eldiario.es

Menú

El machismo no es periodismo

- PUBLICIDAD -
a

Puta es la palabra escogida por el patriarcado para decir que las mujeres somos malas por naturaleza. Somos putas porque Eva decidió pecar en el paraíso y llevar por el mal camino al pobre Adán, que, claro, ya tenía bastante con tener que crear a un ser humano de su propia costilla como para que encima lo echarán del paraíso por culpa de una mujer. Puta es esa palabra que escogemos las mujeres para atacar a otras, “Aparte de mala, puta”. Puta es lo que te llaman cuando disfrutas de tu sexualidad de la misma forma que un hombre y te dicen: “Mira que eres puta”. Puta es también el título escogido por la psicóloga Ana Ortiz en un artículo en el periódico El Día publicado el 4 de noviembre.

Las mujeres no nos dividimos entre las que somos malas y las que no. Somos individuos que merecemos respeto. Cuando Ana Ortiz decide publicar este artículo está degradando a todas las mujeres en la esfera pública, no solo a la protagonista de ese texto.

No le han explicado a la psicóloga que cuando dos personas, comprometidas o no, toman la decisión libre de tener relaciones sexuales es responsabilidad de ambas partes. No, las mujeres no somos seres malvados que utilizamos nuestros atributos físicos para seducir y llevar por el mal camino a los hombres. Me pregunto por qué las mujeres tendemos siempre a criminalizar a otra mujer en las infidelidades, cuando la persona que ha traicionado a la otra parte es el hombre.

La semana pasada la periodista Ana. I Bernal Triviño participaba en el Tribunal de Mujeres contra las Violencias Machistas. Triviño evidenciaba en su alegato algo que desde los medios de comunicación no somos capaces de asumir: cuando reproducimos un mensaje machista estamos sosteniendo el sistema patriarcal.

Cuando el periódico El Día publica artículos de tinte machista, independientemente de quién los firme, se convierte en un altavoz del machismo. Si tanto presume El Día de ser uno de los periódicos en papel que más se vende en Tenerife, igual debería replantearse su política comunicativa en cuestiones de género, aunque solo sea por responsabilidad.

Esto es algo que podría incluso ser denunciado ante la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). El propio código deontológico de la profesión señala este tipo de prácticas en el artículo 7: “El periodista extremará su celo profesional en el respeto a los derechos de los más débiles y los discriminados. Por ello, debe mantener una especial sensibilidad en los casos de informaciones u opiniones de contenido eventualmente discriminatorio o susceptible de incitar a la violencia o a prácticas humanas degradantes. Debe, por ello, abstenerse de aludir, de modo despectivo o con prejuicios de raza, color, religión, origen social o sexo de una persona”.

Lo preocupante del asunto es que no es la primera vez que El Día cae en errores de este tipo, y tampoco quizá sea la última. Por eso, los periodistas y los ciudadanos tenemos la responsabilidad de visibilizar el machismo y señalar lo que no es periodismo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha