eldiario.es

9

Víctor Lapuente Giné

Soy doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Oxford. En la actualidad, enseño e investigo en el Instituto de Calidad de Gobierno de la Universidad de Gotemburgo. Mis intereses principales son el análisis de políticas públicas, el funcionamiento de las administraciones desde un punto de vista comparado y las causas y consecuencias de la corrupción.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 525

La guerra por el alma de la izquierda

Absortos en la plácida imagen de los ministros del gobierno de coalición PSOE-UPs en su bucólico retiro de fin de semana campestre, no podemos obviar que en todo el mundo se está librando una intensa guerra por el alma de la izquierda. El terreno de combate es, estas semanas, los EEUU. La primera batalla fueron los caucus de Iowa. La segunda serán las primarias de New Hampshire. Más allá de su importancia para la política doméstica americana, la elección del candidato que se enfrentará a Donald Trump en las presidenciales de este año marcará el camino a seguir para partidos progresistas en todo el mundo. Entender qué está en juego en New Hampshire es esencial para comprender el rumbo de las políticas de izquierdas del futuro.

Y, básicamente, las primarias Demócratas son un choque entre dos formas distintas, antitéticas, de hacer política progresista: la radical y la reformista. Radical es, sobre todo, Bernie Sanders y, en menor medida, Elizabeth Warren. Y reformistas son Pete Buttigieg y Joe Biden – amén de Michael Bloomberg, que no se presenta en las primarias de enero-febrero y se reserva para el "supermartes" el 3 de marzo, cuando 15 estados decidirán su candidato –. Radicales y reformistas difieren en políticas públicas concretas. Pero, sobre todo, en la meta de una política de izquierdas en tiempos de digitalización, estagnación económica y desigualdad.

Seguir leyendo »

La hora de la policía

Imagina un universo paralelo (vamos, Francia o Alemania, sin ir más lejos) en el que se producen disturbios callejeros, con alteraciones de la paz social, como cortes de carreteras y contenedores incendiados. ¿Qué desearías? ¿Que las decisiones sobre cómo reestablecer el orden las tomaran profesionales con años de formación y experiencia y cuya reputación depende de tener éxito en mantener dicho orden, es decir, los cargos intermedios de las fuerzas de seguridad, o, por el contrario, políticos hiperventilados sin experiencia en la gestión de la violencia callejera y cuyos intereses electorales no siempre pasan por transmitir una imagen de paz social?

Seguramente, preferirías que se deje la gestión del caos en quienes tienen protocolos para traer el orden y no en políticos amateur, de la misma manera que, si sufres una crisis cardíaca, no te gustaría que el cirujano cambiara su protocolo de actuación porque a un político (amigo o enemigo tuyo) se le ocurre que ésa es la mejor manera de operar. Pero, con la seguridad nacional, nos olvidamos de la profesionalidad, como si la preparación y la experiencia no importaran. Y todo el mundo corre a dar órdenes "excepcionales".

Seguir leyendo »

Los héroes británicos

Estos días se habla de los británicos, sobre todo, como villanos, pero en Reino Unido hay una buena dosis de héroes. Y son los que pueden salvar al país en estas vísperas oscuras de un posible Brexit sin acuerdo.

Ciertamente, un analista serio debería decir que un Brexit duro es extremadamente improbable. No podemos afirmar tajantemente que no habrá Brexit duro, pero sí que, con un elevado grado de confianza, la probabilidad de una salida del Reino Unido sin acuerdo es muy pequeña. Una ponderación razonada de las fuerzas y los actores implicados lleva a la conclusión de que una salida a las bravas desafía la lógica. No es imposible, porque en política todo es posible, y, dejándose llevar por las pasiones, los políticos pueden pilotar a su país contra un iceberg.

Seguir leyendo »

28A: ganadores, medias victorias y batacazos

Los nacionalpopulistas han invadido Europa. Incapaces de recoger el voto de los descontentos con la automatización y la globalización, la izquierda tradicional se ha derrumbado en todo el continente. Pero, en las esquinas, tanto en la península escandinava como, sobre todo, en la península ibérica, así como en la ínsula británica, los viejos partidos socialdemócratas, resisten el avance de los populistas de extrema derecha, como versiones modernas de Astérix y Obélix. En los últimos meses, el SAP en Suecia y SDP en Finlandia se han consolidado en el poder; y, en los próximos meses, se pueden consolidar el PS en Portugal y el PSOE en España. Y, cuando haya elecciones en el Reino Unido, los laboristas podrían volver a Downing Street. ¿Por qué? ¿Cuál es la poción mágica de esta neo-socialdemocracia?

La crisis económica y las políticas de austeridad pueden explicar la victoria de los socialistas portugueses y españoles. Pero no es suficiente. Otros países del sur de Europa, como Italia o Grecia, han padecido una crisis tan o más notable y, sin embargo, sus partidos socialdemócratas fueron barridos hace tiempo. Mientras, ni en el Reino Unido ni en los países nórdicos han experimentado un severo apretón del cinturón, y, sin embargo, también parecen resistir, aunque desgastados, los socialdemócratas.

Seguir leyendo »

Más multas y menos cárcel

Es probable que pertenezcas al grupo de españoles – llamémoslos los celtas– que creen que en las cárceles de nuestro país faltan criminales de guante blanco y, en particular, banqueros. Los altos ejecutivos de nuestros bancos, y sobre todo cajas, "se han ido de rositas" en lugar de pagar por todo el daño causado. ¡Este no es un país serio! En otros países…, dicen los celtas.

