eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Marta Romero

Marta Romero es politóloga. Su trayectoria profesional está ligada al ámbito de la investigación social, el análisis político y la consultoría estratégica. Ha trabajado como investigadora en el CSIC y como analista política en Presidencia del Gobierno. Actualmente colabora con varias fundaciones de investigación.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 662

¿En qué medida son felices los españoles?

¿Se considera usted una persona feliz? Si tuviera que cuantificar su nivel de felicidad utilizando una escala de 0 a 10, en la que 0 significa "completamente infeliz" y 10, "completamente feliz", ¿qué valor elegiría? ¿Cree que su nivel de felicidad es superior a la media? ¿Qué es lo que le hace feliz?

Es posible que nunca le hayan formulado abiertamente estas cuestiones o, incluso, usted mismo no se las haya planteado. O quizás piense que antes de responder, primero habría que precisar con claridad qué es la felicidad. Un término que, según dos de las tres acepciones que encontramos en el diccionario de la Real Academia Española, se puede definir como "un estado de grata satisfacción espiritual y física" o "ausencia de inconvenientes o tropiezos". Ahora bien, ¿qué entendemos por satisfacción espiritual y ausencia de inconvenientes? La propia definición de felicidad es indicativa de las dificultades que entraña su medición.

Seguir leyendo »

El clima social seis años después del 15M

Hace seis años miles de jóvenes, y no tan jóvenes, salieron a la calle en numerosas ciudades españolas al grito de "no nos representan" para demandar una nueva forma de hacer política y otra política económica (más social) para hacer frente a la crisis.

Al margen de partidos y sindicatos, y de forma espontánea, nacía el Movimiento de los Indignados. Y lo hacía como un innegable síntoma de la existencia de un profundo malestar en amplias capas de la sociedad española con la clase política y los partidos. Un malestar que había ido gestándose desde 2008, con el inicio de la crisis económica, y cuyo punto de inflexión vendría marcado por el comienzo de la aplicación de las políticas de austeridad en mayo de 2010 para eclosionar un año después, en mayo de 2011, en la antesala de unas elecciones autonómicas y locales.

Seguir leyendo »

¿Cuál es la situación demoscópica del PSOE?

En apenas diez días conoceremos quién será la persona elegida por los militantes socialistas para ocupar la Secretaría General del PSOE. Y, sea quien sea el candidato (Susana Díaz, Pedro Sánchez o Patxi López) que resulte vencedor de las primarias socialistas, es evidente que tendrá que enfrentarse a enormes retos para lograr reflotar a un partido que, a nivel nacional, lleva encadenando estrepitosas derrotas desde hace seis años y sumido en una profunda crisis interna.

Entre los retos inmediatos del nuevo o nueva dirigente socialista estará conseguir calmar las aguas del partido tras un convulso período de enfrentamientos internos y heridas abiertas para evitar que haya escisiones o que la división interna se perpetúe, así como recuperar la proyección política perdida después de ocho meses de interinidad. Por otro lado, también tendrá que afrontar el reto de modernizar la organización del partido y de construir un proyecto político ilusionante y creíble en un contexto marcado por las dificultades de muchos partidos socialdemócratas europeos para conectar con su electorado tradicional.

Seguir leyendo »

¿A quién preocupa la corrupción?

En los últimos años hemos asistido a un incesante goteo de escándalos de corrupción y fraude protagonizados por destacadas personalidades del mundo político, financiero, empresarial y social.  Dentro de ese "ciclo", 2013 constituyó un punto de inflexión tras conocerse, al comienzo de ese año, la existencia de los llamados papeles de Bárcenas sobre el cobro de sobresueldos y una doble contabilidad en el Partido Popular.

Y 2017 está siendo el año de los grandes procesos judiciales y sentencias por corrupción como la del caso Nóos, la de las tarjetas black y la primera sentencia del caso Gürtel. A lo que se suma el conocimiento de nuevos casos de presunta corrupción como el que afecta al actual presidente de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, imputado en el caso Auditorio; y la revelación de nuevas informaciones sobre otros casos, como el caso Palau, que amplían el foco de las tramas delictivas inicialmente investigadas.

Seguir leyendo »

La valoración del gobierno de Rajoy en 5 claves

Desde que Rajoy consiguió formar gobierno a finales de octubre, los populares viven un momento dulce propiciado por un contexto político que les ha resultado muy favorable y en el que el foco de atención ha estado puesto en los "problemas" de la oposición. Por un lado, la situación de provisionalidad en la que se encuentran los socialistas, a la espera de elegir al nuevo secretario general, le ha permitido a Rajoy contrarrestar la imagen de un gobierno políticamente débil. Por otro lado, la gran repercusión que ha tenido el enfrentamiento dentro de Podemos, entre los partidarios de Pablo Iglesias y los de Íñigo Errejón, ha servido para enfatizar la imagen del PP como un partido cohesionado y sin problemas internos. Igualmente las dificultades que Ciudadanos está teniendo para no quedar desdibujado contribuyen a reforzar la imagen de éxito del Partido Popular, al haberse frenado el avance de la formación naranja que, a nivel nacional, se nutre principalmente de votantes populares.

Así, no es de extrañar que, pese a su minoría parlamentaria, los primeros cien días de gobierno hayan transcurrido para el ejecutivo de Rajoy sin ningún sobresalto. Ni siquiera las esperadas declaraciones de Luis Bárcenas a mediados del pasado mes de enero, en el marco del juicio por el caso Gürtel, pusieron en apuros al PP, dado que este partido da por amortizado el "efecto Bárcenas", mientras el exgerente no vuelva a cambiar de estrategia y opte por enfrentarse a su antiguo partido e implicar a Rajoy.

Seguir leyendo »

¿Concienciados con el medio ambiente?

La protección del medio ambiente cobró a nivel internacional un gran protagonismo en 2016 y, además, de forma positiva en un año que precisamente no será recordado por haber sido prolijo en buenas noticias. A finales del pasado abril, se celebró la ceremonia de la firma del Acuerdo de París contra el cambio climático, que se había alcanzado en diciembre de 2015, con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura del planeta. Este acuerdo no estaba exento de críticas, entre las que destacaba la (mera) voluntariedad de los compromisos de los países para reducir los gases de efecto invernadero. Pero, con la adhesión de China y Estados Unidos como los dos países más contaminantes del mundo, y con su entrada en vigor el pasado noviembre, apenas once meses después de haberse alcanzado, el Acuerdo era calificado por muchos como histórico. Si bien, 2017 comienza con la incertidumbre sobre cuál será el futuro de este Acuerdo con la llegada de Donald Trump, como exponente del negacionismo del cambio climático, a la Casa Blanca.

Dentro de España, y a nivel local, también el medio ambiente ha sido objeto de atención política y mediática en ciudades como Madrid, donde los episodios de alta contaminación han llevado al gobierno municipal a adoptar medidas de limitación de la velocidad y de restricción del tráfico. El pasado 29 de diciembre el Ayuntamiento aplicaba, por primera vez, la prohibición de circular por la almendra central de Madrid a la mitad de los coches como medida para combatir la alta contaminación de dióxido de nitrógeno. Las medidas de restricción del tráfico han sido duramente criticadas por Esperanza Aguirre, quien ha acusado al gobierno de Manuela Carmena de crear alarma social y de llevar a cabo una política ideológica que atenta contra el derecho de los ciudadanos a moverse por la ciudad.

Seguir leyendo »

¿Cuáles son hoy las claves del malestar político?

