eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Leire Salazar

Profesora en el Departamento de Estructura Social de la UNED y doctora en Sociología por la Universidad de Oxford. Estudia, entre otros temas, las desigualdades sociales en la primera infancia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 175

(No hay) café para todos

España presenta una de las tasas de obesidad en adultos y en niños más altas de Europa. En general, el sobrepeso y la obesidad se relacionan con una ingesta de alimentos excesiva, poco equilibrada o de mala calidad. La preocupación médica y política por este problema ha aumentado considerablemente en los últimos años. Recientemente, por ejemplo, el Ministerio de Sanidad ha aprobado nuevas medidas para mitigar este problema al firmar acuerdos con empresas del sector alimentario para mejorar la calidad de los alimentos y bebidas reduciendo el contenido de azúcar, sal y grasas. Al tiempo, sobrepeso y obesidad se asocian con un excesivo sedentarismo. En España hay una proporción sustancial de personas sedentarias en todos los grupos de edad, especialmente en las mujeres. Nuestro país es, además, según datos del estudio PISA, el cuarto por la cola en el porcentaje de alumnos que tienen educación física en la escuela con la regularidad recomendada (al menos tres veces a la semana).

En esta entrada el interés se centra en otro indicador, tal vez menos conocido, que hace referencia a los hábitos alimentarios: saltarse el desayuno antes del colegio. Los datos proceden del estudio PISA en su última edición, la correspondiente a 2015, en la que se recoge información sobre muestras representativas de chicos y chicas de 15 años en los países de la OCDE y en otras naciones participantes en el estudio.

Seguir leyendo »

Crisis y desigualdades educativas

En un artículo reciente (aquí) hemos analizado cómo la magnitud de la Gran Recesión ha afectado a las expectativas de los estudiantes sobre su futuro y posibilidades en el sistema educativo en 24 países (1). Se atribuye a Kennedy la frase de que una marea que sube hace que se levanten todos los barcos, y es cierto que durante la bonanza económica los estudiantes aspiran a más, mientras que la crisis acorta sus expectativas y hace que se vuelvan menos ambicioso. El problema es que esto sucede, sobre todo, en los hogares con menos recursos. 

El trabajo permite extraer tres conclusiones principales sobre los efectos de la Gran Recesión.

Seguir leyendo »

No, las niñas no son peores en ciencias

Las brechas de género en competencias básicas en la escuela (lectura, matemáticas, ciencias) se dan a menudo por supuestas. Tradicionalmente se ha considerado que de manera bastante natural las niñas destacaban en habilidades relacionadas con la lectura, la comunicación y las relaciones sociales y los niños en matemáticas y ciencias. Esta convicción de la ciencia popular obtiene cierto apoyo empírico si se observa el caso español usando, por ejemplo, los datos del estudio PISA. En España en su conjunto los chicos de 15 años obtienen, en la última edición del informe, la de 2015, 7 puntos más que las chicas en competencias en ciencias, el equivalente a lo que se aprende en casi 3 meses de escolarización. Para la media de países de la OCDE, también se observa una diferencia a favor de los chicos, esta vez de 4 puntos, equivalente a 1,6 meses de instrucción.

Como en muchos otros casos, sin embargo, cuando se busca una foto más amplia los datos no permiten respaldar estas conclusiones. Cuando se analizan las competencias en ciencias en un número amplio de países (por ejemplo, en todos los países que participan en el estudio PISA) y a lo largo del tiempo, las diferencias a favor de uno u otro sexo distan mucho de ser sistemáticas, algo similar a lo que ocurre, por cierto, con las competencias matemáticas. En realidad, existe bastante heterogeneidad en el sentido de la brecha. Así, si se excluye el grupo de países con diferencias insignificantes desde el punto de vista estadístico, que, atención, son mayoría, en la mitad de los países los chicos obtienen puntuaciones mayores que las chicas, mientras en la otra mitad de naciones son las chicas las que puntúan mejor. Por ofrecer algo de contexto, las mayores distancias en esta edición de 2015, de 19 puntos (7,6 meses de aprendizaje), se observan en Austria y en Finlandia, dos países con sistemas educativos muy diferentes; en el primer caso la ventaja opera a favor de los chicos y en el segundo a favor de las chicas.

Seguir leyendo »

Los españoles quieren mudarse a Galapagar

Nota: La autora del post y todos los editores de Piedras de Papel lamentamos que la publicación de éste haya precedido en pocas horas a la noticia del nacimiento prematuro de los hijos de Irene Montero y Pablo Iglesias, a los que les deseamos lo mejor en estas duras circunstancias.

Seguir leyendo »

La desigual carga de nacer con bajo peso

Una de las conclusiones más comúnmente aceptadas entre quienes estudian la evolución de la desigualdad educativa es que los problemas a los que se enfrentan los hijos de las familias con menos recursos tienen un origen muy temprano. Tanto es así que incluso mucho antes de que se escolaricen, los niños ya presentan dificultades en su desarrollo que difieren en función de quiénes son (o de cómo son) sus padres.

En este post tomamos un indicador frecuentemente utilizado como una de las medidas de desventaja más tempranas: el peso al nacer. Sabemos que el bajo peso al nacer, aquel que está por debajo de los dos kilos y medio, correlaciona de manera muy clara con un peor estado de salud y mayor morbilidad en distintas fases del ciclo vital. Aunque hay menos evidencia al respecto, también parece estar asociado con peores resultados escolares e incluso laborales. A continuación analizamos su influencia en el éxito escolar (medido en comprensión lectora) a medio plazo (para una muestra de escolares entre 10 y 15 años de edad en China) y observamos que los efectos adversos son muy diferentes en función de los recursos socioeconómicos de los hogares.

Seguir leyendo »

Los Turpin y Ceaușescu

La semana pasado leíamos atónitos al caso de Louise y David Turpin y sus trece hijos criados en California en unas condiciones de negligencia extrema. Los niños, de entre dos y 29 años, mostraban signos claros de desnutrición, vivían sin contacto con el exterior y habían sido víctimas de una crianza que se encontraba entre el desapego más absoluto y el maltrato. Gracias a los hallazgos de un controvertido experimento que conecta a los Turpin con el propio Ceaușescu, podemos intuir qué ha sucedido con el desarrollo de estos 13 niños y qué les depara el futuro.

Con el fin de sacar adelante sus planes de urbanización e industrialización, Nicolae Ceaușescu, presidente de la República Socialista de Rumanía, promovió en su país el aumento de la población a través de políticas que limitaban el aborto y el acceso a los métodos anticonceptivos y que castigaban la infecundidad. Como consecuencia de estas medidas, de los masivos movimientos del campo a la ciudad para trabajar en las fábricas de titularidad pública y de las duras condiciones de vida, muchas familias tuvieron que entregar a sus hijos recién nacidos en instituciones estatales porque no podían hacerse cargo de ellos.

Seguir leyendo »

'El Muro Invisible'. Divulgación sociológica del siglo XXI

Nuestros amigos de Politikon, uno de los blogs de divulgación en ciencias sociales más pujantes del panorama digital, han publicado una obra colectiva titulada El Muro Invisible (Editorial Debate) sobre las vicisitudes de ser joven en España. En esta entrada queremos celebrar la aparición de este trabajo y destacar su enorme potencial para elevar el debate público. Pero también queremos invitar a nuestros lectores a hacer una reflexión crítica de algunos de sus argumentos centrales. Vamos a ser más sintéticos en el primero de estos objetivos que en el segundo.

 

Seguir leyendo »

Otro vendrá que bueno te hará: ¿hacen las vacaciones bueno al colegio?

Con el curso escolar termina(n)do esta semana, es probable que la mayoría de las familias tengan ya desde hace meses una planificación de las agendas de sus hijos en verano. Algunos optarán por los campamentos urbanos, otros por las colonias en la montaña o la costa, muchos recurrirán a la ayuda de los abuelos. Con una organización social compleja, en la que las vacaciones escolares estivales duran sustancialmente más que las de los padres y en la que no hay oferta pública suficiente para acoger la demanda, el parón veraniego nos ofrece la posibilidad de reflexionar, una vez más, sobre la desigualdad de oportunidades de los niños según su origen social y sobre las influencias que los entornos familiares tienen sobre su éxito escolar.

Existe una literatura (por ejemplo, aquí o aquí) centrada específicamente en el análisis de en qué medida las competencias adquiridas a lo largo del curso escolar se desgastan durante las vacaciones de verano. El diseño más común en este enfoque consiste en la medición de los conocimientos/competencias de ciertas materias que tienen los alumnos al finalizar el curso escolar (justo antes de las vacaciones estivales) y compararlas con los que demuestran al regreso de las vacaciones. Es importante recordar que ambas mediciones, pre- y pos-, se realizan para la misma muestra de estudiantes. La literatura se ha centrado fundamentalmente en las competencias lectoras y matemáticas que, en términos generales, representan dos pilares básicos del aprendizaje en tanto que son materias instrumentales para la adquisición de conocimientos más complejos.

Seguir leyendo »

La sombra del estrés es alargada... pero no siempre mala

En los últimos tiempos están proliferando los estudios que analizan las condiciones en las que se vive durante la infancia y sus posibles efectos en aspectos tan variados como la salud, los resultados escolares o el éxito laboral. En términos generales en ciencias sociales predomina la visión de que estar sometido a adversidades en los primeros años impone a los individuos una suerte de senda que favorece la concatenación de desventajas a lo largo de la vida. La escasez material de los hogares puede condicionar la salud (por ejemplo, aquí) y el rendimiento académico (aquí) de los niños. Puede hacerlo de manera directa al dar lugar, por ejemplo, a una inadecuada nutrición o la proliferación de enfermedades crónicas.

Pero puede también empeorar sus condiciones de vida al aumentar la sensación de estrés, bien sea directamente en los niños o indirectamente a través de los padres. De hecho, la investigación sobre los efectos del estrés se ha disparado en los últimos años, puede que en parte por el aumento de la prevalencia (o del diagnóstico) de trastornos como la ansiedad o la depresión, relacionados con el estrés, en los países desarrollados.

Seguir leyendo »

El cotilleo es como un parto, pero con menos estrés

El cotilleo tiene una penetración sorprendente en la vida diaria de los individuos a pesar de su mala reputación. Aunque no es sencillo encontrar buenos datos, menos aún comparados, sobre el tiempo que pasamos hablando de los demás ni sobre la información exacta que se transmite en estos intercambios, varios estudios han tratado de cuantificarlo, con resultados sorprendentes. Algunos de ellos calculan que un 70% del tiempo que consumen nuestras conversaciones cotidianas incluyen cotilleos, entendidos como referencias informales al comportamiento o el carácter de las personas implicadas en la conversación o bien de terceras personas no presentes. Parece, además, que esta tal vez inesperada pauta se reproduce en sociedades con distintos niveles de desarrollo y diferentes valores y cultura. ¿A qué se debe que esta forma de interacción, a pesar de tener un cierto estigma social, siga tan presente, incluso en sociedades individualizadas y relativamente tolerantes? Veamos algunas de las respuestas que ofrece la ciencia.

Desde distintas disciplinas se ha señalado que el cotilleo tiene ciertos "beneficios" que justifican su persistencia. La psicología evolutiva o la sociología de las organizaciones han estudiado tradicionalmente la importancia del cotilleo como medio para establecer las normas que regulan los comportamientos grupales, penalizar comportamientos transgresores y reforzar los vínculos dentro de los grupos, de modo que suele considerarse un elemento funcional para la vida en sociedad.

Seguir leyendo »