eldiario.es

9

María Ramírez

Periodista. Cofundadora de Politibot. Reportera en Nueva York y Bruselas para El Mundo y Univisión. Nieman fellow en la Universidad de Harvard.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 291

Kathy Scruggs

'Richard Jewell', la última película de Clint Eastwood, relata la historia real de un agente de seguridad que descubrió una bomba en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996 y, tras ser encumbrado como un héroe, fue acusado erróneamente por el FBI de ser un terrorista. Los villanos del filme son unos pocos agentes sin escrúpulos y con presión por encontrar un culpable y, sin matices ni paliativos, la prensa.

Eastwood cambia los nombres de los agentes del FBI y los retrata con algún atisbo de duda, pero pinta con despiadada brocha gorda a una periodista del periódico local de Atlanta, elAtlanta Journal, utilizando su nombre real, Kathy Scruggs. El periódico, que se precipitó en su cobertura y fue parte de una cadena de errores, ha denunciado a la productora por haber inventado, entre otras cosas, que la periodista ofrecía sexo a cambio de información. Incluso sin ese detalle y pese a los fallos que sí cometió el periódico, la caricatura de la periodista suena falsa para cualquiera que haya trabajado en una redacción y afecta a cómo habla y se comporta el personaje casi todo el tiempo. Para completar el brochazo sexista, llorar al darse cuenta del error es la única hazaña de la periodista, que no puede disputar los hechos porque murió en 2001 por sobredosis de medicamentos a los 42 años (Jewell murió a los 44 en 2007 por complicaciones de diabetes).

Seguir leyendo »

Lo que hay detrás del Megxit

A unos días de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, los artículos más leídos y los debates más intensos en la prensa británica son los que se refieren a la salida de Meghan Markle y su marido Harry de la Casa Real. Puede parecer superficial, sobre todo comparado con la ruptura para los trabajadores, los estudiantes, los visitantes o los empresarios de la isla a partir del 31 de enero. Pero la rebelión de Meghan y Harry cuenta una historia mucho más esencial de lo que parece a primera vista.

Refleja la peor parte de la sociedad británica -el clasismo, el racismo, el machismo, la brecha generacional, la mezcla de desprecio y complejo frente a los americanos, los delirios de grandeza y la influencia de la prensa de baja calidad. Estos rasgos se entremezclan con los motivos del resultado del referéndum sobre el Brexit y la deriva de la política actual, y no son tan distintos de las dinámicas que hemos visto en otros países.

Seguir leyendo »

No leas sólo el titular

Ni España ni el Congreso de los Diputados han inventado los políticos que atizan y exageran, el uso a sabiendas de imágenes manipuladas y de datos falsos y la cerrazón superficial en ideas genéricas. Tampoco han salido de aquí las redes que premian a las voces más ruidosas y simplistas, y que debilitan el negocio que sustenta a los medios. Pero si hemos adaptado con éxito lo peor del averiado debate público moderno, también podemos incorporar algunas de sus soluciones.

Amado Goded, portavoz de Teruel Existe, explicaba esta semana en Las Mañanas de RNE lo básico que está ahora en juego y recordaba la responsabilidad de cada uno. Los políticos deberían ser "conscientes de su lenguaje y de que les está escuchando toda España", y los ciudadanos deberían fijarse en qué consumen más allá del "dicen que" y "he visto por ahí". "La gente tiene que ser muy cuidadosa en cómo se informa. No leer sólo los titulares. Y escuchar medios que sean serios", dijo.

Seguir leyendo »

La gran niebla

El 8 de diciembre de 1952, tras cuatro días de niebla tóxica, el Guardian publicó una columna que contaba con un tono romántico e incluso chistoso las consecuencias de la nube que había oscurecido Londres. "Las torres de Westminster parecían encantadas. El gótico es el único estilo arquitectónico al que le sienta bien la bruma", decía el texto. "Jóvenes de pelo rubio apocado por la niebla pedían cita en la peluquería".

Ni la prensa ni el gobierno ni los hospitales ni la mayoría de los ciudadanos entendieron entonces la gravedad de la repentina nube del carbón de las chimeneas, las emisiones de los nuevos autobuses de diesel y la mezcla de amianto y otras partículas industriales.

Seguir leyendo »

Un deseo para 2020

La mañana del 1 de junio de 1950 Margaret Chase Smith, senadora republicana por Maine, se encontró en el tren ligero del Capitolio con su colega de partido Joseph McCarthy. "Margaret, estás muy seria. ¿Vas a hacer un discurso?", preguntó él. "Sí, y no te va a gustar", contestó ella. 

Chase Smith hizo una "declaración de conciencia" para denunciar la persecución de empleados públicos que McCarthy consideraba subversivos. Ella era entonces la única mujer en el Senado, llevaba poco más de un año en su escaño y la abrumadora mayoría del partido apoyaba a McCarthy. "No quiero ver al partido republicano cabalgando hacia la victoria política con los cuatro jinetes de la calamidad: el miedo, la ignorancia, la intolerancia y la difamación", dijo en su discurso. 

Seguir leyendo »

Un tribunal español

Ha vuelto a pasar. Una vez más, políticos y activistas en España utilizan "Europa" como un concepto genérico y equívoco que, en su cabeza partidista, es un ente supranacional de súper-tacañones que hablan en inglés o en francés y aleccionan, legitiman o deslegitiman desde algún lugar que suena importante, en este caso "Luxemburgo".

Además de ser uno de los lugares más siniestros de Europa, Luxemburgo es sólo la sede del Tribunal de Justicia por motivos históricos. Como país pequeño en la UE actual, tiene menos representación que España en la corte y menos influencia en la formación de la legislación en la que se basan sus decisiones. Ese tribunal bien podría estar en Cuenca y, para abreviar, tal vez lo llamaríamos el "Tribunal de Cuenca".

Seguir leyendo »

La victoria británica

Unos días antes de las elecciones del Reino Unido, el Yorkshire Evening Post publicó la foto de Jack, un niño de cuatro años, dormido en el suelo de un hospital de Leeds con una mascarilla de oxígeno. Jack sufría un posible caso de neumonía, el hospital no tenía camas disponibles y el niño ya no podía más y acabó durmiendo encima de unos abrigos. Su madre le hizo una foto para denunciar la situación.

La historia afectaba a uno de los temas constantes de discusión en la vida política británica, la Sanidad pública, su funcionamiento y su futuro. También, una de las presas habituales de las falsedades. Uno de los eslóganes falsos de la campaña del Brexit fue que la salida de la UE iba a suponer una inversión de 350 millones de libras a la semana para la Sanidad británica. Y en cuanto se publicó la historia de Jack, se puso en marcha una campaña de desinformación en Facebook para asegurar que la historia no era verdad. Boris Johnson se negó a mirar la foto cuando un periodista se la enseñó e incluso le quitó el móvil y se lo metió en el bolsillo.

Seguir leyendo »

Contar la historia del planeta

¿Cómo consigues que tus lectores se interesen por la historia más importante del planeta? ¿Qué hacer cuando se trata de un asunto global, a veces abstracto y a menudo complejo y repetitivo? La cobertura sobre la crisis climática lleva décadas dándose de bruces con el desinterés de los lectores, pero en los últimos meses algo ha cambiado. Tal vez algo hemos aprendido.

Escribir sobre informes omnicomprensivos de la ONU con predicciones agregadas para todo el planeta y a la vez tan precisas sobre años, centímetros o centígrados suele tener un impacto limitado. Explicar qué está pasando en el Mar Menor, contar qué representa Greta Thunberg o mostrar las partículas contaminantes en Nueva Delhi, en California y en el lugar en el que te encuentras ahora mismo refleja la realidad y, además, interesa. Ya que lo podemos medir, estos son tres ejemplos de artículos periodísticos que se han leído mucho en la web y se han compartido mucho en Facebook, la red que sigue indicando por dónde va el interés de la audiencia que no está tan enganchada a la política.

Seguir leyendo »

El sándwich de la verdad

Los políticos de las democracias occidentales han descubierto que mentir aunque haya fuentes oficiales, pruebas físicas o extensa documentación es un riesgo que puede merecer la pena en un mundo de información infinita y fragmentada en el que es fácil explotar la ignorancia, la dejadez, el sectarismo o la decepción con los medios.

Entre la perplejidad, la impotencia y la indignación, periodistas -o parte de los periodistas- en Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Francia y ahora España intentamos preservar lo más valioso para nuestro oficio, los hechos o, al menos, su búsqueda incansable dentro de los márgenes del imperfecto y apremiado periodismo.

Seguir leyendo »

Las palabras importan

Unas horas después de las elecciones generales, la Casa de la Mujer de Fuenlabrada (Madrid), que da ayuda a mujeres y menores víctimas de la violencia machista, apareció con pintadas de esvásticas, "feminazis" y "Vox". Casi a la vez, alguien escribía en un parque infantil de Murcia amenazas e insultos homófoboscontra el alcalde de Algezares. Al rato, un hombre gritaba a un editorialista conservador "cabrón, rojo, traidor" y otro espontáneo increpaba a un niño en la calle por la longitud de su pelo.

Se trata de agresiones de baja intensidad, sin contacto físico y escaso impacto, pero también síntoma preocupante de la innecesaria crispación cotidiana. En los peores casos, pueden ser el paso previo a ataques más graves, como los sucedidos en las últimas semanas contra inmigrantes o personas identificadas como LGTBI.

Seguir leyendo »