Si no eres celta, es posible que pertenezcas a la tribu opuesta –la íbera– que considera que hay que ser más duros con los criminales violentos, a los que hay que condenar a prisión permanente revisable, y con quienes instigan a una rebelión/sedición potencialmente violenta, a los que no hay que levantar la prisión provisional ni permitir que salgan de “patitas a la calle” tras un indulto. ¡Este no es un país serio! En otros países..., repiten los íberos.

Seguir leyendo »

Lecciones suecas

Es difícil predecir qué ocurrirá en la política sueca a partir del lunes, con un parlamento extremadamente fragmentado en el que convivirán 8 partidos: 3 en el centro-izquierda, 4 en el centro derecha, y, además, el partido de extrema derecha, los Demócratas Suecos. Durante los últimos años se han ido alternando una coalición de izquierdas y otra de derechas, ignorando a la ultraderecha. Pero, con los resultados obtenidos por los Demócratas Suecos en las elecciones de este domingo, eso ya no es sostenible.

Pero sí podemos extraer algunas conclusiones de una campaña y unas elecciones ciertamente históricas en Suecia. En un país pionero en tantos aspectos, estos comicios contienen lecciones para el resto de Europa. Los demás deberíamos tomar nota porque, muy probablemente, nos enfrentaremos pronto a retos parecidos:

Seguir leyendo »

¿Hacia una Tumultocracia?

Herbert Simon, uno de los economistas más visionarios del siglo pasado, definió claramente la paradoja a la que nos enfrentamos en la sociedad de la información. Como la información consume la atención de sus receptores, una riqueza de información generará indefectiblemente una pobreza de atención. Y muchos oportunistas se aprovecharán de eso. 

Los medios de comunicación ocupan cada vez más espacio en nuestras vidas. Hace décadas los ciudadanos les dedicábamos de promedio unas pocas horas a la semana, leyendo el periódico o escuchando la radio en familia. Pero, con la expansión de las cadenas de televisión primero y con el mundo digital después, les he hemos ido dedicando una fracción más importante de tiempo. O, dicho de otra manera, los medios de comunicación, incluyendo las redes sociales, consumen un porcentaje creciente de nuestra atención. Sin ir más lejos, tocamos de media nuestro teléfono 2,600 veces al día.

Seguir leyendo »

Reparte el dinero y corre

El principal problema de nuestro sistema no son los políticos que roban. Sino los políticos que hacen justo lo contrario a los ladrones y corren de un lado a otro repartiendo dinero. Con la crisis de la democracia representativa, los partidos “atrápalotodo” están dejando paso a partidos “repártelotodo”, dispuestos a trocear el tesoro público para ganar las elecciones. Lo hemos visto en otros países. Y lo estamos viendo en España con la discusión de los presupuestos generales del Estado.

La reciente campaña electoral italiana fue paradigmática. Berlusconi resucitó gracias a ofertas monetarias como una pensión mínima de 1,000 euros o un tipo impositivo único del 23%. Enfrente, el M5S prometía una renta universal de 780 euros. Todas eran ofrendas inverosímiles dada la situación presupuestaria italiana. Pero recordemos que Italia ha sido, desde el medievo, un campo de experimentación donde se han probado artilugios políticos – democráticos, maquiavélicos, fascistas, televisivos – que el resto del mundo ha adoptado poco después.

Seguir leyendo »

Las emprendedoras prudentes: ¿por qué necesitamos más mujeres directivas?

Las jefas consultan a sus subordinados más que los jefes. Ellas piden más asesoramiento. Buscan más el consenso. Ellos deciden de forma más autoritaria. Se escuchan más a sí mismos. Es una sensación que muchos trabajadores tenemos. Pero ¿es verdad? ¿Mandan las mujeres de forma distinta a los hombres?

Parece que sí. Numerosos estudios apuntan que las mujeres gestionan las organizaciones de forma diferente. Significativamente diferente en términos estadísticos. Lo cual no quiere decir que sea siempre relevante en términos sustantivos. Tampoco que las mujeres gestionen mejor. Pero sí que las mujeres aportan unos valores distintos a la gestión. Unos valores que se pierden si, como ocurre en España (y todavía más en el resto del mundo), las mujeres están infrarrepresentadas en los puestos directivos de las grandes organizaciones del sector privado y público.

Seguir leyendo »

Cumplimos 18

El milenio cumple su mayoría de edad. Y observamos signos de madurez, sobre todo en una Europa y una América que han sufrido unos años especialmente convulsos.

Mientras muchos países emergentes han experimentado una mejora en las condiciones de vida de sus ciudadanos, Europa y América han caído, a raíz de la crisis económica, en diversas formas de infantilismo político. En la periferia de los dos continentes más desarrollados del mundo surgieron populismos nacionalistas, de izquierdas en América y de derechas en el Este de Europa. Con enfoques muy distintos, ambos movimientos han aspirado a poner en jaque los dos puntales fundacionales de Occidente: la democracia y la economía de mercado. Y, en el núcleo de ambos continentes, han triunfado también fórmulas políticas perniciosas, como Trump, el Brexit o la ultraderecha en la Europa del norte.

Seguir leyendo »