El Tribunal Supremo confirma las penas para los acusados de la muerte de Davide Fervorini, asesinado en Gran Canaria

Efe

0

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado las condenas de hasta 29 años de prisión para las cinco personas que asaltaron y mataron a golpes al ciudadano italiano Davide Fervorini el 11 de septiembre de 2018 para sustraerle el dinero que acababa de cobrar por el traspaso de un club de cannabis en Las Palmas de Gran Canaria.

La Sala de lo Penal ha dictado una sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, que desestima los recursos de los condenados contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que ratificó la sentencia de la Audiencia de Las Palmas.

Este tribunal impuso 22 años de prisión por asesinato y robo a Sophia G.; 26 años y seis meses a Adonay G. por asesinato, robo con fuerza y delito contra la salud pública; 29 años a Ruber P. por asesinato, robo con fuerza y delito contra la salud pública; y 22 años por asesinato y robo con fuerza para Alejandro A. y Wilson Q..

Un sexto acusado que no había participado en el crimen fue condenado a tres años de cárcel por un delito contra la salud pública relacionado con el crimen.

Los hechos sucedieron en septiembre de 2018 cuando la principal encausada en este caso, y que mantenía una relación de amistad con la víctima, tuvo conocimiento por el mismo de que iba a traspasar la asociación de cannabis que regentaba.

Cuando supo que ya disponía del dinero, Sophia se lo comentó a Adonay, por lo que decidieron sustraérselo con la participación del resto de los acusados.

El 11 de septiembre de 2018, Adonay, con consentimiento de Sophia, envió un SMS desde el móvil de esta, y se hizo pasar por ella para quedar en una construcción abandonada ubicada al final de una carretera asfaltada de Barranco Seco.

La sentencia de instancia indica que Rubén junto con Alejandro y Wilson, subieron a una casa en Valleseco donde se encontraban Adonay y Sophia y entre todos concertaron aquella cita para robarle el dinero del traspaso.

Sobre las 22:00 horas del 11 de septiembre de 2018, los acusados acudieron al lugar pactado y mientras Rubén, Adonay, Alejandro y Wilson se escondieron, Sophia acudió al encuentro de Davide.

Según la sentencia, Adonay, Rubén, Alejandro y Wilson sorprendieron al fallecido, se abalanzaron sobre él sorpresivamente, lo sacaron al exterior de la casa, y “con ánimo de acabar con su vida” Adonay le hizo un mataleón (una llave de lucha), mientras que el resto de acusados le golpearon con un bate de béisbol en el tórax y le agredieron con puñetazos y patadas.

A continuación, Adonay y Rubén “lo arrastraron dentro de la casa y en ese estado de total y evidente indefensión, y para ejecutar el inicial propósito, Adonay cogió una piedra de grandes dimensiones, que se encontraba dentro de la casa abandonada y se la arrojó con contundencia sobre la cabeza al menos en dos ocasiones hasta que acabaron con su vida”.

Davide Fervorini murió por shock traumático. El cadáver fue hallado el 16 de septiembre de 2018, cinco días después del crimen.

El Supremo destaca el papel clave de Sophia cuya actuación “no puede considerarse como una mera participación secundaria”, sino que fue “determinante en la ideación del robo y en la emboscada tendida a la víctima para que acudiera al lugar apartado planeado”.

Del resto de acusados, avala las sentencias de los tribunales canarios subrayando no solo la gravedad del crimen sino el comportamiento posterior a la agresión, al “dejar a la víctima abandonada en un lugar apartado después de los intensos golpes que se le habían ocasionado, sin proporcionarle auxilio alguno, y marchándose a una localidad distante (...) para cenar y esperar un tiempo para dirigirse a la casa de la víctima a robar”.

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado las condenas de hasta 29 años de prisión para las cinco personas que asaltaron y mataron a golpes al ciudadano italiano Davide Fervorini el 11 de septiembre de 2018 para sustraerle el dinero que acababa de cobrar por el traspaso de un club de cannabis en Las Palmas de Gran Canaria.

La Sala de lo Penal ha dictado una sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, que desestima los recursos de los condenados contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que ratificó la sentencia de la Audiencia de Las Palmas.

Este tribunal impuso 22 años de prisión por asesinato y robo a Sophia G.; 26 años y seis meses a Adonay G. por asesinato, robo con fuerza y delito contra la salud pública; 29 años a Ruber P. por asesinato, robo con fuerza y delito contra la salud pública; y 22 años por asesinato y robo con fuerza para Alejandro A. y Wilson Q..

Un sexto acusado que no había participado en el crimen fue condenado a tres años de cárcel por un delito contra la salud pública relacionado con el crimen.

Los hechos sucedieron en septiembre de 2018 cuando la principal encausada en este caso, y que mantenía una relación de amistad con la víctima, tuvo conocimiento por el mismo de que iba a traspasar la asociación de cannabis que regentaba.

Cuando supo que ya disponía del dinero, Sophia se lo comentó a Adonay, por lo que decidieron sustraérselo con la participación del resto de los acusados.

El 11 de septiembre de 2018, Adonay, con consentimiento de Sophia, envió un SMS desde el móvil de esta, y se hizo pasar por ella para quedar en una construcción abandonada ubicada al final de una carretera asfaltada de Barranco Seco.

La sentencia de instancia indica que Rubén junto con Alejandro y Wilson, subieron a una casa en Valleseco donde se encontraban Adonay y Sophia y entre todos concertaron aquella cita para robarle el dinero del traspaso.

Sobre las 22:00 horas del 11 de septiembre de 2018, los acusados acudieron al lugar pactado y mientras Rubén, Adonay, Alejandro y Wilson se escondieron, Sophia acudió al encuentro de Davide.

Según la sentencia, Adonay, Rubén, Alejandro y Wilson sorprendieron al fallecido, se abalanzaron sobre él sorpresivamente, lo sacaron al exterior de la casa, y “con ánimo de acabar con su vida” Adonay le hizo un mataleón (una llave de lucha), mientras que el resto de acusados le golpearon con un bate de béisbol en el tórax y le agredieron con puñetazos y patadas.

A continuación, Adonay y Rubén “lo arrastraron dentro de la casa y en ese estado de total y evidente indefensión, y para ejecutar el inicial propósito, Adonay cogió una piedra de grandes dimensiones, que se encontraba dentro de la casa abandonada y se la arrojó con contundencia sobre la cabeza al menos en dos ocasiones hasta que acabaron con su vida”.

Davide Fervorini murió por shock traumático. El cadáver fue hallado el 16 de septiembre de 2018, cinco días después del crimen.

El Supremo destaca el papel clave de Sophia cuya actuación “no puede considerarse como una mera participación secundaria”, sino que fue “determinante en la ideación del robo y en la emboscada tendida a la víctima para que acudiera al lugar apartado planeado”.

Del resto de acusados, avala las sentencias de los tribunales canarios subrayando no solo la gravedad del crimen sino el comportamiento posterior a la agresión, al “dejar a la víctima abandonada en un lugar apartado después de los intensos golpes que se le habían ocasionado, sin proporcionarle auxilio alguno, y marchándose a una localidad distante (...) para cenar y esperar un tiempo para dirigirse a la casa de la víctima a robar”.

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado las condenas de hasta 29 años de prisión para las cinco personas que asaltaron y mataron a golpes al ciudadano italiano Davide Fervorini el 11 de septiembre de 2018 para sustraerle el dinero que acababa de cobrar por el traspaso de un club de cannabis en Las Palmas de Gran Canaria.

La Sala de lo Penal ha dictado una sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, que desestima los recursos de los condenados contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que ratificó la sentencia de la Audiencia de Las Palmas.