eldiario.es

Menú

Detenido en Madrid un tercer implicado en el secuestro y asesinato del empresario Raimundo Toledo

Los otros dos acusados son un varón de 36 años natural de Sidney, Australia, y una mujer de 40 años y nacionalidad cubana

- PUBLICIDAD -

Un tercer implicado en la muerte del empresario tinerfeño Raimundo Toledo, cuyo cuerpo apareció calcinado en el maletero de un coche el pasado 15 de diciembre, fue detenido este martes en Madrid. Se trata de un varón que, una vez cometido el crimen, huyó a la capital de España, donde buscó refugio.

Con su arresto se podría esclarecer quién y por qué contrató a los tres acusados para que secuestrasen al empresario, dos de ellos un varón de 36 años natural de Sidney (Australia) y una mujer de 40 años y nacionalidad cubana, novia de un sobrino del fallecido, actualmente ingresados en la prisión Tenerife II, según una información de  La Opinión de Tenerife.

Los indicios conducen a una supuesta deuda del fallecido, presidente de Tenerife Gasolineras (TGAS) y propietario de una estación de servicio en El Médano (Granadilla), y que los detenidos tratarían de cobrarla o de hacerle entrar en razones para su pago. De hecho, un letrado que trabajó para este empresario reconoció las dificultades económicas que pasó hasta su desahucio de Mercatenerife.

Según la información publicado por el rotativo tinerfeño, la muerte del empresario pudo ocurrir durante el forcejeo debido a un infarto, por lo que ante el problema al que se enfrentaban, decidieron quemar su cuerpo y arrojarlo por un desnivel en Arona, al sur de Tenerife y a unos 80 kilómetros del lugar del secuestro.

El empresario había sido raptado por fuera de su domicilio, en las proximidades de la calle Enrique Wolfson, en Santa Cruz. Un testigo alertó del forcejeo a la Policía Nacional, pero cuando las primeras dotaciones llegaron al lugar no encontraron a la víctima.

Horas más tarde, sobre las 23.00 horas, se recibía otra llamada en el Cecoes alertando de que un turismo se había precipitado envuelto en llamas desde lo alto del Mirador de La Centinela, en Valle San Lorenzo (Arona).

Cuando los bomberos sofocaron las llamas y realizaron la inspección ocular del vehículo localizaron en el maletero el cuerpo semicalcinado de un hombre. Personada la Guardia Civil, el Equipo de Policía Judicial de Granadilla se hizo cargo de las primeras diligencias, que condujeron a relacionar el rapto en Santa Cruz con la víctima del maletero, ya que el vehículo era propiedad del fallecido.

Debido a la etiología de la muerte del empresario y la notoriedad del caso, el titular del Juzgado de Instrucción nº1 de Granadilla de Abona ha decretado el secreto de sumario. Es probable que en los próximos días el último detenido sea trasladado a Tenerife y conducido a los juzgados de Granadilla para prestar declaración ante el juez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha