eldiario.es

9

Esther Palomera

Cronista política y analista de actualidad, Esther Palomera es adjunta al director de eldiario.es. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, dio sus primeros pasos profesionales en el diario ABC, a principios de la década de los noventa. Concretamente en la sección de política local de Madrid. En este medio llegó a coordinar la sección de Sanidad.

En 1998 formó parte del equipo fundacional del diario La Razón, donde desempeñó el cargo de cronista parlamentaria. En 2014 salió de La Razón para incorporarse a la edición española de The Huffington Post, donde mantenía un blog de actualidad política.

Esther Palomera es, además, un rostro habitual en las mesas de análisis político de televisión y radio. Entre otros espacios, ha participado en CNN, Canal 24h, los Desayunos de TVE, 59 segundos, El debate de la 1, Al Rojo Vivo, en La Sexta, El gran debate y el programa de AR, en Telecinco, Las Mañanas de Cuatro y el programa Hoy por Hoy, de la Cadena SER.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4853

¿La Fiscalía de quién depende? "Pues ya está..."

Que no iba a haber un solo día de tregua, se sabía. Que en los nuevos códigos de la política no rigen ya los 100 días de gracia para ningún gobierno es un hecho objetivo. Pero que Pedro Sánchez iba a poner en bandeja a la oposición la primera ofensiva contra su presidencia no ha dejado de sorprender a propios y a extraños. La polémica está servida y lleva nombre de exministra. Se llama Dolores Delgado. Acaba de ser sustituida por Juan Carlos Campo como titular de Justicia. Y ya tiene nuevo destino: la Fiscalía General del Estado. Sin tránsito y sin anestesia, el presidente del Gobierno pone en duda con su candidata para sustituir a María José Segarra la apariencia de imparcialidad debida y ahonda, de paso, en el debate sobre la politización de la Justicia en un momento en el que lo que urgía, al parecer, era la desjudicialización de la política.

Los de Casado ya dan palmas con las orejas. Ellos, tan explícitos en aquello de "la Fiscalía te lo afina" -que espetó el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz al jefe de la Oficina Antifrau para fabricar escándalos contra ERC y CDC- han tardado "cero coma" en poner el grito en el cielo, hablar de "ataque sin precedentes" a la separación de poderes y anunciar que recurrirán ante el Supremo el nombramiento. La presidenta de la Asociación de Fiscales (AF), Cristina Dexeus, ha leído en la propuesta "una manera muy clara de indicar que el Gobierno quiere tener 'sometida' a la Fiscalía."

Seguir leyendo »

Cuatro vicepresidencias y una tarjeta amarilla

Esto no es fútbol, aunque lo parezca por aquello de que sobre el terreno de juego a veces también hay competición, zancadillas, juego sucio y hasta tarjetas amarillas. Pedro Sánchez ha sacado la primera, lo que significa que el jugador -en este caso Pablo Iglesias- puede seguir el juego, pero si persiste en hacerlo al margen del reglamento y es amonestado por segunda vez, será expulsado del campo.

Lo extraño es que el presidente haya asumido la doble faceta de capitán y de árbitro, y que además el gesto lo haya exhibido antes incluso de comenzar el partido. Mal arranque sin duda para un gobierno de coalición al que la derecha en sus tres versiones ya ha puesto la proa antes de que se estrene en la mesa del Consejo de Ministros. Más madera y más munición para el adversario, sin duda.

Seguir leyendo »

La derecha suma al rey, tras las víctimas de ETA y la Constitución, a su lista de apropiaciones indebidas

Si Julio Camba levantara la cabeza volvería a "esperpentizar" la crispada vida parlamentaria. Materia tendría. La segunda jornada de la investidura de Pedro Sánchez daría para dos, tres y hasta para cien crónicas. Sobre la falta de elocuencia, sobre la palabrería vana, sobre las voces broncas, sobre los discursos flojos, sobre los llantos, sobre los efusivos abrazos, sobre los aplausos, sobre los infames comentarios que no recoge el audio del hemiciclo, sobre los grandilocuentes gestos y hasta sobre la competición de sus señorías por ver quién acumulaba más citas de Azaña…

Empezó el candidato socialista al recordar el célebre discurso "Paz, perdón y piedad", el último que pronunció el presidente de la II República en España: "Se comprobará una vez más que todos somos hijos del mismo sol y tributarios del mismo río". Y lo hizo para negar, como hiciera antes Azaña, el derecho de alguien a monopolizar el patriotismo. Hablaba de la derecha, claro, y de su afán por convertir todo en propio. España, las víctimas de ETA, la Constitución… y ahora hasta Felipe VI.

Seguir leyendo »

No en su nombre

Ya no está. Pero si Alfredo Pérez Rubalcaba estuviera hoy entre los vivos sufriría espantado por esta ciénaga en que se ha convertido la política. Seguro que no sería de su agrado el pacto con ERC. Ni la meliflua respuesta con la que Pedro Sánchez despachó la intervención de la portavoz de Bildu en el Congreso durante la sesión de investidura. Ni tampoco la bochornosa manera en la que el socialismo en ocasiones baja la cabeza cuando el PP sitúa en el centro del debate partidista a las víctimas de ETA. Ya tendría incluso redactado el "corte de radio" o el titular de prensa con el que responder a todo ello. Y sin duda no  hubiera callado ante la derecha hiperventilada que intenta patrimonializar estos días el desgarro de tantos años de sufrimiento colectivo al tiempo que utiliza, de paso, su nombre para mancillar las siglas del socialismo y a quien hoy las representa. 

El recuerdo de las bombas, la sangre y el dolor no merecen silencio. Y mucho menos que formen parte del combate de un parlamentarismo zafio y bronco en el que la necesidad se antepone a la convicción y el insulto a los argumentos en un ejercicio nauseabundo de utilización por el dolor de los muertos. De los que asesinó la banda terrorista y de los que contribuyeron más que con un grano de arena -pero sin darse un solo golpe de pecho-  a que los criminales abandonaran las pistolas. 

Seguir leyendo »

La izquierda contiene la respiración ante 48 horas de infarto hasta que Sánchez sea investido

"Nos une el espanto". La frase es de Gabriel Rufián, pero la han hecho propia algunos socialistas. No es para menos. Las derechas hiperventiladas han descubierto ahora que Bildu está en el Congreso de los Diputados y han montado una zapatiesta al grito de ¡libertad!, ¡viva el rey! y ¡viva España! en la segunda jornada del debate de investidura. Han montado la bronca desde bien temprano. Y eso que la jornada anterior había sido maratoniana. Interrupciones, gritos, abucheos, insultos... Era el turno de Mertxe Aizpurua y el objetivo era montar la bulla dijera lo que dijera. Y lo que dijo no tiene parangón con el tronar de otras voces que antes que ella pasaron en representación de su partido por la Cámara Baja. Fuera como fuera, la democracia consiste en tolerar y escuchar a quienes no piensan como uno. La libertad que reclaman no incluye por tanto la de expresión de cada cual en el uso de la palabra. Recuerda el ministro en funciones de Fomento, José Luis Ábalos, que "esto tiene aroma de un pasado" que "asusta" y añade Pedro Sánchez desde la tribuna de oradores que a esta derecha soliviantada "no le duele España, sino no gobernar".

El caso es que Aizpurua fue recibida desde la bancada popular, y después desde la de Vox y la de Ciudadanos, con gritos de "asesinos" o "terroristas". Una y otra vez. La primera porque criticaba el discurso de Felipe VI tras el referéndum del 1-O. Dijo que había sido "autoritario". La presidenta Batet tuvo que interrumpir el debate en más de una ocasión porque la bulla iba a más y pidió silencio y respeto para quien estaba en el uso de la palabra. Los aspavientos de Casado, Espinosa de los Monteros, Álvarez de Toledo, Arrimadas o Bal con cada frase de la portavoz de Bildu convirtieron el hemiciclo en un auténtico gallinero porque, al parecer, la libertad de expresión vale para llamar traidor, felón, inmoral, sinvergüenza, sociópata, mentiroso, fatuo, arrogante y patético a un presidente de Gobierno en funciones pero no para criticar un discurso del jefe del Estado. Cuando eso sucede, la derecha invoca el reglamento de la Cámara.

Seguir leyendo »

La investidura de Sánchez resucita al PP de las trincheras y la radicalidad

En el Parlamento del XIX, los diputados se referían a quienes les precedían en el uso de la palabra como "mi ilustre opinante". En el del XXI, lo que se estila es llamarle "sociópata, mentiroso, fatuo, arrogante y patético", que es como el líder del PP, Pablo Casado, llamó a Pedro Sánchez nada más subirse a la tribuna de oradores durante la sesión de investidura. Es la distancia entre Castelar y Pablo Casado. Entre el buen y el mal parlamentarismo. Entre la política y la politiquería. Lo que llega anticipa otra Legislatura bronca. El "cayetanismo" se ha impuesto en la calle Génova. Por mucho que se esfuerce Santiago Abascal, el líder de Vox tiene difícil superar la verborrea en la que ha mutado con desparpajo el jefe de la bancada popular para atacar al candidato socialista y a su futuro gobierno de coalición. El ambiente destila ya más crispación y más trazo grueso que el que se vivió entre 2004-2008 con la virulenta y vehemente estrategia que desplegó Rajoy contra el entonces presidente Zapatero.

Por partes. Se abrió el telón y Pedro Sánchez fue directamente al grano: "Aquí no se va a romper España ni la Constitución. Lo que se se va a romper es el bloqueo al Gobierno progresista votado democráticamente por los españoles". Fue hilvanar la primera frase y en el hemiciclo retumbó el primer abucheo de la oposición popular que la bancada socialista y la de Unidas Podemos intentaron acallar con un prolongado aplauso. La sesión careció desde ese instante de la solemnidad y el respetuoso silencio que acompañan cada debate de investidura. Todo fue bulla. Nada es ya como antes.

Seguir leyendo »

De cómo las derechas esparcen un odio inextinguible

Uno se asoma a las redes o las televisiones y el odio es inextinguible. Nada distinto de lo que ofrece el panorama político. La desconfianza, el fanatismo y la hostilidad lo copan todo. No hay espacio para la pluralidad de pensamiento, mucho menos para la discrepancia pacífica o la tolerancia. O se está a favor de Pedro Sánchez o se está virulentamente en contra hasta llegar a pedir para él la horca, como ha llegado a escribir un concejal de Vox que desea ver al candidato socialista como a Mussolini: "Muerto y colgado por los pies". 

No hay medias tintas ni concesiones al beneficio de la duda. Todo es felonía o traición y, cuando no, el patriotismo ramplón de las derechas se da golpes de pecho y pena en cada tuit por el dolor que le produce una España en la que solo caben ellos, sus banderas y sus himnos. El pensamiento y el análisis han quedado reducidos al simplismo de la consigna política que repiten como loros las hinchadas respectivas.

Seguir leyendo »

El PSOE asegura que la consulta pactada con ERC no es un referéndum de autodeterminación

El PSOE asegura que la consulta que ha pactado con ERC para que la ciudadanía de Catalunya avale el acuerdo que pueda salir de la mesa de gobiernos que han suscrito no es un referéndum de autodeterminación. Así de tajante se ha pronunciado el secretario de Organización, José Luis Ábalos, sobre esa parte del documento que se dio a conocer este jueves para la negociación entre el Gobierno y la Generalitat en la búsqueda de una solución al "conflicto político" en Catalunya. "En la mesa estamos dispuestos a debatir cualquier iniciativa, pero eso no significa aceptar cualquier iniciativa", ha advertido Ábalos. También ha asegurado que todos los acuerdos estarán enmarcados dentro de la legalidad "vigente en ese momento". 

Los socialistas no descartan cambios legislativos para que se pueda encajar el acuerdo que salga de la mesa de gobiernos. "Esto no es un corsé ni en la política nos pueden poner un corsé", ha respondido Ábalos a la pregunta de si se puede plantear un cambio en la Constitución para dar cabida al hipotético acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat. "Las realidades políticas se van construyendo a partir del parlamentarismo y donde hacen falta mayorías en algunos casos simples y otras cualificadas. El parlamentarismo siempre va a estar presente", ha agregado. 

Seguir leyendo »

La intrahistoria del "pacto del polvorón": 20 reuniones y un último encuentro de tres horas entre Sánchez e Iglesias

Entre septiembre y diciembre no solo hay tres meses en el calendario, en España ha habido una investidura fallida, una repetición electoral, un cambio radical en los discursos y una disposición manifiesta para alcanzar un acuerdo de gobierno. Lo que no hubo en julio. Hablamos, claro, de PSOE y Unidas Podemos, de lo que pudo ser y no fue antes y después del verano, y de lo que finalmente ha llegado en invierno, entre polvorón y polvorón de las fiestas navideñas. Del desacuerdo al pacto; del recelo a la confianza mutua; del "insomnio" a un "ilusionante" sueño. Todo ha sido muy distinto a lo que ocurrió en julio y, en buena medida, porque PSOE y Podemos tenían decidido, después de las elecciones de noviembre, pasar la página de los reproches mutuos.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, antaño enemigos irreconciliables en el ring parlamentario, se han dado en estos días el "sí quiero". Y, de momento, hasta se puede hablar de "matrimonio" bien avenido. Lo que dure la relación lo determinará, como en todas las parejas, el día a día y lo que cada cual entienda por lealtad y compromiso. Ambos se la juegan con este primer gobierno de coalición desde la Segunda República. Y se la juega también España. De ellos depende el éxito o el fracaso de su conjura para hacer que la configuración de un Ejecutivo compartido sea "un referente de modernidad en Europa y en el mundo".

Seguir leyendo »

Por la transparencia y la conciliación, pero ya si eso después del 7

El papel lo aguanta todo. Gran frase para la política. Uno diría que nació pegada a ella y a quienes desde los partidos hablan, prometen y no cumplen. En materia de transparencia, en los compromisos de regeneración política; en el respeto a la libertad de información y opinión y hasta en los planes para la conciliación de la vida laboral y familiar. 

¿Han escuchado a algún partido oponerse a ella? Nunca. Ha habido decenas de comisiones parlamentarias en favor de la racionalización de los horarios de trabajo. Derechas e izquierdas lo llevan en todos sus programas electorales. Mucho esfuerzo teórico, pero sigue siendo otra asignatura pendiente y la demostración de que algunos juramentos por solemnes que sean acaban en mera retórica.

Seguir leyendo »