eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Iñigo Sáenz de Ugarte

Periodista con experiencia en prensa, radio, televisión e Internet. De momento, puede decir con una cierta satisfacción que nunca ha trabajado en un gabinete de prensa. Fue miembro del equipo fundador de Público, donde comenzó como redactor jefe de Internacional y acabó como corresponsal en Londres. Entre 1998 y 2006 estuvo en Informativos Telecinco (lo que él llama la época buena de la cadena, pero es muy subjetivo). Durante ese tiempo, fue editor del informativo matinal, cubrió noticias en Israel, Palestina, Irak y Afganistán, y dirigió la web de Informativos Telecinco. Desde 2003, escribe el blog Guerra Eterna. Ahora es subdirector de eldiario.es

Lo peor de un gobierno de coalición no es negociarlo, sino lo que pasa el día después

Una de las frases de Lyndon Johnson que más se recuerdan es la que utilizó en privado para resignarse a la idea de mantener a J. Edgar Hoover al frente del FBI, una perspectiva nada alentadora para cualquier presidente de EEUU en ese momento: "Bueno, probablemente es mejor tenerle dentro de la tienda meando hacia fuera que fuera meando hacia dentro".

Es una idea que vale para todos los gobiernos de coalición. En Europa, es más habitual que el líder del partido más pequeño en un Ejecutivo de esas características esté dentro del Gabinete, no necesariamente como vicepresidente. Es algo que le conviene al partido mayor al que le puede perjudicar que el socio principal esté "fuera meando hacia dentro". Liberado de la responsabilidad de formar parte del Gobierno, ese líder está obligado a defender las ideas de su programa, incluida aquellas que no figuran en el acuerdo pactado. Si la discrepancia es profunda, habrá problemas al quedar patente con bastante frecuencia para gran diversión de los partidos de la oposición.

Seguir leyendo »

La izquierda española se apunta al 'balconing'

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se han subido a sendos balcones del hotel y creen que lo pueden conseguir. Desde esa altura, la piscina se ve muy pequeña, pero con un buen impulso están seguros de que llegarán. La política es para los valientes. El otro no se atreverá a saltar y a mí, valor me sobra. Tengo todas las cartas a mi favor y las suyas son malas. Sale perdiendo siempre. No puedo ceder ahora. Es el momento de saltar. 

Ya están los dos en el aire. El suelo se acerca.

Seguir leyendo »

Sánchez e Iglesias se intercambian mensajes: no soy yo, eres tú

Lo llaman el postpartido. Dedicar en radio o televisión casi tanto tiempo a comentar una gran final, por ejemplo de la Liga de Campeones, como lo que ha durado el encuentro. Podemos y el PSOE han inventado una nueva forma de postpartido: se lleva a cabo antes de que se celebre la final, en este caso, el debate de investidura. El concepto es un poco confuso, como lo es en general la política española. Y cuantas más entrevistas dan los protagonistas, más perplejo se queda el votante.

Las negociaciones están rotas. Pedro Sánchez ha pedido que le devuelvan las cartas de amor después de que Pablo Iglesias convocara una consulta entre los inscritos de su partido para que valoren la magra propuesta recibida (la respuesta recomendada por la dirección es rechazar la oferta socialista por lo que se deduce de la redacción de las preguntas). Ahora toca dar entrevistas para sostener que el malo es el otro. 

Seguir leyendo »

Lo peor no es que no tengamos Gobierno, sino la paliza que nos darán con "el relato"

La gente tiene que ser fuerte. En los próximos días y semanas, escuchará con frecuencia la palabra 'relato' en mitad de un maremágnum de propaganda de los partidos implicados en las negociaciones para formar un Gobierno. Habrá más mentiras que hechos comprobados. Ávidos de noticias, los periodistas ayudarán a propagar las especulaciones más discutibles y las ofertas hechas de antemano para ser rechazadas. Es posible que cada día que pase, las posibilidades de éxito sean menores, no mayores, pero en realidad eso no lo sabe nadie. Una de las ventajas del futuro es que aún no ha ocurrido. Todo el mundo puede hablar en nombre de él.

A veces, no negocian, sino que preparan el terreno para poder acusar al socio/rival de ser el responsable del fracaso de las conversaciones. Cuando tu prioridad es esa, ya sabes que no hay que ser muy optimista sobre el desenlace.

Seguir leyendo »

Habrá nuevas elecciones en Madrid a menos que Díaz Ayuso tenga una idea, aunque dos estarían bien

La Comunidad de Madrid se ha unido al festival de la política hecha a cabezazos que se extiende desde las dos citas electorales de abril y mayo. En su Asamblea, la legislatura ha terminado antes de empezar. Su presidente había convocado una "sesión de investidura" (sic) para el miércoles sin candidatos que es algo así como invitar a un vegano a una degustación de chuletas. Los parlamentarios estaban en sus escaños para escuchar unos discursos de diez minutos sin tener la opción de votar a favor o en contra de nadie. 

Había un político que sí había querido presentarse, el socialista Ángel Gabilondo, aunque sin tener asegurada una mayoría absoluta para la candidatura. En la legislatura pasada, el rey encargó la formación del Gobierno a Mariano Rajoy y en esta a Pedro Sánchez en esas mismas condiciones. Pero el presidente de la Asamblea madrileña, Juan Trinidad, de Ciudadanos, miró para otro lado y convocó el pleno de investidura sin investidura. Con la regeneración, las palabras pueden significar lo que quieras.

Seguir leyendo »

La maldición de los sillones asesinos en la política española

Hay una forma de descubrir las trampas en las partidas que se juegan en la mesa de negociación de un Gobierno: un obstáculo que se presenta como grave y casi infranqueable se convierte de repente en algo de poca importancia cuando parece haberse resuelto. En ese momento, surgen nuevos obstáculos que adquieren la misma gravedad que tenía aquel que pasa a ser convenientemente olvidado.

En el momento en que decidió dar una razón de peso para explicar su veto a la participación de Podemos en un Gobierno de coalición, Pedro Sánchez explicó que en el conflicto catalán las posiciones de los partidos están muy separadas y se refirió a "la defensa de Unidos Podemos del derecho de autodeterminación". Eso sería un problema grave cuando se conozca la sentencia del juicio del procés en el Tribunal Supremo.

Seguir leyendo »

Esos titulares en los medios de comunicación no se van a conseguir solos

Ciudadanos va allí donde no le quieren. Se presenta en localidades donde el partido es casi irrelevante confiando en que le reciban con abucheos e insultos. Es capaz de asistir a una manifestación como la del Orgullo aportando un porcentaje reducido de participantes sobre el total y quedarse con todos los titulares por los gritos que recibieron y el bloqueo de su marcha. El resto se pregunta: ¿hemos caído en la trampa?

Pero si en la celebración del Orgullo del pasado fin de semana no hubiera habido ningún grito ni mal gesto, Ciudadanos alardearía luego de que no se les puede criticar por pactar con Vox o recibir sus votos en las instituciones si ni siquiera les denunciaron por ello en esa concentración. Algunos de los participantes se preguntarían en este segundo caso: ¿hemos caído en la trampa?

Seguir leyendo »

Cuando la derecha española se insulta, se insulta de verdad

La izquierda ya no tiene el monopolio del Frente Popular de Judea. Ni siquiera ahora, con Iglesias suplicando entrar en el Consejo de Ministros, Sánchez poniéndose exigente cuando le faltan 53 escaños para la mayoría absoluta y Errejón haciendo otro esfuerzo para minar a Podemos, esta vez en el frente ecologista. La derecha ha recuperado posiciones y ha superado a sus rivales del otro lado de la trinchera con un espectáculo mucho más rico en traiciones e insultos. Nada de expresiones rimbombantes como hegemonía o correlación de fuerzas. Aquí se insulta a la española, bajando la testuz y embistiendo sin complejos.

En la semana en que la RAE nos recordó que se debe decir 'odiadores' en vez de 'haters' –recordando que la literatura cuenta con dos genios de la pluma que encajan en esa definición, Quevedo y Góngora–, los tres partidos de la derecha se embarcaron en una carrera contra sí mismos de menor altura literaria para demostrar su desprecio mutuo, pero de mucha más diversión. La RAE llega un poco tarde. La derecha se ha poblado de haters, de los que no dejan un teclado sano a su paso.

Seguir leyendo »

Un mensaje de distensión de Roger Torrent en Madrid, pero sin olvidar el referéndum

Este jueves, se produjo una situación anómala en Madrid. El presidente del Parlament, Roger Torrent, dio una conferencia en un hotel de la ciudad y respondió a preguntas de periodistas en el Fórum Europa. Fue el mismo Torrent quien la definió en esos términos: "Esta misma conferencia es una anomalía". Se refería a la falta de comunicación entre los centros de poder que residen en Madrid y Barcelona, los gobiernos español y catalán, los partidos separados por el abismo abierto por el proceso independentista y la respuesta del Estado. 

Pedro Sánchez salió bastante escaldado de su viaje a Barcelona en diciembre de 2018. Los resultados fueron escasos o nulos. La polémica sobre la presunta figura de un intermediario o relator no le ayudó nada. El PP y Ciudadanos consideran que el diálogo es una palabra sucia en relación a Catalunya. En campaña, insistieron en el castigo permanente del 155, que a partir de ahora quedará bastante contenido por el Tribunal Constitucional.

Seguir leyendo »

El presidente que quiere gobernar solo como si tuviera los votos del PSOE de hace 10 o 30 años 

Todos los líderes políticos tienen problemas de ego. Por tenerlo demasiado inflado. De otra manera, no habrían llegado a esos puestos. A veces, se cumple un cierto patrón cuando comparten origen generacional, aunque sea de forma aproximada. Pedro Sánchez, de 47 años, Pablo Casado, de 38, Albert Rivera, de 39, y Pablo Iglesias, de 40, son cuatro hombres que han superado situaciones difíciles en sus propios partidos en distintos momentos. Su respuesta final siempre ha sido intentar recuperar el poder absoluto cuanto antes. Eso se llama retrasar la crisis de la mediana edad a golpe de inyecciones de testosterona.

En primer lugar, Sánchez tenía motivos para creerse el rey del mundo. Frente al empuje de la triple derecha, ganó en abril 38 escaños más y se aseguró ser el único capaz de montar una mayoría estable en el Parlamento por difícil que pareciera. No existía una alternativa a la suya. Al día siguiente, se despertó triunfador, sonrió, se dio la vuelta en la cama y siguió durmiendo. Había que esperar un mes hasta las elecciones del 26 de mayo.

Seguir leyendo »

  • eldiario.es responde

    Sobre la publicidad en eldiario.es

    #27 Quiero dejar claro mi radical desacuerdo tanto con lo dicho por el lector San Román Martín como por el director de eldiario.es a cuenta de una noticia que yo edité. El dato de que Sánchez inauguraba su sede de campaña para las primarias del PSOE en una de las zonas más caras de Madrid era cierto y además relevante. Su relevancia se confirmó unas horas después cuando su equipo ofreció los primeros datos de la campaña de crowdfunding con la que financiarán sus gastos.Y eran extraordinariamente buenos, con lo que parece que Sánchez podría financiarse esa sede y muchas cosas más. No sé qué coño entiende el lector por "atacar a Pedro Sánchez por pijo", pero la cuestión de la financiación de las campañas políticas es de la máxima importancia. Ya se ha pasado el tiempo en que los periodistas raramente preguntaban por estas cosas. Los seguidores más fanáticos de los partidos están encantados cuando se informa en detalle sobre las finanzas de otros partidos, pero reaccionan indignados cuando se habla del suyo. Este medio nació para resistir las presiones no sólo de los dirigentes políticos, sino también de sus votantes. En el momento en que te rindes ante lo segundo, dudo mucho de que puedas afrontar lo primero. Si nos pasa alguna vez, estaremos acabados. El titular nunca dio a entender que Sánchez no puede alquilar una sede en un barrio rico por ser de izquierdas ni ninguna imbecilidad parecida. Sólo decía lo que decía y si acaso, daba a entender que Sánchez se lo podía permitir. Si vas a hacer campaña en unas primarias, y no tienes ni 2.000 euros, mejor no te presentes. Las campañas cuestan dinero. La financiación de las primarias del PSOE es un tema relevante. Hasta que no sean convocadas, el partido no aporta dinero a los candidatos. Los que ya se han presentado deben lidiar con esa falta de fondos (aunque López tiene el apoyo del PSE). Susana Díaz no tiene ese problema porque puede hacer campaña como está haciendo, dando discursos como líder del PSOE andaluz, y en ese caso los gastos los paga el partido.

      • Votar a favor 11
      • Votar en contra 0
  • Comunidad Valenciana

    Las protestas por el cierre de Canal 9 cercan a Alberto Fabra y aíslan al PP

    #11 La matrícula pixelada del coche de Fabra ha llegado así en la foto de la agencia Efe.

  • El Rastreador

    Lo que Amazon no cuenta en las visitas guiadas

    #18 Ops. 32.000 kilómetros cuadrados. Eso ni el almacén del final de En busca del arca perdida. Sí, son 32.000 pero metros cuadrados. Gracias.

  • Política

    Los fiscalizadores de las cuentas de los ayuntamientos están solos ante las irregularidades

    #8 Gracias a ElBuho por el comentario #2. La rectificación ya está hecha y la información incompleta, eliminada. Con ser grave que alguien ingrese en prisión, no se puede obviar que un tribunal superior consideró injusto ese encarcelamiento y que anuló otras condenas.

  • Internacional

    “La concentración de poder en Reino Unido ha vuelto a niveles victorianos”

    #29 Chav viene de una palabra gitana (chavi) que quiere decir niño o crío. Cuando en el Reino Unido se habla de alguien como chav, habitualmente en tono peyorativo, casi siempre se están refiriendo a un joven. De ahí que se pueda medio traducir al español como cani o choni, aunque siempre es complicado pasar una palabra de jerga de un idioma a otro. Sin embargo, en el libro de Jones y en muchos artículos de la prensa británica, cuando hablan de chavs se refieren a términos más generales, abarcando no sólo los jóvenes sino también a la clase trabajadora de raza blanca que vive en ciudades del norte y centro de Inglaterra o en los suburbios de Londres, que sufre un índice de paro muy superior a la media nacional y que depende para sobrevivir de los subsidios sociales (ayudas por vivienda, por hijo o por desempleo).