eldiario.es

Menú

Al 'Parlamiento' de Canarias

- PUBLICIDAD -

La gente no olvida, aunque lo parezca, en esta sociedad adormilada en que vivimos. ¿Recuerdan, sus señorías, a un compañero suyo, que pasó de la gloria al escarnio en unas pocas horas?¿Recuerdan al señor Mauricio?. Algunas decisiones, cuando se repiten, pasan factura. Y es que ciertas complicidades, más allá de siglas partidarias, de pantomimas parlamentarias, o de grandes almuerzos, a veces van dejando ausencias y soledades, como las de Paulino. Por ahora, no va con ustedes, instalados en la atalaya del poder, donde la calima del buen vivir no deja ver muy lejos. El descontento se va acumulando, y puede exigir responsabilidades, hoy o mañana, a través de un juez o de iniciativas ciudadanas. Esperemos que dentro de poco lo hagan los votos. La Historia, como los ríos, va buscando entre las piedras los espacios abiertos. Veneguera, después de 25 años y del cambalache del Parlamento, se salvó.

Los analistas políticos se preguntan qué pasa en Grecia. La gente, y sobre todo la juventud, se hartó, no solo la que sale en la tele tirando piedras, sino millones de personas que denuncian el proceder de la clase política. Cuando la isla de Tenerife salió masivamente a la calle por Vilaflor, era algo más lo que sentía. Más allá de la legalidad, o no, de Cho Vito, lo que ha creado alarma, es que en Cho Vito sí, y en los grandes hoteles ilegales no.

Muchos de ustedes habitaban entre nosotras y nosotros, pero ahora sabemos que sus señorías son unos distintos. Pensamos que el vergonzoso rechazo a la ILP de Granadilla fue algo extraordinario, pero ya es costumbre Visten distinto, como para que se les note; comen en sitios distintos, en privado a ser posible; viajan en sitio distinto, en primera y zona VIP, por supuesto; hablan distinto, o al menos escuchan distinto, porque casi nunca los entendemos. Pero, eso sí, son gentes de pulcras costumbres, artífices de la nada, de la equidistancia, de una idea manoseada del consenso y del no pasa nada. Si embargo, sabemos que están en un extremo, hipotecando el futuro de esta tierra.

Un buen grupo de ustedes tiene vocación de perpetuarse, como el Sr. Castro Cordobés, sentados ahí, en esos sillones que deberían ser la representación real de la ciudadanía. Algunos, amantes del puro y la compostura, que nunca se ha caracterizado por hacer algo relevante en su vida parlamentaria. Más bien, como el Sr. González, son los que dan la cara para ningunear propuestas con un amplio respaldo social, son los de la ironía fácil, y mala por cierto. ¿tenemos que agradecer sus palabras Sr. Barragán, de que votaron en contra para no crearnos ilusiones? ¿ a Ben Magec o a 45000 personas?. También querrá perpetuarse el que realmente manda en ese parlamento, el Sr. Soria, entre salmones y cabosos. Y que decir del Sr. Berriel. ¿No recuerda, aquél día de Febrero de 1996, a las nueve y media de la noche, cuando firma, con otros políticos y altos cargos, aquél famoso acuerdo con Bittini, inicio de uno de los mayores desfalco al dinero de todos los canarios?. Pero lo más alucinante es que ahora es usted el encargado, por el Gobierno, en seguir con la obra póstuma de Chillida.

Eso es lo que hacen ustedes, declarar de Interés para Canarias, lo que luego la arruina. Pero lo peor, es que nos dicen que esos grandes gastos son por los derechos adquiridos de algunos empresarios. ¡Fuerte amnesia!, sus señorías. ¿Cuantos de ustedes aprobaron decenas de Planes Parciales, en los meses antes de la primera moratoria?. Las Actas de la COTMAC, están ahí, para comprobarlo. Majanicho es un ejemplo. La justicia ha dado la razón a Ben Magec. Si el problema son los derechos adquiridos, y han sido ustedes quienes los han creado, deberían pagar ustedes y no los ciudadanos, esa ruina a las arcas públicas. Pero aquí, como en Tindaya, no hay responsables.

¿No han pensado, sus señorías, que entre tanta decisión injusta y entre tanto error multimillonario, están jugando con el bienestar y la salud de la gente. ¿92 millones de euros que tienen que darle a Bittini, cuantas camas hospitalarias son?.

Duerman tranquilos sus señorías. Ben Magec, seguirá ahí luchando por esta tierra. La próxima vez vendremos con más firmas. ¿Saben porqué?. Porque lo importante han sido esos meses de trabajo con la gente, en todos los rincones de las islas, donde el sentir general entiende que no se puede seguir por ese camino, que hay que parar ya, reconducir, y que ante la crisis no se puede dar la medicina que la ha creado. Mucha gente firmó y mucha que quería no pudo, porque, Sr. Paulino, en Canarias no pueden firmar dos millones de ciudadanos. No todos están facultados para hacerlo y muchos no pueden porque ustedes no han querido. ¿Sabe cuantas personas extranjeras que viven en estas islas, que pagan sus impuestos, que trabajan honestamente y que les duele nuestra tierra como suya, quisieron firmar y no pudieron?. ¿Sabe cuantos jóvenes menores de 18 años, que curraron en la campaña, quisieron firmar? Eran más de 50.000 firmas y después de este bochorno serán más todavía.

La gente no olvida, sus señorías, tuvieron la oportunidad de comportarse como iguales, como demócratas, y no lo hicieron. Ahora aprobarán un engendro de Ley que nadie quiere y que sufrirá, una vez más, este esquilmado territorio. Sigan siendo los distintos, esa especie de seres que se empujan por salir en la foto de grandes inauguraciones, primeras piedras y cortes de cintas, Pero eso sí, aparentarán ser iguales dentro de poco, cuando vengan a nuestras casas, como si no hubiera pasado nada, a prometernos lo que no van a cumplir, a que les demos de nuevo nuestro apoyo para seguir ahí, habitando esos sillones tan lejos de la gente, con tanta soledad, como la de Paulino en estos días, incluso entre los suyos. ¡Que raritos son, sus señorías!

*Historiador

José de León Hernández*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha