo no erosionaría los apoyos propios sino que contribuiría a aumentarlos moviendo las preferencias de los españoles hacia su terreno. A pesar de ser una idea interesante, todavía no tenemos datos suficientes para poner a prueba esta hipótesis. De momento solo vemos que la evolución del porcentaje de españoles que se ubican en posiciones de izquierdas en el eje ideológico no ha variado de manera significativa.

Seguir leyendo »

El PP y ‘El adversario’

[Spoiler: este post no es sobre las “primarias” del PP ]

En el año 2000 Emmanuel Carrère publicó una novela que recuerda mucho a la evolución del Partido Popular en relación con la corrupción. Se trata de El adversario, la historia de un hombre que se pasó cerca de veinte años mintiendo a familiares y amigos, fingiendo ser un médico de prestigio aunque en realidad no tenía trabajo y se pasaba los días vagando por el bosque, parkings o cafeterías esperando a que llegase la hora de volver a casa para seguir con su ejemplar vida familiar. Hasta que un día de enero de 1993, agobiado por la fuerza de la verdad, decidió matar a sus propios padres, a su mujer y a sus dos hijos. En esa lenta y solitaria construcción de la mentira así como en la consecuente decepción, creo, hay algo en común con el PP.

Seguir leyendo »

PSOE y Podemos: ¿Se puede cooperar en la Comunidad de Madrid?

Con la dimisión de Cristina Cifuentes comienza la precampaña de las elecciones regionales de mayo de 2019. Unas elecciones que se espera serán muy competidas, pues ninguno de los partidos llegaría con una ventaja significativa y mucho menos con capacidad de ganar por mayoría absoluta. En el espectro ideológico de la derecha Ciudadanos le está comiendo terreno al PP madrileño. En la izquierda Podemos se ve más atractivo con Errejón para disputarle el liderazgo al PSOE, quien previsiblemente mantendrá a Gabilondo, un candidato que gusta entre los suyos.

Centraré este post en la competición entre estos dos últimos partidos. Me propongo explorar si existen o no condiciones para la cooperación entre el primer y segundo partido de la oposición en la Comunidad de Madrid: el PSOE y Podemos. Dicha exploración aspira a evaluar la idea fuerza que hace semanas está intentando promover el que será con casi toda seguridad el candidato de Podemos a la Presidencia de la CAM: Errejón defiende que la relación con los socialistas debe estar gobernada por una “competición virtuosa” entre las dos formaciones políticas, es decir mantener la pugna política que justifica sus diferencias pero haciendo un especial esfuerzo por encontrar un espacio de comunión programática que les permita forzar un giro significativo en el rumbo político. En otras palabras, cooperar para que se pueden implementar las políticas en las que ambos partidos están de acuerdo y que la política deje de estar pilotada por el PP y Ciudadanos. En Madrid y en España.

Seguir leyendo »

Cuatro apuntes para discutir sobre la reforma del sistema electoral

Se ha vuelto a abrir el melón de la reforma del sistema electoral. Un melón tan importante y de tanto peso que por ser tan importante y tener tanto peso se ha cerrado siempre con premura y entre paños para conservarlo con cuidado. Las demandas de cambio en el pasado se han quedado en el camino… pero puede que esta vez el desenlace sea diferente.

Hoy, desde una posición más aventajada, dos partidos “pequeños”, Podemos y Ciudadanos, intentarán forzar una reforma del sistema electoral. Utilizo el verbo forzar sin malicia, pues tendrán que hacer palanca para que el PSOE se convenza así mismo de que las pérdidas de este negocio son menores que las ganancias. Esto podría pasar si la disminución de su fuerza en escaños en términos relativos se compensase con una nueva posición que le permita tener un papel central y duradero (lejos del sorpasso) a la hora de formar gobiernos en un nuevo tiempo político sin mayorías absolutas (ahí es nada); o, dejando a un lado el mundo carnal, con argumentos normativos en pro de la proporcionalidad y la representatividad en donde los beneficios del cambio se pagasen con una pátina de brillo justiciero. Algo que, dicho sea de paso, no va nada mal para los partidos que llevan el sambenito de “tradicionales”.

Seguir leyendo »

El caciquismo español, 110 años después

Entre las tantas preguntas que nos provoca hoy la crisis en Catalunya hay una que –abandonando la intensidad de lo inmediato– nos invita a reposar la mirada en la Historia. ¿De dónde viene y por qué se ha enquistado tanto el conflicto territorial?

En este post no pretendo viajar a los orígenes ancestrales del problema –no sabría ni cómo permitirme esa osadía– pero sí ofreceros unos datos sobre su pervivencia en el tiempo, que, aunque parezcan superficiales para unos, o hasta equivocados para otros, no dejarán de despertar, al menos, una buena dosis de curiosidad.

Seguir leyendo »