eldiario.es

Menú

Cacería de piojos

- PUBLICIDAD -

En el reportaje, se afirma que Francisco de la Barreda "no tuvo nunca el respaldo de la dirección nacional del PP y perdió sus cargos". "Me llamaron loco, me dijeron, pero Paco, ¿qué necesidad tienes?...Algunos me reprochaban que no denunciara corrupciones del PSOE y sí las de mi partido, pero yo les respondo que son las que más me duelen y las que más tengo que combatir". En ese año 2000, Francisco de la Barreda creía que en la sede del PP en Génova "ya no tienen ninguna duda de que lo que dije es cierto: el sistema en Canarias está contaminado y algunos nos quieren convencer de que no merece la pena luchar".

Por si quedara alguna duda, casi dos años antes, La Gaceta de Canarias publicaba en portada 'Un temporal de corrupción azota las islas', declaraciones de Francisco de la Barreda. Según el diario, De la Barreda aseguró que ya es hora de que exista una limpieza de la clase política canaria y afirmó que el Archipiélago 'es la finca de unos cuantos', llegando a comparar nuestra comunidad con el sur de Italia".

En el desarrollo de la información, en la página 23 de La Gaceta del 23 de enero de 1999, De la Barreda insistía: "Canarias necesita una limpieza de aquellos que están en política por intereses de grupos de presión o multinacionales". (?) Francisco de la Barreda dijo que ha sufrido amenazas, entre las que mencionó el saqueo de su despacho en la sede del PP insular y la recepción de una foto en la que aparece una lápida con su nombre".

Junto a De la Barreda, conozco otro caso de cacería de una persona, en esa ocasión sin utilizar medios de comunicación como principal ariete, sino las instituciones públicas y la jerarquía administrativa: el caso de mobbing al que se sometió al ex director del Museo de Historia de Tenerife, José Manuel Castellano, al que posteriormente se abrió un expediente de expulsión en el Organismo Autónomo de Museos del Cabildo de Tenerife porque le dio por escribir, y publicar, una serie de artículos críticos en su tiempo de ocio, fuera de su trabajo.

"Los mafiosos, por mucho dinero que tengan, no pueden entrar en algunos círculos de poder. Cuando tratan de instalarse en una zona, necesitan gente que les lleve de la mano, ya sean políticos o empresarios, y aquí en Canarias esa gente no ha faltado".

De la Barreda sí fue objeto de una cacería, consentida y auspiciada, incluso, en medios de comunicación que hoy publican el conocido 'caso del salmón' y no ha tenido ni el 0,1% de tiempo o espacio en los medios, para argumentar y/o demostrar sus denuncias, del que ha disfrutado Soria. Al imputado José Manuel Soria, aún vicepresidente del Gobierno canario (qué vergüenza para CC y PP), lo que le molesta es que el escándalo destapado por Canarias Ahora -que su director Carlos Sosa ha tenido el coraje de llevar a los tribunales-, no sólo haya pasado de Internet a los periódicos de papel de mayor tirada de Canarias, sino que en el resto del Estado se empiece a conocer su figura y su forma de relacionarse con determinados empresarios que tramitan expedientes (que implican negocios multimillonarios) en instituciones públicas como el Cabildo que él presidía (aunque por supuesto, Soria no lo sabía) o participaba: nada menos que el Parlamento (seguro que Adán Martín también desconocía lo de las camas) (1).

De José Manuel Soria sólo se han publicado informaciones que lo dejan en evidencia. A Francisco De la Barreda lo menos que lo llamaron fue 'loco' y el caso de José Manuel Castellano ha pasado sin apenas eco por los medios de desinformación canarios. Eso sí fue una cacería y una persecución política y laboral, con consecuencias para la salud que no se valoran.

Soria es un ser despreciable. Responde al arquetipo de los políticos neoliberales que llevan gobernando Canarias los últimos 15 años, aquellos que privatizan los servicios públicos de todos los ciudadanos, los beneficios, quienes hacen apología diaria de la empresa privada, pero que, curiosamente, no dejan de vivir, a todo tren, de lo público. Son como parásitos. Políticos-parásitos y antisociales.

Cuando aparecen los piojos, a los niños les echan de todo en la cabeza, una vez rapada y limpia, para eliminar los parásitos y lo que van regando. Canarias necesita una limpieza de políticos-parásitos antisociales, que no hacen sino chupar la sangre, el sudor y los impuestos de todos los ciudadanos mientras lo van cagando todo a su paso.

(1) Esta es parte de la conversación entre Santiago Santana Cazorla, promotor de Anfi Tauro junto con Björn Lyng, y el entonces presidente del Gobierno Adán Martín, publicada por el diario El País el 13 de febrero de 2007:

"Con el presidente canario hablé una sola una vez. Le llamé varias veces y en una ocasión me devolvió la llamada. Adán me dijo: 'mira Santiago, eso tiene que ir al Parlamento de Canarias y nosotros lo llevamos allí'. Coño, Adán, le dije, pero es que se va a acabar la legislatura y al final no va dar tiempo de llevarlo. Llevamos dos años con ello. Bueno, me dijo Adán, 'en cuanto yo tenga los cuatro proyectos preparados yo lo voy a llevar al Consejo de Gobierno, en cuanto estén preparados, y después los llevo al Parlamento. Tú sabes que eso lo aprueba el Parlamento'. Coño, Adán, eso ya lo sé".

Ramón Pérez Almodóvar

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha