eldiario.es

9

Viajar Ahora

Si eres de los que disfruta del trayecto; si cuando eras pequeña pasabas horas dibujando rutas imposibles sobre el mapa; si guardas como un tesoro las piedras que te encontraste en el camino; si eres de los que no se amilanan ante sabores desconocidos;si siempre soñaste con patear olas de los siete mares; si cuando ves una montaña no puedes evitar el deseo de ver lo que hay detrás... Si es así, aquí te esperamos.

Pequeña guía de la Garden Route: un viaje panorámico por la costa de Sudáfrica

Entre Ciudad del Cabo y Port Elizabeth median 750 kilómetros de buenas carreteras. El trayecto, sin paradas, demandaría unas ocho o nueve horas del tirón por la RN-2, una buena ruta de doble sentido que permite pisarle un poco e ir cómodos. Pero si vas del tirón te vas a perder una de las rutas panorámicas más bonitas del mundo. La llaman Ruta Jardín y tiene un poco de todo. Playas impresionantes, bahías tan bonitas que parecen de mentira, campos de dunas gigantescos (de arena tan blanca que parece nieve), pueblos de pescadores que reciben la visita recurrente de ballenas y tiburones blancos, grandes bosques y paisajes de infarto. En cualquier viaje por libre por Sudáfrica, la Garden Route es un obligado: tanto como pasar un par de días en Ciudad del Cabo o visitar el Parque Nacional Kruger.

Seguir leyendo »

Un viaje a la cuna de los dioses del Altiplano: los secretos del Titicaca

La mayoría de los viajeros que llegan a Puno lo hacen por carretera desde el Cusco (la opción más fiable es la empresa Cruz del Sur ). Y la primera impresión suele ser desoladora. En nuestro caso, el viaje demoró casi una noche de temperaturas gélidas que nos obligó a sacar los sacos de dormir para no morirnos de frío. El viaje dura unas siete horas y recorre el alucinante altiplano peruano –que obviamente no pudimos ver-. Otra opción más costosa es el tren de lujo de PeruRail. Según las revistas especializadas, este es uno de los trayectos ferroviarios más bonitos del mundo. El viaje dura unas 10 horas, incluye comidas de alto nivel gastronómico, bebidas, todo tipo de servicios a bordo y hace paradas en algunos de los yacimientos arqueológicos del camino. Eso sí, cuesta unos 200 euros por persona; que no es poca cosa.

Seguir leyendo »

Guía de los eventos astronómicos más importantes de 2020

El cielo es una muy buena excusa para viajar y cada vez son más lo que programan sus vacaciones o alguna de sus salidas anuales en función de los grandes eventos astronómicos que pueden divisarse desde los diferentes lugares del mundo. El año se estrenó con las Cuadrántidas, una lluvia de estrellas visible en el Hemisferio Norte (el punto de referencia es la Osa Mayor, en la constelación del Boyero) que puede verse durante la primera semana del año y que tuvo su pico máximo en la madrugada del 3 al 4 de enero. No fue más que el comienzo de un calendario de eventos que casi sin pausa nos llevará al eclipse penumbral de luna del próximo día 10. Como sucedió el año pasado (2019) Argentina y Chile se llevarán el premio gordo con un eclipse total de sol que será visible en la Patagonia más austral el próximo 14 de diciembre. Aún queda muchísimo tiempo para que llegue ese momento y, entre medias, podremos disfrutar de otros eventos astronómicos en diversas partes del mundo.

10 – 11 de enero; Eclipse de luna penumbral . Será el primero de los cuatro eclipses lunares del año (todos ellos de las mismas características). En este tipo de eclipses, la luna sólo pasa por la zona periférica de la sombra que proyecta La Tierra, por lo que el satélite sólo se oscurece de manera parcial. El fenómeno dará comienzo a las 18.07 horas del horario central europeo (17.07 en Canarias) y durará cuatro horas y cinco minutos. Se podrá ver en Asia, Oceanía, Europa, África, parte de América del Norte y del este de América del Sur (en estos dos últimos casos por razones horarias).

Seguir leyendo »

Acantilados blancos, pequeñas calas, pueblecitos encantadores y fish and chips: un viaje por la costa sur de Inglaterra

El balneario de Brighton tiene el encanto de los lugares decadentes. Su famoso Pier (muelle) repleto de viejas atracciones de feria es uno de los iconos más famosos del turismo inglés y, también, escenario habitual de multitud de películas y series de televisión. Esta ciudad vacacional apenas dista una hora en coche o tren desde Londres y, desde hace siglos, es sinónimo de vacaciones, días de playa y diversión. Hoy es casi un museo de lo que fue. Un lugar lleno de viejos hoteles, discotecas, algunos teatros y los mejores locales de fish and chips de esta parte del mundo. El lugar fue tan popular que hasta el mismísimo rey Jorge IV se construyó el excéntrico Royal Pavillon, un curioso edificio de estilo hindú, para pasar largas temporadas de verano en la zona.

Seguir leyendo »

La Montaña Palentina: uno de los secretos mejor guardados de la vieja Castilla

En la Península Ibérica hay verdaderos tesoros escondidos. Palencia es uno de los más desconocidos. La primera vez que atravesamos sus campos fue cuando hicimos el Camino de Santiago francés y caminamos durante varios días por el centro de la provincia visitando lugares como Fromista y Carrión de los Condes. Ahí empezamos a tomar contacto con el Románico Palentino, uno de los más extensos catálogos (y con mayor calidad) de este estilo artístico medieval que tanto nos gusta. Después un amigo palentino nos habló de sus famosas villas romanas; siete antiguas y lujosas haciendas rurales –las conocidas aunque este amigo arqueólogos nos habló de alguna más- que explotaron estas tierras de cereal desde hace ya dos milenios. Otro contacto habitual, pero fugaz, era el de ese tramo de carretera que media entre Burgos y la frontera sur de Cantabria; un terreno áspero pero de singular belleza en el que se dispersan pueblos, viejas ermitas, castillos y hasta alguna ciudad de importancia. Ahí, de casualidad, descubrimos la Montaña Palentina.

Seguir leyendo »

Takao; un monte sagrado a menos de una hora del centro de Tokio

El Monte Takao es uno de esos lugares secretos que se encuentran en el área de influencia de la capital japonesa. A dos pasos del centro de Tokio, este enorme espacio natural no sólo permite darse un homenaje de naturaleza para escapar de los ajetreos de la megápolis sino que también es una manera de encontrarse con algunas de esas estampas de la cultura tradicional japonesa a menos de una hora en tren de las aglomeraciones de Shinjuku. En esta escarpara montaña podrás encontrar una colonia nutrida de macacos, conocer uno de los templos más antiguos del país y, si el día hace bueno, poder ver la imponente silueta del Fuyijama emerger sobre las colinas tapizadas de bosques densos. Esta es una de las zonas de esparcimiento favoritas de los y las tokiotas pero apenas verás turistas. Un aliciente más para dedicarle una jornada dentro de tu visita a la gigantesca Tokio.

Seguir leyendo »

Caótica Dakar: la puerta de entrada de la fascinante Senegal

Color y ruido. Esos son los dos elementos que te llaman la atención cuando aterrizas en una ciudad como ésta. Color y ruido desde que te bajas del avión. Un dueto inseparable que se intensifica de manera brutal en el centro de esta ciudad fascinante y atrayente. No hay grandes monumentos; tampoco museos que merezcan más de dos horas de visita; hablar de barrios históricos es una quimera y las playas no son nada del otro mundo. Pero están el color y el ruido. Dos elementos centrales de ese universo diverso y fascinante que es África. A pocas horas de vuelo del sur de Europa y niveles de seguridad más que aceptables, esta capital bulliciosa es una de las mejores maneras de adentrarse en la realidad africana aún para los más miedosos (algo infundado en la inmensa mayoría de las ocasiones).

Seguir leyendo »

Los mejores destinos europeos para ver la aurora boreal

Cada invierno, miles de viajeros hacen el trayecto contrario a las rutas que siguen las hordas de turistas que buscan el calor y el sol y ponen rumbo al helado norte para buscar uno de los fenómenos más espectaculares de la Naturaleza. La temporada de auroras boreales se inicia a finales de octubre y finaliza a mediados de marzo; pero los mejores meses para disfrutar de este regalo mágico son diciembre, enero y febrero. Invierno puro en el que el mercurio de los termómetros baja muy por debajo de cero en las regiones cercanas al Círculo Polar Ártico y los días son apenas un par de horas de lánguida luz crepuscular que deja pocas opciones al turismo convencional. Pero las noches largas y frías son el escenario perfecto para un fenómeno que también se produce durante el resto del año, pero que apenas es visible por las escasas horas de oscuridad que hay cada día. Por eso, los mejores lugares de Europa para ver auroras boreales se encuentran en el extremo norte del continente.

Seguir leyendo »

Una ruta en coche por Valonia; la Bélgica oculta al sur de Bruselas

Flandes se lleva la inmensa mayoría de la atención y la inmensa mayoría de los viajeros se quedan a las puertas de la región que empieza apenas unos kilómetros al sur de la ciudad de Bruselas. Valonia ocupa más de la mitad de la superficie de Bélgica; su porción más agreste y salvaje. Una mitad que queda eclipsada por la belleza de las ciudades de su vecina flamenca. La gran mayoría de los periplos viajeros por este rincón de la vieja Europa se inician en Bruselas y se encaminan hacia el norte tras el reclamo de ciudades de la tala de Brujas, Gante o Amberes. Pero hay todo un mundo al sur de la capital de Europa. Un país que también cuenta con viejas poblaciones con mucha historia a sus espaldas; lugares clave para la historia europea como Waterloo o Las Árdenas; lugares en los que se nos presenta una Bélgica ‘atípica’ de montañas, bosques impresionantes, cuevas, ríos ‘encañonados’ y otros tesoros dignos de verse. Una región que no es muy conocida por los viajeros que visitan Bélgica; una zona del país en la que no hay aglomeraciones ni hordas turísticas. Un lugar ideal para un viaje de un par de días en coche.

Seguir leyendo »

Un paseo por el Cusco desconocido: una guía de lugares increíbles fuera de los circuitos turísticos habituales

Hay vida más allá del Cusco, el Valle Sagrado y Machu Picchu. En torno a la antigua capital incaica se concentran una buena parte de los grandes atractivos patrimoniales que exhibe esa potencia turística a nivel mundial que es el Perú. Los grandes monumentos de la ciudad (Sacsayhuaman; Puka Pukara; Qoricancha; Kusicancha; los restos de muros que se reparten por toda la ciudad y su arquitectura colonial), la cercanía del Valle sagrado (dónde brillan con luz propia dos joyas de la entidad de Ollantaytambo y Pisac), el Camino del Inca y la omnipresencia de Machu Picchu como meta final y principal de cualquier viaje al país andino concentran a la mayoría de los viajeros y viajeras que suben hasta las alturas serranas en torno a la antigua capital del Tawantin suyu (las cuatro regiones en lengua quechua).

Seguir leyendo »