eldiario.es

Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

Plan de viaje para una visita a la ciudad de Toledo

Dos veces capital de España: mora, judía y cristiana al mismo tiempo, esta pequeña ciudad de ladrillos pardos y tejas es una de las joyas históricas de Europa

- PUBLICIDAD -
Torre de la catedral y Alcázar desde la cúpula de San Ildefonso.

Torre de la catedral y Alcázar desde la cúpula de San Ildefonso.

Toledo se ve en un día. Error. Basta con llegar por la mañana desde Madrid, pasar un par de horas y volver con el último tren de la tarde. Error. Toledo son cuatro calles y en un par de horas uno va y viene y pasa tres veces por el mismo sitio. Error. Toledo es pequeña; eso es verdad. Y eso de que pasarás dos o más veces por el mismo sitio también es cierto; pero no es lo mismo pasar junto a la Catedral a medio día que ver las últimas luces de la jornada; o perderse entre los callejones a plena luz del día que hacerlo cuando la noche ya ha caído. Se puede ir a Toledo en un solo día y volver; pero sería una pena desperdiciar la oportunidad de pasar en la antigua capital imperial, al menos, una noche. En ese momento la ciudad cambia por completo y de sus callejones salen los protagonistas de cientos de leyendas de aquellos tiempos en los que musulmanes, judíos y cristianos vivían en la ciudad y la convirtieron en una de las más cultas del mundo. Toledo tras la caída del sol es, sencillamente, mágica.

Todo suele empezar en la Plaza de Zocodover. Es lo primero que ven la mayoría de los viajeros que llegan a la ciudad a través del tren rápido desde Madrid (apenas media hora a velocidades de vértigo) después, claro está, de la coqueta estación ferroviaria de la ciudad (un anticipo de lo que se van a encontrar en el casco histórico). Típica plaza porticada y con soportales española en la que se unen un rico patrimonio arquitectónico, la historia y la propia esencia sentimental de la ciudad. Todo gira en torno a Zocodover y aunque la ciudad se ha desparramado por las llanuras que rodean al cauce del Río Tajo, todo sigue pasando en este verdadero boquete a cielo abierto por el que la antigua ciudad respiraba.

Fachadas porticadas en la Plaza de Zocodover.

Fachadas porticadas en la Plaza de Zocodover.

Zocodover significa algo así como ‘mercado de las bestias’ en árabe. Antiguo zoco ganadero y hoy plaza del Ayuntamiento, activo centro comercial y gastronómico y puerta de entrada a la maraña de callejuelas que se internan en la ciudad vieja. A dos pasos de la plaza se encuentra el Museo de Santa Cruz (Miguel de Cervantes, 3; Tel: (+34) 925 221 402), un antiguo hospital de pobres del siglo XVI y obra maestra del renacimiento español hoy reconvertido en sala de exposiciones de las importantes colecciones históricas de la ciudad (desde tiempos de romanos) y el Mercado de San Agustín (Cuesta Águila, 1;Tel: (+34) 696 104 308) alhóndiga de las de toda la vida reconvertida en centro gastronómico.

Arco medieval en la Calle del Ángel, en plena judería de Toledo. VIAJAR AHORA

Arco medieval en la Calle del Ángel, en plena judería de Toledo. VIAJAR AHORA

Más allá de Zocodover, la ciudad se convierte en un auténtico laberinto de callejuelas, pequeñas plazas, recovecos y escalerillas que van recorriendo el peñasco en el que se construyó la ciudad. Fíjate ahora en el mapa de un poco más arriba y verás que el río forma una especie de signo omega antes de seguir su camino hacia el oeste. El agua fue excavando con la paciencia que dan los milenios esta enorme trinchera que convierte a la ciudad en una fortaleza casi inexpugnable por tres de sus flancos. Por eso fue castro amurallado carpetano ; importante ciudad romana; capital de la España visigótica ; cabeza de Taifa en tiempos de musulmanes y nuevamente capital, pero de todo un imperio dónde no se ponía el sol. Todos los que pasaron por aquí dejaron su huella.

Torre Albarrana del Puente de San Martín.

Torre Albarrana del Puente de San Martín.

De Roma, por ejemplo, nos quedan lugares como Las Cuevas de Hércules (Callejón San Ginés, 3; Tel: (+34) 925 253 080) antiguos aljibes abovedados; los restos de unas Termas (Plaza Amador de los Ríos, 3; Tel: (+34) 925 253 080); un buen tramo de calzada y acequia junto a la Puerta de Valmardón (Calle Cristo de la Luz); restos de cloacas y del acueducto junto al río (se pueden ver desde el Puente de la Ronda de Juanelo) y parte de la estructura del Circo (en el Parque Escolar). Las sucesivas toledos fueron ocultando, sepultando o reacomodando todo lo anterior integrándolo en cada actualización hasta crear la ciudad de hoy. Entre las casas de ladrillos emergen esos hitos de cada una de estas épocas conformando un puzzle patrimonial de primera magnitud que es un verdadero libro de la Historia del Arte en España.

El Alcázar desde el Puente de Alcántara.

El Alcázar desde el Puente de Alcántara.

A pocos metros de Zocodover se alza el Alcázar de Toledo (Calle de la Paz, 1; Tel: (+34) 925 238 800), quizás uno de los mejores ejemplos de esto que decimos. Los cimientos y algunas de las cisternas son romanas; entre las primeras filas de sillares hay bastantes de origen visigodo; hay restos de la primitiva muralla musulmana y en el lienzo este casi todo el alzado es medieval y, sobre todo esto, una de las mejores obras del Renacimiento español. Hoy el Alcázar es sede del Museo del Ejército español y hay armaduras, espadas de todas las épocas (muchas de ellas toledanas), cañones, maquetas, soldaditos de plomo, uniformes… Y la posibilidad de ver el Alcázar desde dentro, que no es poca cosa. Otro ejemplo paradigmático de piedras mestizas es la Iglesia del Salvador (Plaza del Salvador, sn; Tel: +34 925 040 905), una antigua mezquita construida sobre un edificio tardo romano ampliado en época visigótica que termino siendo una iglesia. Toledo en estado puro.

Mezquita del Cristo de la Luz y tramo de la calzada romana.

Mezquita del Cristo de la Luz y tramo de la calzada romana.

Baños, mezquitas, sinagogas…

El mito del Toledo de las tres culturas se forjó al socaire de la Escuela de Traductores que se institucionalizó desde el siglo XII gracias a la tolerancia religiosa promovida por los reyes de Castilla tras la conquista cristiana de la ciudad. Eruditos musulmanes, judíos y cristianos convirtieron a la ciudad en uno de los puntos más interesantes de la Europa Medieval. Y también florecieron el comercio, las artes, la medicina… Del pasado musulmán quedan pocos rastros. Los más notables, más allá de detalles arquitectónicos en paredes o elementos reutilizados son la Mezquita de Bab Al Mardum o del Cristo de la Luz –por su reutilización como iglesia- (Calle Cristo de la Luz, 22; Tel: (+34) 925 254 191), la Mezquita de las Tornerías (Calle Tornerías, 2; Tel: (+34) 925 267 666) –con cimientos romanos- y los restos arqueológicos de antiguos hammanes como los Baños de la Tenería (Carreras de san Sebastián, 9), los Baños del Ángel (Calle del Ángel, 6; Tel: (+34) 925 253 080) o los Baños del Caballel (Plaza Colegio Infantes, 13; Tel: (+34) 925 253 080).

Arcadas de Santa María la Blanca.

Arcadas de Santa María la Blanca.

La huella judía es más notable con edificios que se cuentan entre las grandes joyas del patrimonio histórico y artístico de España. La Sinagoga del Tránsito (Calle Samuel Leví, sn; Tel: (+34) 925 223 665), sede del Museo Nacional Sefardí en el que se explora la huella de los judíos en la historia de España, y la Sinagoga de Santa María la Blanca (Calle de los Reyes Católicos, 4; Tel: (+34) 925 227 257), obra maestra de la arquitectura hebrea en España, no son más que la punta de lanza de un patrimonio que se expresa a través de la red de callejuelas de una de las juderías más extensas y mejor conservadas de España .

GUÍA DE LA JUDERÍA TOLEDANA

Frescos medievales en San Román.

Frescos medievales en San Román.

La Toledo Cristiana; la Toledo de El Greco

El Toledo de las tres culturas se diluyó tras la expulsión de los judíos , en 1492, y la conversión forzosa de los musulmanes de 1501. Pero aún faltaba otro destello de gloria. Durante un breve periodo de tiempo, la ciudad fue capital del imperio justo antes de que Felipe II estableciera la cabeza del reino en Madrid. Lo que si conservó hasta nuestros días es la sede primada de la Iglesia Católica, una especie de primacía religiosa que ya fue común en la España Visigótica, cuando la ciudad era escenario habitual de los concilios eclesiásticos hispanos . El Museo de los Concilios (Calle San Román, sn; Tel: (+34) 925 227 787) está instalado en la imponente Iglesia de San Román, una joya del XIII que se considera como el punto de inicio del estilo mudéjar. De iglesias está Toledo llena. Nosotros ya te hemos recomendado un par de ellas y ahora te completamos nuestra lista y te la motivamos:

La Iglesia de San Ildefonso o los Jesuitas (Calle de Méjico, 12; Tel: (+34) 925 220 410): Es una joya del barroco, pero además te permite subir hasta el tambor de la Cúpula desde dónde hay vistas espectaculares de los tejados y torres de la ciudad.

