Sobre este blog

Piedras de papel es un blog en el que un grupo de sociólogos y politólogos tratamos de dar una visión rigurosa sobre las cuestiones de actualidad. Nuestras herramientas son el análisis de datos, los hechos contrastados y los argumentos abiertos a la crítica.

Autores:

Aina Gallego - @ainagallego

Alberto Penadés - @AlbertoPenades

Ferran Martínez i Coma - @fmartinezicoma

Ignacio Jurado - @ignaciojurado

José Fernández-Albertos - @jfalbertos

Leire Salazar

Lluís Orriols - @lluisorriols

Marta Romero - @romercruzm

Pablo Fernández-Vázquez - @pfernandezvz

Sebastián Lavezzolo - @SB_Lavezzolo

Víctor Lapuente Giné - @VictorLapuente

Luis Miller - @luismmiller

Lídia Brun - @Lilypurple311

Sandra León Alfonso - @sandraleon_

Mitos del 14F

El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, comparece en Barcelona para valorar los resultados de las elecciones catalanas. EFE/Alberto Estévez

22

Querría lanzar cuatro piedras de papel sobre cuatro mitos sobre las elecciones de ayer en particular y la política catalana en general:

Mito 1: El ganador de las elecciones es el PSC

Sí y No. Aunque más No que Sí. La urgencia mediática y la necesidad creciente de tratar las elecciones como acontecimientos deportivos nos llevó a declarar al PSC como ganador en la noche electoral. Pero en un sistema parlamentario (y ni más ni menos que con 9 partidos) ganador es quien puede formar gobierno y de forma realista el PSC no puede. Apuntándonos a la metáfora deportiva Illa fue el MVP (Most Valuable Player), el Lebron James que se anotó más diputados que nadie, pero el equipo ganador fue, de nuevo, el independentismo en general y ERC en particular.

De hecho, las posibilidades del PSC de entrar en el gobierno eran inversamente proporcionales a su puesto en la competición entre los tres grandes que se jugaban la victoria anoche: PSC, ERC y Junts. Si, como ocurrió, el PSC quedaba primero se esfumaban las (seamos sinceros, pequeñas) posibilidades de un Tripartito o coalición de izquierdas. Porque para ERC sería extremadamente difícil salir del bloque independentista y buscar al PSC como pareja de baile en un gobierno de izquierdas (aunque privadamente lo deseen algunos en ERC). Pero la tarea es prácticamente imposible si ERC no es el socio mayoritario (quedando por encima del PSC en votos y escaños) y, como ocurre ahora, Aragonés tendría que ceder el sillón, o como mínimo compartirlo, con Salvador Illa. La revuelta en las filas republicanas sería tal que los dirigentes de ERC (insisto, aunque a algunos no les molestara) no podrían ahondar en ese camino.

La victoria del PSC (por un estrecho margen) lo excluye pues paradójicamente de cualquier quiniela de gobierno. Así, si en 1996 los socialistas cosecharon a nivel nacional una dulce derrota, ayer consiguieron una amarga victoria. 

¿Puede ser relevante el PSC? Sí, y más que en la pasada legislatura. Lideran el bloque constitucionalista, pueden llegar a acuerdos concretos con ERC, apoyando diversas leyes, y promocionando algunas reformas que Cataluña necesita. Pero, ganar, ganaron los independentistas de forma inapelable. Lo que nos lleva al segundo mito.

 

Mito 2: Es hora de pasar página del procés  

Es uno de los mantras más repetidos en los últimos dos años. El suflé independentista se ha desinflado. Un mito repetido, sobre todo, por quienes no viven en el entorno socio-político-mediático del independentismo, claro. Porque, por mucho que el apoyo explícito al independentismo – y, en concreto, a la vía unilateral – haya descendido, se trata de una retirada táctica, no de una derrota.

La maquinaria asociativa-política del independentismo está a pleno rendimiento. La épica no la ponen ahora las marchas y los referéndums ilegales, sino la situación de los presos y la supuesta opresión del Estado español. Una prueba de la fortaleza del movimiento es que un grupo de exmiembros del secretariado nacional de la ANC, agrupados en Catalans per la indepèndencia, fueron capaces de forzar a todos los partidos independentistas a firmar un documento en la campaña conforme al cual se comprometían a no pactar con el PSC. Se ha hablado mucho del fondo, pero poco de la forma: que una asociación sociocultural de nuevo cuño (y sin experiencia) es capaz de imponer el punto programático más importante a los partidos de la mayoría parlamentaria. El nivel de sumisión (bueno, para unos será sumisión y para otros rendición de cuentas) de los partidos a agentes externos a la política es asombroso. Y nos vuelve a recordar que esos "agentes externos" están ahí, y que no son Puigdemont (moviendo los hilos desde Waterloo) ni un grupo de zelotes. Es un magma difuso, de múltiples cabezas, pero fuertemente cohesionado en su mensaje de fondo: hemos roto con España. Y eso es inamovible.

 

Mito 3. Ganan los pactistas (PSC y ERC)

Por una parte, es verdad. Es cierto que, dentro de cada uno de los dos (solidificados) bloques, han ganado esta vez partidos más pactistas. El PSC ha sustituido al más duro Ciudadanos. Y ERC, a la irredenta Junts. Esto tiene valor, porque refrenda (para el electorado catalán; el español es otro cantar) la estrategia de acercamiento de Sánchez y Rufián, con Iglesias de celestino. Había mucho temor en las filas republicanas por la huida de votantes a Junts, que se ha mantenido más fiel a las esencias rupturistas del 1 de Octubre. Pero ERC ha superado con nota la prueba. Hace falta ver si lo que ha calado en el votante republicano es la pedagogía de Rufián y la firma del veto al PSC en medio de la campaña.

Dicho esto, tan cierto es que han ganado los más pactistas en cada bloque como que han crecido con fuerza también los dos más intransigentes: CUP y Vox. Así, los perdedores han sido las formaciones que se han quedado en medio, entre el pactismo de los ganadores de cada bloque (PSC y ERC) y el radicalismo de quienes más suben (CUP y Vox); es decir Junts-PdCAT en el frente independentista y PP-Ciudadanos (más parcialmente, los Comunes) en el unionista.

Y es que, en el fondo, la política catalana es la gestión de un Gran Conflicto y en cada bando de todo conflicto cristalizan dos actitudes: Palomas y Halcones. Es lo que vemos en Cataluña: tanto las Palomas (PSC y ERC) como los Halcones (CUP y Vox) se han llevado el gato al agua.

 

Mito 4. Las izquierdas suman

Durante la campaña y la noche electoral se habló mucho de las dos mayorías posibles: la independentista (Junts + ERC + la CUP si hace falta) y la de izquierdas (una recreación del Tripartito, con ERC + PSC + Comunes). Pero ahora debería quedar claro que las alternativas son o un gobierno netamente independentista (reeditando el de Torra, pero con Aragonés al mando) o versiones del mismo (ERC con apoyo regular o puntual de Junts y los Comunes). O sea, un gobierno muy independentista o uno bastante independentista.

Las posibilidades que tiene a disposición el incontestable ganador de las elecciones de ayer, Pere Aragonés, son amplias. Una coalición independentista, un pacto de investidura y/o de legislatura independentista, gobierno en minoría con métricas variables, etc.. 50 tonos de independentismo. Pero independentista será el color del Ejecutivo, de eso no hay duda. No hay opción de gobierno de izquierdas, por mucho que la legislatura permita aprobar leyes de izquierdas dada la geometría variable del Parlament.

Sobre este blog

Piedras de papel es un blog en el que un grupo de sociólogos y politólogos tratamos de dar una visión rigurosa sobre las cuestiones de actualidad. Nuestras herramientas son el análisis de datos, los hechos contrastados y los argumentos abiertos a la crítica.

Autores:

Aina Gallego - @ainagallego

Alberto Penadés - @AlbertoPenades

Ferran Martínez i Coma - @fmartinezicoma

Ignacio Jurado - @ignaciojurado

José Fernández-Albertos - @jfalbertos

Leire Salazar

Lluís Orriols - @lluisorriols

Marta Romero - @romercruzm

Pablo Fernández-Vázquez - @pfernandezvz

Sebastián Lavezzolo - @SB_Lavezzolo

Víctor Lapuente Giné - @VictorLapuente

Luis Miller - @luismmiller

Lídia Brun - @Lilypurple311

Sandra León Alfonso - @sandraleon_

Etiquetas
Publicado el
15 de febrero de 2021 - 22:20 h

Descubre nuestras apps

stats