Al igual que 2008 fue, a nivel internacional, el año del crack económico con la caída de Lehman Brothers como “hito”, 2016 podría ser recordado como el año del inicio del crack político con el triunfo del Brexit en el Reino Unido y la victoria de Donald Trump en Estados Unidos. Ocho años después de que estallara la crisis económica mundial más grave desde 1929, se acumula la evidencia de que ha derivado en una crisis política cuya causa es un acuciante malestar social que se traduce en un voto de castigo a los representantes del orden económico y político establecido, mientras cotizan al alza movimientos, partidos y candidatos que, aunque de diferente signo ideológico, comparten un discurso anti-establishment. Todo ello en un momento en el que en el ámbito europeo se daba por superada la recesión y se esperaba la vuelta a la normalidad política, con el mensaje de que las bases de la (nueva) prosperidad ya están puestas.

El descontento político, materializado en el descenso de la satisfacción ciudadana con el funcionamiento de la democracia y la desconfianza hacia las élites y las instituciones, es un fenómeno visible y extendido en muchos países. Pero ese descontento también tiene peculiaridades en función del contexto de cada país.

Seguir leyendo »

A la espera de un (nuevo) gobierno del PP

Si se cumple el guión, tras el giro dado por el cambio de timón en el PSOE, a principios de noviembre se habrá constituido un gobierno en minoría del Partido Popular. Y si el guión no se cumple, por un nuevo giro político, el país se verá abocado a unas terceras elecciones generales en las que, de acuerdo con los últimos sondeos ( Celeste-Tel para eldiario.es y Metroscopia para El País), el PP saldría (nuevamente) fortalecido y estaría más cerca de La Moncloa. Por tanto, en el actual escenario político todo parece indicar que, más tarde o temprano y con más o menos escaños, el PP estará en condiciones de formar un gobierno. Un gobierno con el que Mariano Rajoy dará continuidad a un segundo mandato y a una nueva legislatura de signo conservador en España.

La aparente buena salud del Partido Popular resulta llamativa si tenemos en cuenta que, sin hacer aparentemente nada, es la única fuerza política de ámbito nacional a la que parecen irle bien las cosas.

Seguir leyendo »

¿En qué momento del ciclo político estamos?

Finalizado agosto comienza de nuevo el curso político con un gobierno que lleva en funciones más de 250 días y con la percepción de que la política española se halla en un peligroso callejón sin salida por la incapacidad de las fuerzas políticas no ya para formar gobierno, sino para permitir la formación de uno. Ocho meses después de la celebración de las primeras elecciones generales que iban a suponer el inicio de una nueva era política, todas las expectativas de cambio han quedado diluidas sin que la repetición de los comicios se revele como el antídoto para despejar el camino hacia la formación de un nuevo gobierno. Así, entre las primeras elecciones generales de diciembre y las segundas de junio, lo único que parece haber cambiado es el protagonista (Mariano Rajoy en lugar de Pedro Sánchez como candidato a la investidura), ya que el guion, el elenco y la escenografía siguen siendo las mismas con Ciudadanos en el mismo papel de “flamante actor secundario” (aunque en esta segunda parte haya cambiado de pareja de baile).

En este tiempo de infructuosa búsqueda de gobierno, la excepcionalidad lo ha impregnado todo hasta el punto de que no parece que la actualidad política se haya visto interrumpida este verano, ni ahora comience un nuevo curso político que está marcado, además, por la crónica de otra (anunciada) investidura fallida. Sánchez fracasó a principios de marzo en su intento de obtener la confianza del Congreso para ser investido Presidente del gobierno y ahora Rajoy, salvo sorpresa de última hora, también lo hará.

Seguir leyendo »

Los electores ante el 20-D y el 26-J: ¿qué ha cambiado?

Seis meses parece un período de tiempo demasiado breve como para esperar grandes cambios en el comportamiento electoral. Pero en tiempos de aceleración política y alta volatilidad, seis meses pueden ser una eternidad. Y, por ello, cabe preguntarse en qué medida el clima de opinión en la antesala de estos nuevos comicios generales ha cambiado respecto al que precedió a las elecciones de diciembre.

La comparación de las encuestas preelectorales (2015 y 2016) del CIS nos permite ver qué en qué medida las posiciones de los votantes ante el 26-J han cambiado respecto al 20-D. De ese análisis comparado cabe destacar las siguientes conclusiones:

Seguir leyendo »