La Catedral Primada (Calle Cardenal Cisneros, 1; Tel: (+34) 925 222 241): Una de las obras cumbre del gótico español y con una buena colección de pinturas de El Greco.

La Iglesia de Santo Tomé (Plaza del Conde, 4: Tel: (+34) 925 256 098): Una bonita construcción mudéjar que cuenta con una de las obras maestras de la pintura universal: El Entierro del Conde de Orgaz, de El Greco.

Monasterio de San Juan de los Reyes (Calle Reyes Católicos, 17; Tel: (+34) 925 223 802): Una de las mejores muestras de gótico isabelino de España. El edificio es imponente y su claustro está entre los mejores de España.

Claustro de San Juan de los Reyes..

Claustro de San Juan de los Reyes..

Otro lugar que tiene que ver con la iglesia aunque de manera tangencial es el Museo El Greco (Paseo del Tránsito, sn; Tel: (+34) 925 990 980). El pintor Doménikos Theotokópoulos llegó a Toledo al socaire del poder eclesiástico y aquí se quedó a vivir y a pintar con ese estilo tan característico que lo ha aupado como uno de los grandes genios del arte occidental de todos los tiempos. En el museo hay una muy buena colección de lienzos del griego genial y también mobiliario de la época y piezas que nos ayudan a comprender el Toledo del siglo XVI. Está entre nuestros imprescindibles.

Torres almenadas de la Puerta del Sol.

Torres almenadas de la Puerta del Sol.

Puertas, murallas y más allá

La ciudad se desborda murallas afuera a través de grandes puertas monumentales (como las de La Bisagra, El Cambrón o la fantástica Puerta del Sol ) o puentes fortificados y monumentales por la parte del río ( Alcántara y San Martín) que acentúan la idea de ciudad fuerte e inexpugnable. Un paseo por las murallas y sus inmediaciones también te da sorpresas en forma de mirador, restos arqueológicos o lugares especiales como la Casa del Diamantista, antigua tintorería medieval escenario de una de las innumerables leyendas de la ciudad . Más allá de los muros te recomendamos visitar el Hospital de Tavera (Calle Duque de Lerma, 2; Tel: (+34) 925 220 451), joya del Renacimiento español (dicen que fue el primer edificio netamente renacentista que se construyó en España) que fue hospital de agudos, panteón de ‘gente principal’ y depositario de multitud de grandes obras de arte. Merece la pena visitarlo.

La torre de la Catedral iluminada.

La torre de la Catedral iluminada.

OTROS PLANES TOLEDANOS

Medina Mudéjar (Plaza de Santa Eulalia, 1; Tel: (+34) 925 229 314; E-mail: reservas@medinamudejar.com) Tomar un baño en un hamman y relajarse después de una jornada de caminata intensa es un planazo. Baño spa con las últimas innovaciones pero con la atmósfera de los baños árabes medievales.

Toledo de noche . Toledo es una ciudad muy segura y caminar de noche es un verdadero placer. Se puede hacer por uno mismo, pero en los últimos años se han puesto de moda tours guiados que recorren la ciudad a través de sus mitos, sus leyendas y sus ‘fantasmas’. Nosotros lo hicimos con la gente de Toledo Mágico (Calle Cardenal Cisneros, 12; Tel: (+34) 691 232 841; E-mail: info@paseostoledomagico.es) y nos encantó.

Viajar a Toledo desde Madrid

En Tren: El servicio Avant de Renfe (Alta Velocidad) conecta la Estación de Atocha y Toledo con 15 frecuencias por trayecto (entre las 6.50 y las 21.30). La duración del viaje apenas es de 33 minutos y el precio promedio es de 13 euros por trayecto.

En autobús: La empresa Alsa comunica Madrid y Toledo con más de 50 frecuencias al día . La duración del trayecto directo es de una hora (hora y media el servicio con paradas) y el precio es de 6 euros por trayecto o 9,77 el ida y vuelta. Los buses salen del Intercambiador de la Plaza Elíptica de Madrid (Metro líneas 6 y 11).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha