eldiario.es

Menú

La oposición propina dos reveses al alcalde de La Laguna y a Fernando Clavijo

Aprobada la creación de una comisión especial de investigación sobre la empresa que explota las grúas municipales y el reparto del IGTE conforme a los criterios del REF

Las mociones fueron aprobadas con los votos favorables de toda la oposición (15 concejales) frente a un disminuido grupo de gobierno, que no contó con Javier Abreu (PSOE)

- PUBLICIDAD -
Pleno del Ayuntamiento de La Laguna de julio de 2014.

Imagen de archivo de un pleno del Ayuntamiento de La Laguna

La oposición en bloque en el Ayuntamiento de La Laguna (Unidos se Puede, Partido Popular, Por Tenerife-Nueva Canarias y Ciudadanos) hicieron valer este jueves su mayoría al propinar al grupo de gobierno (Coalición Canaria y PSOE) dos serios reveses que trascienden las fronteras municipales para instalarse en el despacho del actual presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, anterior alcalde de la ciudad. 

Dos mociones promovidas por la oposición contaron con la unanimidad de todos los partidos que la conforman frente a los votos menguados del gobierno municipal al haberse ausentado antes de su debate el líder socialista y primer teniente de alcalde, Javier Abreu. 

Uno de los acuerdos plenarios adoptados obligará a la constitución de una comisión especial de investigación que aclare el largo conflicto que atraviesa el servicio municipal de grúas de la ciudad, en manos de la concesionaria privada Grúas Poli, sumida en una grave crisis económica que obligó al consistorio a intervenirla en enero pasado, y envuelta a su vez en una sospecha de corrupción al haberse tramitado una denuncia de su anterior administrador ante la Guardia Civil en la que se relataron presiones del anterior alcalde, Fernando Clavijo, para que la compañía fuera vendida a siete de sus trabajadores. 

El otro acuerdo se convierte en un desafío institucional al presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, porque se le insta a que aplique los criterios del Régimen Económico y Fiscal (REF) para el polémico reparto de las partidas aún por concretar del extinto Impuesto General de Tráfico de Empresas (IGTE). Clavijo y el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, a los que se unieron todos los demás excepto el de Gran Canaria, abogaban por una distribución en base a la representación institucional derivada de la triple paridad. Que la ciudad de la que es vecino y fue alcalde el presidente del Gobierno se manifieste mayoritariamente en contra de esos criterios supone un revés cargado de mucho simbolismo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha