eldiario.es

Menú

¡Sindicalistas! Que tiempos aquellos

- PUBLICIDAD -

Podría ser éste el prototipo de esa generación que ha tenido, por un lado, la suerte de poder acceder a los estudios universitarios, hasta no hace muchas décadas, restringida a hijos de familias acomodadas; y por otro, a luchar a codazos, para tener un puesto de trabajo, sin tener que claudicar ante tantos apretadores de "tosnillos" que carentes de escrúpulos, han amasado fortunas con el sudor y la sangre de la clase trabajadora.

¿Y los sindicalistas, qué? Quién no recuerda la década de los 70/80, aquellos hombres y mujeres que, a riesgo del despido, mal vistos por el empresariado, luchaban por la clase trabajadora, dedicando su tiempo libre, y sin ningún tipo de remuneración a la defensa del débil y desprotegido trabajador. Hoy la cosa han cambiado de tal forma, que ser sindicalista, es ser opositor a un "carguito" en la empresa, a costa de ningunear a su compañeros, o a una Dirección General o porqué no, "cola de ratón" en un gobierno, para que no "cante" mucho su incapacidad.

Quién no conoce a sindicalistas de nuevo cuño, montados, como vulgarmente se dice, en el dólar, que compatibilizan, la "defensa" de sus afiliados, con la mesa y mantel con el preboste de turno, que abona la "mariscada" tirando de Tarjeta Oro con cargo al erario público, que la esplendidez, oculta una "compra" encubierta de la voluntad del defensor del trabajador. Quizás dirán mis estimados lectores, que soy anti sindicalista o padezco de "envidia cochina", ni una cosa, ni otra. Fui sindicalista, y tan espartano en mi vida, que sólo ambiciono, que éste país, en el que me ha tocado vivir, haya más igualdad, más fraternidad, más empatía entre la clase trabajadora, pues mantendré hasta el final de mis días que, la unión hace la fuerza, la solidaridad, mueve a los pueblos y que el poder, a la larga, corrompe; y no tenemos que mirar fuera de nuestra "piel de toro". Hoy por hoy la táctica es "quítate tú, que me pongo yo" que ahora le tocan a los míos, forrarse; pensando que todos son iguales. Esta conducta de determinada clase política, me recuerda a ese famoso partido Mexicano, el PRI, que durante décadas manejó los intereses de los aztecas, creando la mayor desigualdad económica que país soberano, haya vivido.

La vieja Europa vive días duros, fruto de la displicencia con la que sus gobernantes, veían engordar descaradamente a los banqueros y especuladores, sin poner freno a sus desmedidos afanes lucrativos; pero han sido capaces de "arrimar el hombre" aunando esfuerzos, sin distinciones ideológicas, con la única finalidad, que la crisis, sea lo más corta posible. En contraposición los politiquillos de la ibérica España, que se les llenan la boca de hispanidad y solidaridad, pero que a la hora de la verdad, boicotean y dinamitan, cualquier acción encaminada a paliar la actual crisis; unos por nostálgicos del palo y tente tieso, y otros por ser protagonista, cuando hasta la fecha, han sido simples comparsas. El mundo entero nos mira con perplejidad, y comentan: ¿Son éstos los que nos quieren dar lecciones de democracia y solidaridad? Apaga la luz y vámonos.

Antonio Ortega Santana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha