eldiario.es

9

Viajar Ahora Viajar Ahora

Recetas del Mundo: Cataplana de almejas y langostinos

Cataplana de Mariscos, un clásico de la gastronomía portuguesa. VIAJAR AHORA

Cataplana de Mariscos, un clásico de la gastronomía portuguesa. VIAJAR AHORA

La cataplana es una cacerola esférica de cobre con dos mitades que permite crear cierta presión interna, al modo de las ollas con cierre hermético. Según la tradición local, este útil y estético cacharro de cocina es de origen árabe y, por sus características, es ideal para la cocción de pescados y mariscos. La cataplana es una de las grandes sorpresas de la gastronomía del Algarve portugués y no hay restaurante de la zona que se precie que no cuente con un par de propuestas que tienen a la olla esférica como única protagonista. Aunque lo ideal es contar con esta curiosa e ingeniosa de origen árabe, la receta que rescatamos de nuestro blog amigo Camino a Ítacase puede hacer en cualquier caldero grande que pueda taparse. Estamos ante uno de los platos más espectaculares de la tradición culinaria portuguesa, una gastronomía que siempre miró al mar.

Ingredientes: Aceite de oliva virgen extra; dos dientes de ajo; una cebolla mediana; un pimiento rojo mediano; dos tomates medianos; una cayena pequeña (ají o pimienta); 100 gramos de chorizo rojo cortado en dados pequeños; 100 gramos de jamón serrano (crudo) cortado en dados; un vaso de caldo de pescado (si es un fumet casero mejor); medio vaso de vino blanco seco; dos hojas de laurel; una cucharada de pimentón dulce; sal; 500 gramos de langostinos; 700 gramos de almejas; 250 gramos de anillas de calamar; un par de papas cocidas y cilantro.

Seguir leyendo »

Samarcanda, la joya de la Ruta de la Seda

Plaza del Registán, una de las imágenes paradigmáticas de la ciudad de Samarcanda.

Al igual que sucede en otras ciudades islámicas, la Plaza de la Arena era el lugar sobre el que pivotaba toda la vida pública de la ciudad; aquí se vendía, se desfilaba, se ejecutaba a los condenados a muerte, se concertaban negocios... Ya lo vimos en la mítica Jemaa El Fna de Marrakesh, pero el minimalismo del boquete de la ciudad rosa no tiene nada que ver con lo que el viajero se encuentra cuando llega al Registán. La potencia comercial de la ciudad queda de manifiesto en cada piedra, en cada azulejo, en todos y cada uno de los detalles. Hasta este lugar llegaban las caravanas que iban y venían en el trasiego de la antigua Ruta de la Seda. Desde las lejanas tierras de occidente y en sus antípodas (por aquel entonces) orientales. Comercio de artículos preciosos, de ideas, de intereses… Samarcanda es un mito desde los tiempos en los que los primeros escritores viajeros trajeron hasta esta parte del mundo las historias y exageraciones de sus aventuras. Y cuando uno llega a los pies de las tres madrasas, no le queda más remedio que dar crédito a los embustes. ¡Cómo no van a ser ciertas esas historias de riquezas sin fin ante la visión de la maravillosa Samarcanda!

Cuando el embajador del rey Enrique III de Castilla, Ruy González Clavijo, llegó a la ciudad (1404) para tratar de embarcar al monarca mogol Tamerlán (Emir Timur para los locales) en una pinza contra los turcos que amenazaban Constantinopla se encontró con una ciudad que empezaba a adornarse. La Madrasa de Ulugh Beg ya estaba en sus últimas fases de construcción. En los siglos siguientes, sucesivos gobernantes añadirían a la plaza otras dos escuelas coránicas: la de Shir Dor, justo en frente de la primera y construida casi a imagen y semejanza de su ‘hermana mayor, y la de Tillya Kari, célebre por su fastuoso interior decorado con azulejos dorados. Hoy, estos tres edificios son la imagen más reconocible de una ciudad que evoca al viaje en su estado más puro. En estas escuelas (Horario: LD 8.00 – 19.00) se estudió Filosofía, Teología, Medicina, Teología, Astronomía…

Detalle de la Madrasa de Shir Dor en la Plaza del Registón de Samarcanda.

Detalle de la Madrasa de Shir Dor en la Plaza del Registán de Samarcanda.

Seguir leyendo »

Los encantos del Trastevere; Roma como un día fue

Callejón del Trastevere, barrio medieval de la ciudad de Roma.

Hasta hace apenas unas décadas, este barrio romano era un lugar eminentemente popular. Hogar de gentes humildes al margen de las sucesivas reformas que convirtieron, a lo largo de los siglos, a Roma en una de las ciudades más grandiosas del mundo. Ya desde las épocas del imperio romano, más allá del río sólo había un par de casuchas y un descampado. La estrategia militar dejó una porción del terreno del otro lado del río intramuros para evitar problemas ante un posible asedio. Y, durante siglos, el Trastevere no fue más que un lugar que servía para evitar que un posible enemigo dominara por completo la orilla opuesta a la ciudad. En el siglo I empezaron a llegar los primeros pobladores. Pobres, en su mayoría. Y así se forjó una de las señas de identidad de este precioso barrio romano. Ese mismo carácter popular lo mantuvo alejado de las transformaciones urbanas del Renacimiento o el Barroco. El lugar conservó, pese a intervenciones como la apertura del Viale del Trastevere en el siglo XIX, su traza medieval siendo el único barrio romano que conserva su estructura urbanística original. Después llegaron los restaurantes de moda, los locales nocturnos, los alojamientos con encanto, los turistas...

La marca original del barrio es su tupida red de callejuelas. Un verdadero laberinto de vías, callejones y pasadizos empedrados que, hoy, atrae a los viajeros y viajeras que gustan de perderse en grandes paseos sin rumbo. Lugar donde el cielo se reduce a estrechas franjas que se ven allá, sobre los voladizos de los tejados. Apenas se da el espacio respiros. Quizás el más famoso es el de la Piazza Santa María in Trastevere, auténtico corazón del barrio y uno de los iconos del cristianismo romano. La fuente, aunque con algunos añadidos de Bernini (las cuatro conchas), es de las más antiguas de Roma y hay quien dice que es de las pocas construidas por los mismísimos romanos allá por el siglo I.

Mosaicos de la Basílica de Santa María del Trastevere.

Mosaicos de la Basílica de Santa María del Trastevere.

Seguir leyendo »

Garajonay o el reino de las brumas

Arroyo del Bosque del Cedro, una de las postales más recurrentes de la isla de La Gomera. VIAJAR AHORA

La isla se yergue desde las profundidades del Atlántico como una verdadera muralla. Un muro que roza los 1.500 de altitud y que sirve para atrapar gran parte de la humedad que, desde el norte del Atlántico, llega en forma de nubes. Reino de brumas. Nieblas que dejan su agua durante gran parte del año y convierten a la parte alta de La Gomera en una auténtica esponja. Humedad y temperaturas suaves es todo lo que necesita el bosque para prosperar. El milagro crea un lugar mágico de 3.984 hectáreas donde florece un auténtico fósil. Laurisilva se llama este ecosistema único y peculiar. Un bosque relicto que atesora más de dos decenas de especies de árboles de hasta 20 metros de altura que, en la Era Terciaria, cubría las riberas del Mediterráneo y que hoy se reduce a los archipiélagos de Canarias (España), Azores y Madeira (ambos de Portugal). Según los botánicos, el Parque Nacional de Garajonay acapara uno de los mejores ejemplos de bosque de Laurisilva del mundo. Y así lo reconoció la Unesco que declaró la meseta superior gomera en Patrimonio Mundial en 1986.

La recompensa que espera al viajero que sube hasta los topes de la isla es grante. Éste se encontrará con un paisaje alucinante dominado por el bosque. En su interior, caminos umbríos, riachuelos, parajes donde las copas de los árboles apenas dejan pasar la luz del sol y troncos cubiertos de musco. Un ambiente húmedo dominado por las brumas que evoca mil y un cuentos. Se respira la magia. En los bordes de la meseta, ya con la perspectiva que dan los cielos abiertos, barrancos, roquedos de formas imposibles y miradores hacia el abismo. Y en la cumbre, restos de la cultura aborigen de la isla y una de las panorámicas más impresionantes de las Islas Canarias. Viajar Ahora te muestra lo que no te puedes perder en una visita al Parque Nacional de Garajonay.

Troncos retorcidos y cubiertos de musgo en Laguna Grande, en el Parque Nacional de Garajonay. VIAJAR AHORA

Troncos retorcidos y cubiertos de musgo en Laguna Grande, en el Parque Nacional de Garajonay. VIAJAR AHORA

Seguir leyendo »

GUÍA DE LA ISLA DE PASCUA III: La costa norte, la Playa de Anakena y el ombligo del mundo

Playa de Anakena, la imagen más polinésica de la Isla de Pascua.

Anakena es el icono polinesio más reconocible de la Isla de Pascua. Esta pequeña playa de arenas blancas y palmeras es uno de los atractivos más demandados por los viajeros. Punto ideal para pasar un día de descanso rodeado de todos los elementos que el viajero reconoce como propios y típicos de los exóticos mares del sur. Pero la Costa de Anakena, en el extremo norte de la isla, es mucho más que playas. Como sucede en el resto de la geografía insular, los restos de la antigua civilización rapa nui están presentes en todos lados; incluida la propia Anakena, en la que hay un ahu con sus correspondientes moais (VOLVER AL ÍNDICE DE LA GUÍA).

Pero más allá de los complejos rituales y restos de poblados, este lugar tiene un significado especial para la cultura ancestral ya que, según la tradición, este fue el lugar en el que desembarcaron los primeros hombres y mujeres que poblaron el lugar. Según cuenta la tradición oral, fue Anakena el lugar donde llegó la primera expedición colonizadora de la isla y donde el rey Hotu Matua’a estableció su residencia. En torno a esta playa floreció un importante enclave poblacional que se convirtió en uno de los centros políticos y culturales de la antigua sociedad isleña. La playa, en realidad, recibió el nombre de Hanga Moire Roa, pero se le conoce por el nombre de Anakena por un conjunto de cuevas cercanas donde, según cuentan, el mítico rey fundador estableció su residencia. Cerca de la bahía se han encontrado restos de muros de piedra y casas canoa. También se cuenta que este lugar fue el centro donde se enseñaba la escritura Rongo-Rongo, el único sistema de escritura estructurado que se desarrolló en el área polinésica.

Seguir leyendo »

Como viajar barato hasta Machu Picchu

La ciudadela incaica de Machu Picchu al amanecer. VIAJAR AHORA

Trasladarse hasta el pueblo de Aguas Calientes, en la provincia de Cuzco (Perú) se ha convertido en un quebradero de cabeza para los millones de viajeros que, cada año, visitan este lugar del Valle Sagrado de los Incas en busca de uno de los lugares con más mística de Sudamérica. Machu Picchu se encuentra en la cima de la ladera que cierra el estrecho valle del Río Urubamba por el flanco Oeste. Para llegar hasta aquí hay varias opciones. Viajar Ahora te presenta todas las posibilidades. Desde la más cara, que supone un desembolso de unos 100 euros, hasta la más barata, que apenas alcanza los siete euros. Todo depende de las ganas de aventura del viajero, de la capacidad de su bolsillo y, también, de las horas que quiera invertir para cubrir la distancia que media entre la ciudad de Cuzco y la entrada al yacimiento arqueológico más célebre de la historia.

 

 

Seguir leyendo »

CAMINO DE SANTIAGO (Etapa 5): Puente La Reina - Estella

Camino de Ciraqui, en el Camino Francés a su paso por Navarra. VIAJAR AHORA

La quinta etapa del camino francés recorre los 22 kilómetros que separan las localidades de Puente La Reina y Estella, dos de las poblaciones con mayor sabor jacobeo de Navarra. El camino, que transcurre por alguno de los pocos tramos de calzada romana bien conservada que aún quedan en la ruta hacia Compostela, sube y baja en un perfil que recuerda a los dientes de una sierra. Rompe piernas con hitos importantes como el precioso pueblo de Ciraqui, que corona un picachuelo rodeado por los primeros viñedos que anuncian la proximidad de las tierras riojanas. La tradición jacobina de estas tierras queda de manifiesto en la gran cantidad de albergues y servicios para el peregrino.

El camino avanza hacia las tierras de La Rioja, antesala de las planicies castellanas que dominarán el paisaje durante semanas. La montaña que caracterizó a las primeras etapas del Camino va dando paso, de manera paulatina a las planicies que ya dominarán, del todo, el camino cuando el peregrino deje atrás la ya cercana ciudad de Logroño.

Seguir leyendo »

Guía del Barrio de Vegueta: El corazón de Las Palmas de Gran Canaria

Los perros de la Plaza de Santa Ana, uno de los símbolos de Las Palmas de Gran Canaria. VIAJAR AHORA

El Barrio de Vegueta es el núcleo fundacional de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. El 24 de junio de 1478, las tropas castellanas que habían desembarcado horas antes en la isla levantaron un campamento junto al Barranco del Guiniguada que fue el germen de la futura ciudad. Para orientar a los barcos que debían aprovisionar a la tropa, los españoles dejaron tres enormes palmeras que marcaban el lugar donde se encontraba el campamento. Por esta razón, el lugar recibió el nombre de Real de las tres palmas de Gran Canaria, origen del nombre actual de la ciudad. Edificios históricos, museos y una más que notable oferta gastronómica y de ocio nocturno

En esta parte de la capital de Gran Canaria se encuentran algunos de los edificios históricos más importantes de la ciudad de entre los que destaca la Catedral de Santa Ana(Dirección: C/ Espíritu Santo, 20; Tel: (+34) 928 314 989; Horario: L-V 10.00-16.30 S 10.00-13.30; E-mail: info@diocesisdecanarias.org). Las obras se iniciaron en 1500 y aunque su exterior es neoclásico (culminado durante el siglo XIX) su interior gótico simula, con sus columnas, los palmerales que cubrieron el barrio antes de la llegada de los conquistadores españoles. Construida a lo largo de cuatro siglos, el interior cuenta con elementos renacentistas, barrocos y, finalmente, neoclásicos. También es destacable el Patio de los Naranjos uno de los escasos claustros de madera que existen en España, la posibilidad de ver el barrio histórico a vista de pájaro desde las torres y el museo de arte sacro.

La Catedral preside la Plaza de Santa Ana, centro neurálgico del barrio de Vegueta. VIAJAR AHORA

La Catedral preside la Plaza de Santa Ana, centro neurálgico del barrio de Vegueta. VIAJAR AHORA

Seguir leyendo »

Recetas del Mundo: Pollo Tandoori Masala con aguacates

Pollo Tandoori acompañado de arroz aromatizado y ensalada de lentejas. VIAJAR AHORA

El nombre de Pollo Tandoori, una de las recetas más sabrosas de la espectacular cocina india hace alusión al enorme horno de cerámica en la que se asa la carne (el tandoor) y a la mezcla de especias de esta impresionante tradición gastronómica (masala). Pero esta receta también puede hacerse, sin problema alguno, en cualquier horno doméstico. Es fácil de hacer, rápida y, sobre todo muy sabrosa. Las especias y el yogur son los secretos de esta receta que, según la tradición, llegó al subcontinente indio de la mano de los invasores mongoles. El modo más tradicional de esta receta incorpora gran cantidad de cúrcuma, lo que da a la carne un vivo color naranja. Nosotros te proponemos una variante que probamos en uno de nuestros viajes a la India que incorpora aguacate, lo que le da un sabor increíble u un bonito color verde.

Ingredientes para cuatro personas: Un kilo de presillas de pollo deshuesadas y sin piel (ideales las pechugas o supremas); un yogurt natural sin azúcar; un limón exprimido; un aguacate maduro; un diente de ajo; pimienta negra; curry; comino; jengibre; pimentón picante; un manojo de cilantro picado muy fino; canela y sal.

Preparación: Corta las pechugas de pollo previamente lavadas en presillas medianas (trozos de unos dos o tres dedos de ancho). Sal pimenta al gusto y reserva. Para preparar el macerado machacamos la cabeza de ajos con unos granos de sal y añadimos el aguacate y el limón. Pasamos el adobo por la batidora y añadimos las especias al gusto de cada cual. Nosotros aconsejamos ser moderados. Ponemos la carne a macerar (añadiendo previamente el cilantro picado) durante tres o cuatro horas en la nevera.

Seguir leyendo »

Guía útil de Estambul IX: La orilla asiática

Un transbordador de IDO entra en el puerto de Usküdar, en la costa asiática de Estambul. VIAJAR AHORA

La antigua población de Üsküdar es hoy una parte más de la ciudad de Estambul. Una amalgama de realidades que incluyen los barrios más tradicionales como el propio Üsküdar y Kadikoy o los exclusivos Fenerbahçe, caddebostan y Bostanci, dónde se alternan las grandes avenidas, los edificios de primera gama, las boutiques de las primeras marcas y los locales de moda. La mejor manera de acceder a esta parte de la ciudad es a través de los ferries de la empresa pública IDO desde los muelles de Eminonu y Kabatas.

Üsküdar es uno de los barrios más populares de Estambul y cuenta con un par de mercados callejeros en los que se puede comprar casi de todo. Para los amantes de las curiosidades hay que destacar la celebración, cada domingo, del Mercadillo de Antigüedades, en el que pueden encontrarse objetos curiosos a muy buen precio. El nombre del barrio se remonta a la época bizantina. Los emperadores solían retirarse durante largas temporadas a este lado del Bósforo a un palacio conocido como Scutarion, que dio nombre a este barrio (VER GUÍA COMPLETA DE ESTAMBUL).

Seguir leyendo »