eldiario.es

Menú

Repsol o el espíritu del colonizador

- PUBLICIDAD -

[Don Rodrigo:] Llegamos a tierra firme, con nativos pronto dimos.

[Nativos:] ¡Nos descubrieron, por fin nos descubrieron! 



[Don Rodrigo:] Y en convite conocimos sus tolderías.

[Nativos:] Pasen y vean qué lindas tolderías.

[Don Rodrigo:] Al conocer sus tesoros despertó mi idea fija, y al final cambiamos oro por baratijas.

( Les Luthiers, de la Cantata del adelantado don Rodrigo Díaz de Carreras)

Al igual que en el chapucero episodio de conquista descrito por los geniales Les Luthiers, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha calificado de “tercermundista” lo sucedido en Canarias hace unos pocos años, cuando la mayoría de la ciudadanía y de las instituciones dijeron un rotundo no a las prospecciones petrolíferas de su compañía, impulsadas de forma más que entusiasta por el entonces Soria pre Panamá.

Aquella marea de protesta, aquella rebeldía democrática contra una imposición del Estado español para favorecer los intereses de una concreta compañía privada, pasará a la historia de Canarias como un ejemplo de civismo, de unidad, de pacífico rechazo a una decisión tomada fuera de las islas sin contar con la opinión de los hombres y mujeres de Canarias.

Por razones medioambientalistas, pero también por negarse a que posibles riquezas de nuestra tierra sirvieran de negocio para unos pocos, sin repercutir en la calidad de vida de los habitantes de este Archipiélago, fue mayoritaria, en la calle, en las instituciones y en las encuestas, la posición contraria a esas posiciones. Se lo intenté explicar, por lo que se ve con poco éxito, al señor Brufau en una comida con periodistas en Las Palmas de Gran Canaria.

Le señalé que estábamos hartos de que, históricamente, nos engañaran y de que hicieran negocio a nuestra costa; y que teníamos el derecho legítimo a opinar y a decidir sobre un tema tan sensible.

No lograron cambiar ese clamor pese a su intensa campaña publicitaria. Ni de la implicación a fondo del PP, lo que luego tendría sus costes electorales inmediatos, especialmente en las islas orientales, aunque más tarde se impuso la desmemoria.

Retrógrado

Compara Brufau “aquel dolor de muelas“ que en su opinión fue la actitud de Canarias con las felicitaciones por su reciente descubrimiento de bolsas de petróleo en Alaska, que espero no terminen asolando aquel paraje único. Y afirma que lo que sucedió en nuestra tierra fue retrógrado, ” pensar que la modernidad pasa por no tener energía es tanto como insultar a los países emergentes que necesitan energía para crecer. El mundo necesita energía, lo que pasó en Canarias me pareció una pena, tercermundista".

Me temo que Antonio Brufau entiende poco y lo confunde casi todo. La velocidad con el tocino. Las energías en su conjunto con las energías fósiles. Y el negocio privado, su negocio, con los intereses generales de la población de las Islas. Muy propio de un pensamiento colonialista.

¡Nos descubrieron, por fin nos descubrieron!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha