Opinión y blogs

eldiario.es

'La Gaceta de Canarias'

- PUBLICIDAD -

Los trabajadores de La Gaceta están en su pleno derecho de reclamar el apoyo de una sociedad que en gran parte se lamenta, precisamente, de la penosa línea editorial que mantiene el editor de otra cabecera que fue órgano oficial del Movimiento, contra viento y marea y contra el actual proceso histórico caracterizado por la crisis.

Apoyar a los trabajadores de La Gaceta sería apoyar la pluralidad informativa y política si la gestión estuviera en sus manos y contaran con el apoyo económico de un amplio sector social que demanda otro tipo de información. Lo segundo estuvo en el origen de Medios Informativos de Canarias SA (MICSA), sociedad formada por centeneras de pequeños socios capitalistas sin poder de control real sobre la empresa.

Quizás por eso después llegó el empresario de la construcción y los hipermercados Amid Achi y se hizo con la mayoría de la sociedad mediante una curiosa operación de contracción de capital. Sabemos que su socio Jesús Martínez es un vendedor de electrodomésticos y que a ambos les puede importar poco el artículo 20 de la Constitución: el derecho a recibir información veraz, vinculado a la libertad de expresión.

Para más inri, es casi imposible comprar el periódico, porque no se puede tener el mundo en las manos al mismo tiempo. Lo lógico sería que cambiara de socio peninsular, para que coincidiera con cierto público. Esa sería una posible salida empresarial.

Una salida para los trabajadores es refundar el proyecto original de MICSA, con participación activa del colectivo laboral en la propiedad de los medios de producción, para garantizar mayor independencia informativa. Quizás así podrían encontrar un mayor apoyo de la sociedad. Mientras tanto, habría que dejar de comprar un periódico que es capaz de reproducir lo siguiente en su editorial:

"Tenemos que empezar a hablar claro de una vez, por mucho que algunos medios de comunicación hipócritas se empeñen en lo contrario. Las Islas están repletas de africanos, magrebíes, chinos, sudamericanos, rusos, etc., y nuestro territorio no puede absorberlos. Todo el mundo lo piensa, pero casi nadie se atreve a decirlo con claridad y hasta con riesgo, quizás por falsedad y cobardía. Sí, nos han invadido y nos siguen invadiendo, lo cual produce temor, reduce las posibilidades de los canarios de encontrar trabajo y congestiona las Islas. Con el tiempo, si no se frena este tsunami humano, perderemos hasta nuestra sangre guanche, nuestras costumbres, nuestras fiestas, nuestras ideas, nuestra sanidad, nuestra religión, nuestra cultura de siglos. Y, a través del inevitable mestizaje, nuestra identidad canaria y española. Seremos más colonia y menos España y Europa". José Rodríguez Ramírez. ( El Día, 13 de febrero de 2005)

El periódico El Día ha sido el único medio escrito que no ha estado en la rueda de prensa, celebrada el pasado viernes 10 de octubre, de los vecinos del poblado marinero de Cho Vito), de sus abogados y de varios colectivos sociales, donde los letrados afirmaron que detrás del derribo del Cho Vito se prepara un pelotazo, incluido en el Plan Insular de Ordenación del Territorio del Cabildo con forma de puerto deportivo. De ahí el silencio de CC y PP, de Paulino Rivero y Ricardo Melchior.

Más motivos que la línea editorial para dejar de comprar un periódico: su desinformación y su manipulación informativa mediante el silencio de los hechos.

El periódico El Independiente fue comprado por la ONCE, cercana al PSOE, para cerrar la cabecera, que publicó la financiación ilegal del partido a través de Filesa. Dicen que los actuales empresarios propietarios de La Gaceta son cercanos a algunos destacados socialistas.

Debería empezar a regularse sobre el conflicto de intereses que supone poseer empresas de construcción y de medios de comunicación al mismo tiempo, sobre todo cuando se utilizan para beneficio del negocio del ladrillo y el cemento, como es habitual en Canarias.

El futuro de esa joven cabecera debería estar en las manos y las cabezas de sus trabajadores si se ganan ese apoyo de la sociedad, porque son ellos los que hacen el periódico a diario, aún sin cobrar dos meses de salario con absoluta pasividad de los propietarios de la empresa Salatín. Los vecinos de Cho Vito y diversos colectivos sociales ya se han solidarizado con los trabajadores. Ahora, de momento, debemos comprarlo masivamente y tirar los restos de porquería a la papelera.

*Afiliado de la Unión de Profesionales de la Comunicación de Canarias

Ramón Pérez Almodóvar*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha