eldiario.es

Menú

Diferencias entre Rajoy y PP Manolo

- PUBLICIDAD -

El espectáculo que ayer ofreció la dirección del PP fue más propio de una película de los hermanos Marx (los de Groucho, eh?, no los del alemán Karl, no se me asusten) que de un partido político que se dice democrático. Mariano Rajoy. Los periódicos de ayer recogían las declaraciones de María Dolores de Cospedal señalando al PSOE como responsable de los casos de corrupción del PP. Cospedal se atrevió a decir que el gobierno de Zapatero estaba utilizando el Ministerio del Interior y a los fiscales para perseguir al PP.

Pero al lado de las declaraciones de Cospedal aparecían las informaciones sobre la trama de corrupción que investiga el juez Garzón. Los datos que llegaban a la sede de Génova eran muy feos y el núcleo duro que rodea a Rajoy se debió dar cuenta que la tinta de calamar no iba a tapar la canción "yo financié ilegalmente al PP" que Francisco Correa podría cantar ante el juez Garzón. Entonces decidieron cambiar de estrategia. Y Mariano se presentó ante los periodistas sin Cospedal y con ánimo de reconocer parte del pecado y asumir la penitencia. Reconoció Rajoy que Rafael Correa había trabajado para el PP, y que después de comprobar que Correa utilizaba sus relaciones con el partido para lograr tratos de favor de los ayuntamientos donde gobernaba su partido decidió renunciar a los servicios de "Special Events", las empresas de Correa. Esperanza Aguirre también anunció su penitencia ofreciendo la destitución de dos cargos de su gobierno.

Después de reconocer el pecado Rajoy anunció la penitencia: el alcalde de Boadilla, Arturo González, presuntamente implicado en la trama, había dimitido. Lo dijo Rajoy a las 12 hora canaria, quince minutos después González salía de la Audiencia Nacional y declaraba a los periodistas que él seguía como alcalde, que él no dimitía. El alcalde dio una rueda de prensa en su ayuntamiento acompañado de 14 concejales y dijo que no dimitían porque no estaban imputados por el juez Garzón. La dirección del P P convoca a todos los concejales y al alcalde a una reunión que finaliza a las diez de la noche con el silencio del alcalde y el anuncio de su dimisión este martes.

Mariano Rajoy inició ayer un camino que puede servirle para frenar la caída de respaldo electoral que las encuestas dan a su partido. Pidió una investigación interna sobre la presunta trama de corrupción en el PP, pidió la dimisión de políticos implicados en la trama (incluso la de un alcalde que no ha sido imputado por el juez) y contó que en Madrid cortó las relaciones con una empresa que utilizaba al partido para lograr tratos de favor (aunque no reconoció que también ocurría al revés: que esa empresa financiaba al partido).

Mientras todo esto ocurría en Madrid aquí en Canarias el juez Javier García García-Sotoca terminaba la redacción del auto sobre el caso Faycán. El magistrado reconoce lo que ya hemos contado en este periódico y en El Correíllo, que en Telde se montó una trama para financiar el PP y que el gobierno de Telde se transformó en un grupo de bandoleros. ¿Veremos a Soria asumiendo alguna responsabilidad? ¿Veremos a Jorge Rodríguez (considerado por el juez una pieza "clave" en la trama de Faycán) abandonando sus cargos dentros del PP y dejando una empresa que ahora logra privilegiados acuerdos con el gobierno de Paulino-Soria? ¿Nos dará alguna rueda de prensa PP Manolo para pedir perdón y anunciar penitencias? No. El reloj de PP Manolo tiene varios meses de retraso: por eso está vendiendo tomates cuando debería estar en un pleno sobre la crisis económica, está defendiendo a empresarios imputados cuando debería distanciarse de ellos, está acusando a López Aguilar sin pruebas, está amañando los congresos insulares de su partido o echando a la calle a los jóvenes del PP que no le rían las gracias cuando debería de cuidar a los militantes que quieren seguir en el PP a pesar de la que está cayendo, o está dictando un comunicado del Círculo de Empresarios cuando debería preparar una rueda de prensa como la que dio ayer Rajoy. Está claro que si PP Manolo no fuera consejero de Hacienda y no tuviera la lata del gofio para montar concursos y repartir perras entre quienes le hagan la ola su estrategia sería distinta y su imagen estaría más perjudicada.

PP Manolo ha decidido quemar el barco del partido antes de abandonarlo. Por eso algunos de los antiguos críticos que están viendo la jugada ya han empezado a montar una nueva ONG que les servirá para redimir los Pecados Pasados: "Larry sin Fronteras". Ayer anunciaron que su penitencia por esos pecados será destinar 3000 eurillos para los pobres. Me lo estoy pensando, Larry, a lo mejor hasta yo te perdono los martirios que me hiciste pasar.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha